Dos bandas, dos nuevas grabaciones

The Hitman Blues Band: Not My Circus, Not My Monkey (marzo 2021)

Este álbum es el nuevo lanzamiento del grupo de blues moderno y alternativo con sede en Nueva York, The Hitman Blues Band. Contiene voces seductoras, solos apasionados y una sección rítmica que muestra un intenso y poderoso groove, a los que se le adicionan letras cautivadoras, con temas que van desde lo alegre a lo trágico.

Son 50 minutos de buena música con 11 temas, 8 originales y 3 versiones: 1. Not My Circus; 2. Buy That Man A Drink; 3. Nobody’s Fault But Mine (Blind Willie Johnson); 4. John The Revelator (Blind Willie Johnson); 5. No Place Like Home; 6. The Times They Are A-Changin’ (Bob Dylan); 7. You Can’t Say No; 8. Walk With You; 9. You Don’t Understand; 10. Everybody But Me; 11. Go Down Fighting.

Los músicos de la banda e invitados en la grabación son: Russell “Hitman” Alexander: guitarra, voz y coros; Kevin Bents: teclados; Mike Porter: bajo y coros; Guy LaFountaine: batería; Mikey Vitale: sax alto; John Kelly: sax tenor; Eric Altarac: trompeta; Nick Clifford: sax bar´tono; Mike Katzman: solo de órgano (4); Joanna Alexander y Nancy Hampton: coros; Adam Minkoff: órgano (5); Bob Stander: aplausos y tambourine.

Musicalmente, es un placer escuchar el álbum, tiene destellos del Chicago Blues, mezclado con R&B, funk, boogie y soul; logrando una mezcla sonora fascinante, principalmente muy bien ejecutada y cuidada en todos sus ángulos. Esto se muestra desde el inicio con la alegre tonada Not My Circus, Not My Monkey. A esto le sigue la irónica, Buy That Man A Drink, ya que resulta estar muy lejos de ser un acto de caridad.

Luego viene una reelaboración completa de la canción Nobody’s Fault But Mine de Blind Willie Johnson, que incluye letra nueva que se mantiene fieles al espíritu del original. Sigue una nueva versión muy propia de la banda a otro tema de Blind Willie, John The Revelator, imaginando que otros dioses pasan y revelan sus propios escenarios del fin de los tiempos. No Place Like Home ofrece una reflexión sombría, pero se trata de una bonita balada, de las mejores canciones del disco, escrita y cantada magistralmente por Russell Alexander, donde además toda la banda brilla.

Enseguida una versión de Times They Are A-Changin’, clásica de Dylan, en una interpretación como nunca antes se había escuchado. El buen ritmo logrado en You Can’t Say No, es seguido por el tono alegre de Walk With You, que antecede a establecer el intento de explicar un amor abrumador en You Don’t Understand. El sonido del álbum retrocede a la influencia de finales de la década de 1950, Everybody But Me, una versión cómica de la soledad hipster. La melodía final es el himno de todo artista para que siga adelante sin importar lo que suceda alrededor, Go Down Fighting. Con un disco como Not My Circus, Not My Monkey, se puede asegurar que The Hitman Blues Band ha alcanzado un nivel importante en su carrarera y que esta, su más reciente grabación, constituye una fina muestra del blues contemporáneo, en este incierto año 2021.



The Hungry Williams: Brand New Thing (2019)

La banda The Hungry Williams tocan habitualmente música que pone una sonrisa en el rostro y un resorte en los pies: Jump blues y R&B swing con un toque de Nueva Orleans. Como sabemos, Nuevo Orleans siempre fue única entre las ciudades estadounidenses. El lugar donde el río Mississippi se encuentra con el Golfo de México fue también donde franceses, españoles y africanos se encontraron con ingleses. Es un lugar donde convergieron culturas y civilizaciones. El jazz nació allí, y en la década de 1950, también fue la fuente de una corriente distintiva de R&B, un afluente que alimentaba la corriente creciente del Rock & Roll, pero con un ritmo excepcionalmente constante que rodaba con la bochornosa insistencia del gran río, en una calurosa noche de Louisiana.

The Hungry Williams, originarios de Milwaukee, tomaron su nombre de uno de los bateristas de Nueva Orleans de finales de la década de 1950. Charles «Hungry» Williams, quien marcó el ritmo detrás de una serie de apreciadas grabaciones que surgieron del estudio de Cosimo Matassa en el Barrio Francés. Se distinguió por agregar un cencerro a su set, haciendo que los ritmos de percusión recordaran al hoodoo caribeño. La cantante principal, Kelli González; el legendario baterista, John Carr; Mike Sieger en el bajo; Joe Vent en la guitarra y Jack Stewart en los teclados; forman parte de la agrupación base que presenta este material discográfico de excelencia: Brand New Thing; además de los invitados: Troy Leisemann: sax tenor; Julia Bustle: sax barítono; y Bob Jennings: sax barítono.

El álbum contiene quince muy agradables, nostálgicos y rítmicos temas: 1. Brand New Thing; 2. Everybody Loves Me (Why Don’t You?); 3. Hook Line and Sinker; 4. Where’s My Baby?; 5. Whole Lotta Shakin’ Goin’ On; 6. Baby Don’t Do It; 7. Go On Fool; 8. For You My Love; 9. Wild Wild Young Men; 10. Stick a Pin in the Voodoo Doll; 11. No More Heartaches; 12. It’s Raining Outside; 13. Whip It On Me; 14. When I Meet My Boy; 15. Get Your Hat.