Tiroteo de Blues Sureño

Entrevistas con Sean Chambers, Debbie Bond y Jonathon Long



Sean Chambers: bienvenidos a mis experiencias de blues (Fotos © por Arnie Goodman)

El aclamado guitarrista y cantante de blues-rock Sean Chambers, ha lanzado su álbum debut para la compañía Quarto Valley Records, titulado «That’s What I’m Talkin About» (un tributo al legendario ex guitarrista de Howlin’ Wolf, Hubert Sumlin), en julio de 2021. Grabado en marzo de 2020, justo antes de que el coronavirus cerrara todo, Chambers, con sede en Florida, fue a los Showplace Studios en Dover, Nueva Jersey, para las sesiones de su octavo álbum. Las 11 pistas del nuevo disco incluyen 10 canciones que Sean solía interpretar de gira como miembro de la banda de gira de Hubert Sumlin, así como Hubert’s Song, un tema original de Chambers que rinde tributo a Sumlin. La música muestra un ejemplo del poder y destreza de la ardiente pirotecnia de la guitarra de Sean.

Michael. ¿Cómo ha influido la contracultura del rock y el blues en tu visión del mundo y en los viajes que has realizado?

Sean. Puedo estar más identificado con la contracultura del blues y el rock que con lo establecido, y me ha hecho sentir que tengo un lugar en el que encajar. Me siento cómodo haciendo giras, tocando y compartiendo la música que amo. Siempre quise tocar música desde que era niño. Tocar música me ha llevado por todo el mundo y me ha dado la oportunidad de conocer gente extraordinaria, ver lugares increíbles y experimentar una gran cultura que de otro modo probablemente nunca hubiera tenido la oportunidad de experimentar. Por lo tanto, ha sido una experiencia muy positiva y también un gran viaje hasta ahora.

Michael. ¿Cómo describes tu sonido, filosofía musical y repertorio? ¿De dónde viene tu impulso creativo?

Sean. Viniendo de una familia de clase media que creció en Florida, y descubriendo el blues alrededor de los 15 años, describiría mi sonido como una mezcla entre blues y un poco de rock & roll. Mi filosofía sobre la música es tocar lo que sientes y lo que surge del corazón. Me doy cuenta de lo mucho que significa la música para la gente, así que trato de que las cosas sean reales. No escribo para intentar conseguir una canción de éxito o ganar un premio. Para mí, se trata solo de música. Mi impulso creativo proviene de experiencias del pasado, de experiencias recientes y, a veces, solo de ideas que se me ocurren con la guitarra. A veces, una melodía o letra pegadiza puede pasar por mi cabeza y acaba inspirando una canción.

Michael. ¿Qué has aprendido del blues? y ¿qué significa el blues para ti?

Sean. El blues puede significar muchas cosas diferentes para las personas. Para mí, es una música inspiradora. Es la forma en que me expreso. Esta música me ha llevado por todo el mundo. Me ha permitido conocer y actuar con algunas de mis mayores influencias. Realmente ha sido bueno para mi. Disfruto cada minuto. Entonces, ¡supongo que significa todo para mí!

Michael. ¿Hubo algo en específico que viviste que te hizo grabar un álbum en homenaje a Hubert Sumlin?

Sean. Este álbum es un tributo a mi mentor y amigo, el gran Hubert Sumlin. En 1998, recibí una llamada preguntando si mi banda y yo estaríamos interesados ​​en acompañar a Hubert en el «Blues Stock» de Memphis. Por supuesto, me sentí honrado y dije que sí. La banda y yo ensayamos las canciones durante un mes aproximadamente y fuimos a tocar con Hubert por primera vez en octubre de 1998. Fue una noche mágica para mí, y la química entre nosotros y Hubert funcionó muy bien. Después de esa tocada, Hubert preguntó si nos gustaría ser su grupo de tiempo completo. Mi banda y yo continuamos tocando y viajando con Hubert durante más de cuatro años.

