Javier Vargas

Javier Vargas: Corazón latino, alma de Memphis

Más de 25 álbumes de estudio, ocho álbumes de platino, giras internacionales y actuaciones con las más grandes leyendas de la música; en casi tres décadas de su carrera, Javier Vargas se ha ganado el mérito de ser una leyenda viva de la guitarra eléctrica en Europa. Y lejos de quedarse quieto, no se detiene; después de publicar los álbumes: ‘King of The Latin Blues’ (2018), ‘Move On’ (2019) y ‘Del Sur’ (2020), regresa con un nuevo disco llamado, ‘Back in Memphis‘ (2021), grabado en Cotton Row Studios de Niko Lyras en Memphis, con una banda increíble.

La entrevista

Michael. ¿Cómo ha influido la contracultura del rock y el blues en tu visión del mundo y en los viajes que has realizado?

Javier. Empecé a tocar la guitarra cuando tenía 14 años en Argentina desde el momento en que escuché a Hendrix, creo que en el festival de Woodstock, así como a todos los artistas que actuaron. Eso le dio un significado a mi disco: ‘Love, Union, Peace’, que fue resultado de haber visto ahí a Santana o a Ten Years After. En ese preciso momento decidí que quería dedicarme al blues y al rock, a viajar con mi banda y a llevar mi música a otro nivel.

Michael. ¿Cómo describes tu sonido, filosofía musical y repertorio? ¿De dónde viene tu impulso creativo?

Javier. Mi sonido viene de mis dedos y mi corazón, para mí la música es el corazón de un mundo sin corazón. Mis influencias vienen del jazz, blues, rock, flamenco y música latina. Mi creatividad viene de lo que me rodea, capturo las energías y las convierto en sonido y melodías con una base profunda de blues.

Michael. ¿Qué momento cambió más tu vida y tu carrera? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te ha dado?

Javier. En el momento en que Carlos Santana eligió mi tema Blues Latino para incluirlo en el disco, Santana Brothers (1994). Fue un gran impulso para mi carrera. El mejor consejo que me dieron fue buscar la música que sale de mi corazón. Cuando un corazón habla, siempre hay otro que escucha.

Michael. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de tu experiencia en los caminos de la música?

Javier. Lo importante es ser humilde, generoso y disfrutar cada momento. Siempre dar gracias por lo que te da la vida porque hasta de lo malo aprendes.

Michael. ¿Hay algún recuerdo de Roy Buchanan, Carey Bell y Junior Wells que te gustaría compartir con nosotros?

Javier. Conocí a Roy Buchanan en Nashville en el 75, lo vi tocar varias veces y hablé con el acerca de las guitarras Telecaster y su sonido. Con Carey Bell, toqué en 8 shows y él grabó conmigo en dos canciones del disco de Madrid-Memphis (1992). Sugar Blues y Junior Wells fue de lo mejor que he escuchado para tocar una armónica. También con Junior Wells grabé y toqué en vivo, el día que lo conocí, lo llevé al hotel y desde las 7 de la mañana hasta las 12, me contó toda la historia del blues en Chicago, y de la vida de Muddy Waters que fue su mentor. Fue un tipo divertido y generoso, una gran persona.

Michael. ¿Qué es lo que más extrañas hoy del blues del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro del género?

Javier. Los más grandes del blues lamentablemente nos han dejado, pero todavía hay músicos que han seguido el legado de los mejores e increíbles guitarristas, hay también músicos que mantienen el blues con buena salud, por lo que no temo decir que miro hacia el futuro con esperanza.

Michael. Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y se convertiría en realidad, ¿cuál sería?

Javier. Que la industria de la música tratara mejor a los músicos. Creo que somos el eslabón más débil de la cadena. Ser músico no es suficiente, tienes que conocer el negocio si quieres ganarte la vida con la música.

Michael. ¿Cuáles son las diferencias y similitudes entre la escena del blues europea y latinoamericana?

Javier. Actualmente los fans del blues son los mismos en todas partes, en mi opinión somos una gran minoría que ama la música real. Buenos Aires es la capital del blues en América Latina, hay una gran tradición de músicos y fanáticos de este estilo.

