Maria Muldaur: Seamos felices juntos

Maria Muldaur, seis veces nominada al Grammy, llamada «La primera dama de la música raíz» debido a la publicación de sus álbumes anteriores que tocan sus amplias influencias, desde el blues, el country, el folk, el jazz e incluso la música jug band; continúa explorando el repertorio de la gran música de raíces estadounidense.

En su última excursión, esta vez a los sonidos vintage de jazz y blues de las décadas de 1920 y 1930, Maria se une a la aclamada banda callejera de Nueva Orleans, Tuba Skinny, para grabar el álbum: Let’s Get Happy Together (2021), en el sello Stony Plain Records. The Crescent City (Nueva Orleans) siempre ha sido un destino favorito e inspiración para Muldaur y ese sentimiento de la ciudad la impregna en las 12 pistas del álbum.

Cuando María descubrió la música de Tuba Skinny, aprendió que, al igual que ella, estos músicos estudian, tocan y se sumergen en el blues, el jazz y la música jug band de los años 20 y 30. La carrera de Muldaur es una odisea larga y aventurera a través de las formas de la música raíz estadounidense: blues, jug band, bluegrass, jazz y la música «Old Timey» de los Apalaches.

Además de sus seis nominaciones al Grammy, así como otros premios de blues, folk y roots, María recibió en el 2019 el premio “Lifetime Achievement Americana Trailblazer Award” de la Asociación de Música Americana.



Agradecimiento especial para: Maria Muldaur, Karin Johnson y Mark Pucci Media.

Fotos por Alan Mercer y Josef Crosby

La entrevista

Mike. ¿Qué es lo que más extrañas hoy de la música y el sentimiento del pasado?

Maria. Bueno, crecí escuchando música country antigua y siempre me gustó. Cuando era adolescente comencé a escuchar que había un ambiente de música folk en la ciudad de Nueva York. Crecí en Greenwich, donde había mucha música, en ese entonces escuchaba mucho jazz, mentía sobre mi edad y me colaba en los clubes. Estuve expuesta a la música, que me gusta llamar música de raíces estadounidense, era como el blues temprano, el jazz temprano, el bluegrass, algo que se llama música de antaño, que era como la música de la gente que vivía en las montañas, y así me enamoré de ella desde el principio, y aunque escucho música contemporánea, siento que ese estilo es algo más emocionante, siempre disfruto esa música, es como volver a esa época.

Mike. Naciste y creciste en Greenwich Village en Nueva York. ¿Qué importancia tuvo ese lugar en tu vida y en tu carrera?

Maria. Nací y crecí en un pequeño barrio de la ciudad de Nueva York que siempre fue el epicentro de los artistas, de los pintores, escultores, poetas, escritores y músicos, es muy bohemio crecer ahí, sin ser conformista, ¿sabes? Había muchos espíritus libres, gente de todo el mundo gravitaba para ir allí, porque ese era un lugar donde podías expresarte libremente. Y así, fue como tuve tanta suerte de estar expuesta a eso incluso desde niña y hasta a finales de los 50, había un parque allí, llamado Washington Square Park con un gran círculo redondo, y una fuente. Y todos los domingos venían músicos del lugar y tocaban en pequeños grupos, era como un pequeño festival folk. Algunos tocaban algo de los primeros delta blues, tal vez algunos otros tocaban música bluegrass y canciones de protesta. Canciones con un tema político que tal vez se referían a temas de justicia social, así que estuve viviendo eso y comencé a aprender a tocar el violín, a aprender canciones antiguas de blues, bluegrass y de otros tipos de canciones. Fui afortunada de estar allí, y que eso estuviera justo en mi puerta.

Mike. Muchas experiencias en tu vida, y en la música, ¿cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de esa experiencia?

Maria. Al principio, en aquellos días, se comenzó a encontrar a algunos de los viejos artistas de blues, y del viejo country, nosotros buscábamos sus discos y pensamos que ya se habían ido, pero descubrimos que todavía estaban vivos y sanos, tocando en su pequeña comunidad en el sur rural, así que empezamos a rescatarlos y a ponerlos en cafeterías, clubes y festivales de folk. Debido a que ya estaba en la escena, pude conocer a muchas de esas personas, que eran tan apasionados, y su música tan emocional, de una manera que la música pop comercial que ahora se escucha en la radio no lo es.

Porque el tipo de música, que ellos creaban, no la hacían con la idea de: «Oh, voy a tener un disco exitoso y ganaré mucho dinero y seré famoso«, era solo música que fue creada como una expresión de su corazón y alma, como cualquier humano que expresa sus verdaderas preocupaciones. Entonces, estas personas eran tan apasionantes como sus canciones y resulta interesante que su música perdurara, quiero decir, eso fue a principios de los 60 de los que estoy hablando.

Ahora en este 2021, esta música original de raíces sigue viva y coleando, sigue siendo descubierta y redescubierta por generaciones de personas sin importar lo que esté sucediendo, sin importar cuánto haya en YouTube y en la radio pop, en Tik Tok y en todo eso. Esa música sigue prosperando, porque es algo orgánico que el alma humana necesita escuchar. Entonces, la lección que aprendí de eso, que era tu pregunta, quise emular a estos artistas y aprendí mucho de ellos, eran muy puros y toda su conexión con la música era pura, como dije que no se trataba de cosas comerciales.

Eso fue hace más de 60 años cuando me involucré por primera vez con este tipo de música y creo que eso ha sido lo que me ha motivado todos estos años, a pesar de que en 1974 tuve un disco de gran éxito, un gran éxito pop, con esa pequeña canción divertida sobre un camello, «Midnight at the Oasis», pero siempre mi principal motivación y pasión fue solo presentar la música y hacerl con un corazón y un alma puros, y no preocuparme por lo popular o de lo que está de moda, así ha sido durante todos estos años.

Acabo de hacer mi álbum número 43, con una banda maravillosamente joven llamada, Tuba Skinny, e hicimos canciones, la mayoría de ellas tienen como cien años pero siguen siendo atractivas, todavía tienen un mensaje maravilloso y te hacen feliz. Los escuché por primera vez, cuando estaba en Woodstock, Nueva York, en una tienda de ropa y escuché ese maravilloso jazz y le pregunté a la señora de la tienda, quiénes eran… ella dijo, oh, esa no es la radio, esa es la banda Tuba Skinny y yo dije “¿Tuba Skinny? Nunca he oído hablar de ellos», dijo «Sí, son una banda joven de Nueva Orleans», no podía creerle cuando dijo que era una banda joven y que se trataba de un disco reciente.

No lo creía, porque estudio este tipo de música y estaba segura de que era un disco antiguo. Tiene que mostrarme el CD para creerle. Le pedí que se pusiera en contacto con ellos y me consiguiera algunos de sus álbumes y me enamoré de ellos, por la misma razón de la que hablo, esta es una generación mucho más joven que yo, pero fue obvio desde el primer minuto. Los escuché decir que también aman y tienen un gran respeto por la música antigua y la tocan con gran reverencia, la estudian y la tocan de una manera tan hermosa que simplemente te llena de felicidad.

Mike. El nuevo álbum, se llama: Let’s Get Happy Together (Seamos Felices Juntos). Entonces, ¿qué es la felicidad para ti?

Maria. La buena música. Te diré que mi felicidad es realmente… Tuba Skinny. Quiero decir, sé que sueno como una fanática loca, porque desde el momento en que los escuché, pensé en que me encantaría escucharlos si estuviera limpiando la casa o conduciendo en el auto, es como, te reto a que te sientas deprimido y a escuchar un par de sus melodías. Me encanta tocar con buenos músicos, y me encanta hacer giras, de hecho, tengo un gran autobús para las giras que usaba hasta antes del Covid, andaba de gira por todo Estados Unidos y Canadá. Para mí, creo que la música es uno de los mayores dones que tiene la humanidad y poder pasar toda mi vida involucrada en ella haciendo álbumes y haciendo presentaciones en vivo, no puedo pensar en una alegría mayor.

Mike. ¿Cuál es el impacto de tu generación, de la música de tu generación en los derechos civiles, los derechos humanos y las implicaciones socioculturales?

Maria. Como decía, al mismo tiempo que había gente que se estaba abriendo a otras posibilidades, al principio también había otras, que se preocupaban por cosas como los problemas de derechos civiles que estaban sucediendo en ese momento, la segregación, el comienzo de la guerra de Vietnam. La gente estaba observando lo que sucedía para estar alerta y buscar una forma de protestar por lo que estaba pasando en nuestro país y cambiar su curso de alguna manera. Así que una parte de ellos, eran músicos y compositores que escribían canciones, desde Pete Seeger hasta Woody Guthrie, a quienes tuve la suerte de conocer cuando era joven. Eran de una generación anterior a la mía, pero luego en mi generación, por supuesto, estuvieron, Bob Dylan, Joan Baez y muchos otros que escribieron e interpretaron canciones que abordaron estos temas.