Michael. ¿Cuál es el impacto de la música en las implicaciones socioculturales? ¿Cómo quisieras que afecte a la gente?

Javier. La música levanta la conciencia colectiva y nos abre las puertas de la percepción. La música une a los pueblos y amansa a las bestias.

Michael. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿a dónde y por qué querrías ir durante todo un día?

Javier. Me gustaría aparecer en Nueva York en el 48 y ver a Charlie Parker actuar en un club.

Michael. ¿Quiénes fueron tus primeros ídolos y cuáles han sido algunas de tus influencias musicales?

Javier. Mis primeras influencias musicales se remontan al rock argentino de finales de los 60 y principios de los 70.

Pero, definitivamente Jimi Hendrix y Jimmy Page, después de Fredie King y B.B. King, me enseñaron cómo puede sonar una Les Paul o una Stratocaster a través de un amplificador Marshall o Fender. Eric Clapton, Peter Green y el gran Albert Collins también fueron influencias importantes.



Michael. ¿Cuál fue el primer concierto al que fuiste y cuáles fueron las primeras canciones que aprendiste?

Javier. La primera canción que aprendí fue «Sunshine of your love» de Cream, mi primer concierto que asistí fue un festival de música. Mi primer concierto que di fue en mi escuela en Mar del Plata, Argentina en 1970. Tenía 13 años y tenía una banda con algunos amigos. Tocamos en una competición y quedamos en segundo lugar. Tocamos una versión de 15 minutos de «Whole lotta love». Mi guitarra era una copia de una 335, que me facilitaba la retroalimentación.

Michael. ¿Qué fue lo primero que te atrajo del blues y qué significa el blues para ti?

Javier. Es la mejor música para un guitarrista, es divertida y tiene mucho sentimiento y sensualidad. Las mejores partes para un guitarrista se encuentran en el blues y si las tocas con un amplificador Marshall a todo volumen, ¡es genial! Además, los mejores riffs provienen del blues.

Michael. ¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera y cuál fue el peor?

Javier. Los mejores momentos, aparte del jam con Carlos Santana, fueron tocar con Prince y con la banda de Stevie Ray Vaughan. Lo peor la muerte de mi madre.

Michael. De todas las personas que has conocido, ¿a quién admiras más?

Javier. A Steve Ray Vaughan, Jeff Beck, Eric Clapton, etc.

Michael. ¿Cuál es el período más interesante de tu vida y por qué?

Javier. Ahora, porque tengo mucha experiencia después de todos estos años tocando en vivo y grabando. Y me divierto más que nunca.

Michael. ¿Por qué tocas la guitarra? ¿Qué te ofrece la música?

Javier. La música me da una forma de expresar lo que hay en mi alma y me permite sacar todas mis experiencias y convertirlas en sonidos. Amo tocar la guitarra. Para mí, es un instrumento mágico. Después de probar con otros, definitivamente la guitarra fue mi elección.

Michael. ¿Cuáles eran tus guitarristas favoritos de antes y de quién tomaste tu estilo de guitarra?

Javier. De Chuck Berry, Freddy King, Jimi Hendrix, y Wes Mongomery, fueron mis primeras influencias.

Michael. ¿Crees que tu música viene del corazón, el cerebro o el alma?

Javier. Del corazón y del alma.

Michael. ¿En qué melodía alguien puede escuchar lo mejor de tu trabajo de guitarra?

Javier. En Last Night grabado en vivo en Chicago, también en el disco, Texas Tango y en Blues Latino.


Vargas Blues Band – Last Night


Michael. ¿Tres palabras para describir tu sonido y tu progreso?

Javier. Stratocaster y los dedos, el sonido viene en un 90% de tu interior, el resto es el amplificador y la guitarra.

Michael. ¿Qué experiencias en tu vida te hacen un buen músico?

Javier. Se trata de años de tocar y en general tocar con buenos músicos, si es posible, mejores que tú, para que puedas aprender de ellos.

Michael. ¿Cuáles son algunos de los conciertos más memorables que has tenido?

Javier. Haber tocado en el Festival de Jazz de Montreaux en 1997, es una gran noche para recordar.

Michael. ¿Tienes alguna historia divertida que contar sobre tus conciertos en Argentina?

Javier. ¡Los fans argentinos son increíbles! Una vez, a un chavo se le ocurrió llevar una guitarra y quiso dármela como regalo. ¡Era una Gibson fantástica! Pero le dije que no podía aceptarla. ¡Era demasiado! Argentina es un país que ama el blues y el rock. Siempre hay una muy buena audiencia dispuesta a escuchar. Me encanta tocar en Argentina, es un lugar maravilloso para ir.

Michael. ¿Hay algún recuerdo de Argentina que te gustaría compartir con nosotros?

Javier. Cuando comencé a tocar en 1968 en Mar del Plata, se escuchaba a las bandas ensayando en las calles y en los garages, fue un momento realmente bueno. En esos años, encendías la radio y podías escuchar a Hendrix, James Brown, Otis Reading. Recuerdo a muchos jóvenes guitarristas tratando de tocar como Hendrix o Alvin Lee. Fue un momento muy inspirador para los jóvenes guitarristas como yo.



Michael. Cuéntame algunas cosas sobre la historia de “Javier Vargas & Espíritu Celeste, Tributo al Rock Argentino”.

Javier. Es un proyecto especial que hice con mi bajista y cantante Luis Mayo. Es un homenaje a toda esa música que escuché de 1968 a 1971 en Argentina, blues y rock en español.

Michael. ¿Qué opinas del flamenco y qué tan cerca está del blues?

Javier. Ambos son géneros con mucho sentimiento, música que viene del corazón, una del río Mississippi y la otra del río Guadalquivir. Son similares pero con diferentes ritmos.

Michael. ¿Cómo puede un latino tocar blues en Estados Unidos?

Javier. De la misma forma que lo hace un estadounidense. Todo depende de lo que quieras hacer, la música habla y la audiencia escucha.

Michael. Has viajado por todo el mundo. ¿Cuales son tus conclusiones?

Javier. Es una experiencia asombrosa. En su momento, incluso podría escribir un libro. Dondequiera que vayas, encuentras gente agradable, muy parecida a ti y a mí.

Michael. Pregunta difícil, pero ¿a quién de las personas con las que ha trabajado consideras que es la mejor?

Javier. Esto es difícil de decir, es como un plato de sushi, todos son buenos, pero depende del momento.

Michael. ¿Recuerdas alguna historia interesante de las horas de grabación con tus invitados?

Javier. Muchas historias, especialmente cuando tocas con músicos como, Carlos Santana o Larry Graham. Escuchas la historia de la música de primera mano. También Jim Gaines, productor de Steve Ray Vaughan, me contó bonitas historias sobre Stevie.

Michael. De todos los álbumes que has hecho, ¿cuál es tu favorito?

Javier. ‘All Around Blues’ y ‘Last Night’, ambos son geniales.

Michael. ¿Por qué pensarías que Javier Vargas siga generando un público tan fiel?

Javier. Eso es genial, tal vez sea la pasión por la música o tal vez sea una misión en mi vida.

Michael. ¿Alguna vez esperabas, cuando comenzaste a grabar, que tu grupo se convertiría en un gran éxito?

Javier. Si te digo la verdad, cuando empecé con mi banda sentí una gran energía y buena vibra, fue alrededor de 1991, un número mágico para mí.

Michael. ¿Algún comentario sobre tus experiencias en los jams de Nashville y Los Ángeles en los años 70?

Javier. Fue una época especial para compartir con otros músicos. En Nashville había muchos clubes y muchos jams cada noche. Eso fue en 1975. También dos años después, en L.A. Era la forma en que otros músicos te escuchaban y podías encontrar gente para tocar o hacer una banda.

Michael. Retrocedamos un poco más. ¿Qué te gustó de tus primeras sesiones con Miguel Rios?

Javier. Fueron sesiones muy intensas y creativas. Casi todo fue grabado en vivo y estuve seguro desde el principio que de todas esas grabaciones saldría algo realmente importante.

Michael. Algunos estilos musicales pueden ser modas, pero el blues siempre está con nosotros. ¿Por qué crees que es así?