La música es mucho más, es para mí el medio de comunicación más completo, podría escribir un artículo elocuente y tenerlo en el periódico de tu país y podría ser totalmente correcto en todo lo que ahí se dice, pero tener una canción sobre ese mismo problema, atraviesa todo y llega a las personas a nivel del corazón. El mensaje es inmediatamente accesible en corazón y alma.

Por eso, creo que la música que se estaba creando para abordar estos temas tuvo un gran impacto en el pensamiento de esa generación y un activismo profundamente motivado, se involucró para ir a las marchas por los derechos civiles en el sur y protestar contra la Guerra de Vietnam, y todo eso desde entonces.



Mike. ¿Cuáles son las líneas que conectan el legado de la música de raíz estadounidense desde el jazz, el blues, el góspel, el folk, hasta la generación beat, el folk, el resurgimiento del blues y más allá?

Maria. Hay algo tan elemental en eso. Mira el jazz y el blues es el tipo de música que está en este disco, mucho del tipo de música a la que he pasado décadas rindiendo homenaje. Diferentes artistas antiguos de blues, crearon esta música desde hace casi cien años y sin ninguna promoción, la promoción comercial de los medios de comunicación estaba sobre el suelo, ya sabes. Como ejemplo, para una estrella del pop, ahora sale un álbum que tendrá artículos sobre las canciones y, promo en las redes sociales y cosas por el estilo, pero esta música, de la que estamos hablando, sin la ayuda de los medios, ha logrado permear generación tras generación.

En este momento, hay muchos más festivales de blues en todo el mundo, no solo en Estados Unidos, no solo en Canadá, sino en Europa y el mundo. Lo mismo podría decirse del bluegrass y la música de antaño, no puedo creer cuántos chicos lo descubrieron, tienen que profundizar un poco para encontrarlo, pero una vez que lo logran, inmediatamente se sienten atraídos por ella, al igual que yo cuando era una niña en los años 60. ¿Sabes por qué?, porque es como si estuvieras comiendo comida rápida toda tu vida, entonces alguien te invita y te prepara una fabulosa comida casera.

Te la comerás y nunca volverás a mirar a McDonald’s. Eso es lo mismo a nivel musical, eso es lo que está pasando. Las personas de la generación más joven son las más desanimadas por todo el clima, la crisis ambiental, la crisis del karma, todo el lío humano que está sucediendo, eso ahora es peor de lo que era entonces, por lo que escuchar esta música pura, naturalmente los atrae. Por eso, en el verano, cuando no había Covid, a veces me resultaba muy difícil formar una banda realmente buena, porque todos los mejores músicos tocan en festivales en Europa y por todas partes.

Eso significa que personas de todo el mundo, incluso personas que no pueden entender una palabra en inglés, realmente quieren escuchar esta música. Toqué en un festival de blues en la República Checa hace unos años, toqué en Bolivia, por todos lados, porque es una energía realmente diferente y la gente responde naturalmente a ella. La música de ‘Tuba Skinny’, no permite que estés sentado, tienes que levantarte y bailar. Eso es algo atemporal, no se trata de un pequeño momento de moda en un comercial. Simplemente significa que la música es real, por lo que la gente siempre responderá a ella.

Mike. ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te ha dado?

Maria. Estuve en Carolina del Norte y me quedaba con un tipo que se hizo muy famoso en todo el mundo, cuando lo descubrieron por primera vez: Doc Watson. Él quería que me quedara con su familia y yo estaba aprendiendo a tocar un viejo violín de su suegro, así que no hubo algún consejo en particular que me dio, pero solo es un ejemplo, el tipo de forma pura y simple vivía allí en las montañas, algo que realmente se me quedó grabado.

Pero pensando en algún consejo, ¿sabes quién es Victoria Spivey? Sabes quiénes son todas estas personas, eso se debe a que esta música es universal. Bueno, cuando tenía 20 años, conocí a algunos de mis amigos tocando en el parque, en Washington Square Park, tocaban música al estilo de una Jug Band y algunas de estas personas en esta banda incluían a John Sebastian, David Grisman y muchos más, chicos que se convirtieron en músicos reconocidos.