Javier. El blues está siempre vivo dentro de los seres humanos.

Michael. ¿Cómo conociste a Jim Gaines? ¿Tres palabras para describirlo?

Javier. Lo conocí en Atlanta, Georgia. Él es parte de la historia de la música, trabajó con muchas leyendas, desde Santana hasta Albert King, Steve Ray Vaughan, y Otis Redding. Un increíble productor e ingeniero de sonido.

Michael.  “Vargas, Bogert, Appice”, ¿cómo surgió este proyecto?

Javier. Toni Tillotta, que está a cargo de mi agencia en Alemania, pensó que sería interesante hacer algo juntos, así que hablamos con Carmine Appice y él aceptó, pero fui un poco más allá porque no quería hacer un álbum cualquiera. Le estuve dando vueltas al asunto hasta que completamos el proyecto. Primero pensamos en incluir canciones originales, pero ya teníamos la idea de un álbum de versiones y, sobre todo, queríamos ver cómo terminarían las canciones con esta increíble base rítmica. La primera vez que estuvimos juntos fue en las sesiones en Las Vegas. Disfruté mucho trabajando con estos tipos, también con Paul Shortino, que es un cantante increíble. Grabamos el álbum en 9 días y luego pasamos 6 días mezclando en Memphis. Creo que es un álbum poderoso, pero al mismo tiempo muy fresco.

Michael. ¿Quiénes son tus artistas de blues favoritos, tanto antiguos como nuevos?

Javier. Albert Collins, Buddy Guy, Albert King, Muddy Waters, Freddie King, B.B. King, Stevie Ray Vaughan, fueron los mejores, también Gary Moore.



Michael. ¿Cómo ha cambiado el negocio de la música a lo largo de los años desde que empezaste en él?

Javier. Ha cambiado mucho, de analógico a digital, este es un cambio muy grande que ha abierto la puerta a un mundo nuevo. El mundo digital también ha abierto la puerta a la descarga ilegal de música y eso afecta a la industria musical, y nos pone las cosas más difíciles a los músicos y compositores. Ahora las cosas se complican más, la industria está preocupada y nosotros los músicos tenemos que salir de gira para sobrevivir en el negocio.

Michael. ¿De dónde sacas la inspiración para tus canciones y qué músicos te han influenciado más como compositor? ¿Cuáles son tus mejores canciones, las canciones por las que más te gustaría que te recordaran?

Javier. De la vida, las cosas cotidianas, las noticias que leo o incluso un sueño que he tenido. Quizás, Blues Latino y Riding High de All Around Blues.

Michael. ¿Alguno de los estándares del blues tiene algún sentimiento personal real para ti? ¿Cuáles son algunos de tus estándares favoritos?

Javier. Todo Hendrix o blues clásico de Chicago.

Michael. ¿Cómo te sentiste cuando artistas como Carlos Santana eligieron tus canciones?

Javier. Me siento agradecido, feliz y privilegiado.

Michael. ¿Qué caracteriza el sonido de la Vargas Blues Band?

Javier. Es blues, latino, rock y muy abierto para improvisar, nunca tocamos lo mismo, cada noche es diferente.

Michael. ¿Cuál crees que es la característica de tu personalidad que te convirtió en músico?

Javier. No sé, cuando era muy joven ya sabía muy bien que quería ser músico.

Michael. ¿De quién has aprendido más secretos sobre el blues?

Javier. De los buenos intérpretes: B.B. King y Freddie King fueron una buena escuela, también Albert King, Buddy Guy y Eric Clapton.

Michael. ¿Qué consejo le daría a los aspirantes a músicos que estén pensando en seguir una carrera en el oficio?

Javier. Toca con pasión y diviértete.

Michael. Algunos estilos musicales pueden ser modas, pero el blues siempre está con nosotros. ¿Por qué crees que es así?

Javier. Es un clásico, está en el alma de los humanos, nació con nosotros.

Michael. Si regresaras al pasado, ¿qué cosas harías mejor y qué cosas no volverías a hacer?

Javier. Estoy feliz con el lugar donde vivo y con la gente que he conocido en todos estos años. No quisiera cambiar nada.