Pero acababan de redescubrir la música de bandas en algunos discos antiguos, estaban tocando algunas de sus canciones y una era de la Bessie Smith contemporánea, por que su gran momento fue en los años 20 y principios de los 30. No se quedó en el sur, vino a Nueva York. Y ella fue la primera artista que sé, que fue lo suficientemente inteligente como para tener un sello discográfico (Spivey Records). Entonces, los firmó, escuchó la música y ya sabes, le recordaron la música de su época y entonces dijo que los pondría en un álbum, los pondría en su sello discográfico, los grabaría. Y estaban tan emocionados, porque en esos días estábamos aprendiendo a tocar esta música, nunca soñamos que podríamos hacer un disco con ella ni nada. Pero eramos jóvenes, adolescentes, así que dijo: “Ahora ustedes, chicos, necesitan algo de atractivo sexual en su banda. No dejen de ir a buscar a esa chica que vi tocando el violín en el parque, entonces la incluyen en su banda, y realmente tendrán algo«.

Así fue que se acercaron a mí y me dijeron adivina qué, vamos a hacer un disco y esa señora dice que vamos a necesitar algo de atractivo sexual en la banda y quiere que te unas a la banda. Bueno, ya sabes que fue mucho antes de la liberación de la mujer, así que no me sentí insultada (riendo). Solo dije (con una voz aguda y graciosa) «Oh, ¿qué es la música Jug band?”, me la explicaron y me uní, entonces empezamos a ensayar. Ella (Victoria Spivey) me tomó bajo su protección y me llevó a su apartamento, estuvimos escuchando viejos discos de 78 rpm, ella estaba tratando de encontrar algunas canciones de blues que me irían bien. Mi voz era joven, siempre quise sonar como sueno ahora, pero en ese entonces no tenía una gran voz de blues, ¿sabes? Entonces, me sugirió que lo hiciera como Memphis Minnie y eso hizo que se convirtiera en una de mis heroínas de antaño.

Quiero decir, amo Memphis Minnie, incluso hice un álbum en homenaje a ella, pero de todos modos este fue el consejo que me dio: «Cariño, cuando llegues allí, no solo tienes que sonar bien, tienes que verte bien también”. Ella decía que tienes que llegar allí y pavonearte y hacer que todos los ojos estén puestos en ti. Y luego me miró directamente a los ojos y me dijo: «Eso es lo que llaman presencia escénica”. Entonces, supe de esa frase… presencia en el escenario, ¿sabes lo qué es? Entonces, era muy joven e impresionable, me empapé de todo eso y me di cuenta cuando lo pienso, que esta gran reina del blues, me estaba tomando bajo su protección y me mostraba cómo actuar y me mostraba qué lo que era importante para ser una buena intérprete, creo que eso es algo que siempre se me ha quedado grabado.



Mike. Memphis Minnie, Ma Rainey, Elizabeth Cotton, la hermana Rosetta Tharpe, Victoria Spivey, Odetta, Maria Muldaur, ¿cómo es una artista femenina en el mundo del hombre? ¿Cuál es el estatus de la mujer en la música?

Maria. Bueno, me han hecho muchas veces esa pregunta, especialmente durante los años de la liberación de la mujer. Pero ellas fueron mis primeros modelos a seguir, no era solo por la música que cantaban o porque tenían una buena voz, las primeras mujeres del blues eran, pienso, en los años veinte, mujeres que tenían represión y luchas. En aquellos días, en primer lugar, tenían todo en su contra, el prejuicio racial, a las personas religiosas que pensaban que lo que estaban haciendo y cantando era pecaminoso. Pero estas mujeres también tenían grandes desafíos financieros y, sin embargo, nada de eso las detuvo, se convirtieron en quienes estaban destinadas a ser, se expresaron de la manera que querían, cantaron sobre lo que querían, incluso sobre su sexualidad, de una manera realmente divertida y lúdica.

Se expresaron libremente y para ser audaces así y no dejar que ninguna restricción social las limitara, tenían un espíritu tan fuerte que simplemente tiraron todas esas cosas a un lado y les digo, cuando un hombre músico ve a una mujer de esa época con espíritu la respetan. Muchas mujeres me hacen estas preguntas, como si tuviera que comprometerme porque nunca tuve una puerta cerrada en la cara, pero los músicos a mi alrededor lo reconocen, no estoy diciendo que sea la mejor artista del mundo. Pero de alguna forma reconocieron que tenía algo lo suficientemente genuino, que hablaba en serio, me dieron la bienvenida y todos mis amigos músicos siempre me ayudaron y tengo algo que agradecerles a esas mujeres que mencionaste.

Mire Rosetta Tharpe, tocaba la guitarra eléctrica, antes que nadie, Memphis Minnie tocaba incluso antes que ella. Pero estas mujeres fueron pioneras. Y cuando eres un pionero, estás mirando hacia adelante, no estás mirando hacia atrás para ver quién te dice algo, no puedes hacerlo. Cuando estás avanzando, no piensas en nada de esto en el momento, solo en seguir mi pasión, amo este tipo de música, sigo aprendiendo todo sobre ella, ya sea góspel o country o lo que sea, así que aquí estoy todos estos años después y no tengo mucho éxito comercial, pero he producido unos 20 álbumes a lo largo de más de 20 años y cuatro de ellos fueron nominados a los Grammy, todos estaban en categorías no comerciales, pero eso significa que hay algo que todavía es muy auténtico y relevante en esta música.

Y eso es lo que me motiva, escucho buena música y pienso, oh, me gustaría grabar eso y luego encuentro a los mejores músicos que puedo en ese género para colaborar conmigo, para hacer esa grabación o tocar en vivo también. Hice algunos álbumes de jazz y este nuevo es uno en especial para mí, creo que es uno de los discos más divertidos que he hecho en mucho tiempo.

Mike. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo. ¿Dónde y por qué quisieras ir?

Maria. Creo que volvería a los años veinte y treinta donde podías ir a escuchar este tipo de música. Hay algo en esta música que es, especialmente la música de ‘Tuba Skinny’, que no solo están tocando las notas correctamente o tocando un buen arreglo, están canalizando toda la vibración de esa época. He pensado mucho en esto. ¿Por qué me atraen tanto? Porque tienen un ritmo, que es mucho más suelto y relajado que la forma en que mucha gente toca ahora. Porque fue antes de que todo se volviera tan mecanizado e industrializado y la gente tuviera un ritmo más suelto, literalmente, así que creo que es por eso por lo que volvería a donde había muchas, muchas bandas como ‘Tuba Skinny’ por todos lados. Y me aseguraría de conocer a Bessie Smith y a algunos de mis ídolos.

Mike. ¿Cuáles son tus esperanzas y miedos para el futuro?

Maria. Bueno, mi esperanza es que la gente se despierte. Acabamos de venir de una época muy oscura y terrible aquí en Estados Unidos y el hecho de que un tipo como Trump pudiera ser elegido significa que no fue solo él quien fue el síntoma y el resultado natural de las personas que viven en una situación de miedo y odio. La mentalidad es la misma vieja batalla que la humanidad ha estado librando desde Adán y Eva. Entonces, pienso que había mucha esperanza en los años 60, donde todos se despertaron, especialmente la generación más joven.

Porque ahora hay mucha menos educación y hay mucha más distracción y muchas más oportunidades superficiales de que te distraigas con un entretenimiento estúpido y superficial. Y pienso que Dios ayudaría a estos niños a despertar y ver lo que está pasando, están tan ocupados con sus teléfonos cada segundo y ven videos estúpidos. Pero ahora creo que el Movimiento ‘Black Lives Matter’, a veces se necesita algo realmente drástico para despertar a la gente, creo que ese movimiento me muestra que la gente se está despertando en este período, pero siento que hay una esperanza de que la gente más sincera esté rechazando este tiempo de odio y separación y miedo a personas que son diferentes a ti.

Algo como la Covid y, en algún nivel, esta guerra social, creo que está despertando a la gente, ahora Internet y las redes sociales, que podrían ser una distracción y también una gran herramienta para unir a las personas y hacer que se conviertan en activistas. Y mi pequeña parte en esto es que las personas necesitan que se les levante el ánimo, esto siempre ha sido cierto, pero ahora es más cierto que nunca. Y ahora la gente necesita poner positividad y música feliz, sea lo que sea la forma de arte y lo que sea que hagas, marca una gran diferencia para las personas.

Solía ​​hacerlo, porque siempre he tenido buenas bandas y siempre traté de hacer una buena actuación, por lo que la gente se me acercaba después del show y me decía «Estuviste tan bien» o «Realmente disfruté esto«. Ahora, en los últimos años, desde que Trump fue presidente, siempre traté de presentar un mensaje realmente positivo en mi mensaje y la gente viene detrás y me agarran de la mano, me miran a los ojos y me dicen: “Muchas gracias por venir aquí. Realmente lo necesitábamos«. Así que me siento bendecida de haberlo hecho, si todavía tengo la energía para hacer esto, esto es lo que voy a hacer.