Miro hacia atrás y esa época con Hubert fue como mi «educación universitaria en el blues». «That’s What I’m Talkin About» era una frase que Hubert solía decir mucho, así que pensamos que sería un nombre apropiado para este álbum. Ben Elliott, quien diseñó y produjo el álbum, lamentablemente falleció repentinamente poco después de esta grabación, y resultaría ser su último proyecto. La imagen en el álbum de Ben y yo detrás de la consola de sonido fue la última de nosotros, mientras escuchábamos las pistas que acabábamos de grabar, esperando que Hubert estuviera orgulloso.

Mis dos álbumes anteriores, “Trouble & Whiskey” y “Welcome To My Blues”, también fueron grabados con Ben Elliott. Era un gran amigo y socio en el negocio y todos los que lo conocieron y trabajaron con él lo extrañarán profundamente. Siempre estaré agradecido tanto con Hubert Sumlin como con Ben Elliott y nunca olvidaré todo el trabajo que hicimos juntos, así como todas las lecciones que aprendí de ambos. La música siempre vivirá, y espero que disfruten de este álbum tanto como nosotros disfrutamos haciéndolo.

Michael. ¿Con qué conocidos tuviste las experiencias más importantes? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te dio?

Sean. Me viene a la mente la primera vez que conocí a B.B King. Más tarde, cuando era un poco mayor, tuve la oportunidad de conocer y tocar con Hubert Sumlin, y me di cuenta de lo humildes y verdaderamente genuinos que eran realmente los tipos originales del blues. Mientras era el guitarrista y líder de la banda de Hubert Sumlin, conocí y toqué con muchos de los verdaderos bluesistas y creadores de esta música, como: James Cotton, Magic Slim, Pinetop Perkins, Calvin «Fuzz» Jones, Robert Lockwood Jr. «Honeyboy» Edwards y otros.

Creo que Hubert me dio el mejor consejo. Me dijo que «siempre tocara con el corazón por la gente, ya sea que hubiera 5 o 5,000 personas en la audiencia«. De igual manera, me decía: «Ellos trabajaron toda la semana y pagaron el boleto para el espectáculo, así que tenemos que darles lo mejor«. Hubert y yo también nos prometimos mutuamente que los dos seguiríamos tocando blues todo el tiempo que pudiéramos; dijo: «¿Sabes por qué? Porque no siempre seremos capaces de hacerlo, así que sigamos así el mayor tiempo posible«. Eso siempre resuena en mi corazón y en mi mente. Esto es un regalo, compartir la música y no debemos olvidarlo.

Michael. ¿Tienes momentos memorables con personajes con las que hayas tocado en vivo o en el estudio?

Sean. Definitivamente, tal vez demasiados para nombrarlos todos. Recuerdo la primera vez que abrí para B.B King. Después del show, la banda y yo estábamos esperando en la fila afuera de su autobús para encontrarnos con él. Dejaban pasar a 4 o 5 personas a la vez en el autobús durante 5 minutos más o menos para obtener autógrafos y saludarlo. Estábamos enmedio de la fila cuando un tipo de su equipo se bajó del autobús y nos preguntó si estábamos en la banda de apertura. Cuando respondí que sí, dijo que a B.B le gustaría que fueras hasta el final de la fila para poder pasar más tiempo contigo una vez que todos se hayan ido.

Nos quedamos sorprendidos. Pasamos unos 30 minutos en el autobús conviciendo y hablando con él. Fue extremadamente genuino, amistoso y elogió nuestro set esa noche. Quería un autógrafo antes de irnos, pero todo lo que tenía encima era mi billetera, así que le pedí que firmara mi licencia de conducir. Una vez que la firmó, me la devolvió y me dijo «ahora tienes licencia oficial para tocar blues«. Pensé que era genial y espontáneo de su parte. Todavía tengo esa licencia.

Otra persona a la que necesito nombrar es Ben Elliott, quien falleció en 2020 justo después de que grabé este nuevo álbum con él. Fue mi productor, propietario de la etiqueta y gran amigo. Grabé mis últimos tres álbumes con él, incluido el más reciente. Aprendí mucho de Ben trabajando en el estudio. Era guitarrista y tenía un gran oído. Sabía cómo sacar lo mejor de mí en el estudio. Estaba realmente entusiasmado con mi música, y eso me emocionó aún más. Sabía que este nuevo álbum sería un tributo a Hubert Sumlin, pero nunca pensé que sería también un tributo a Ben Elliott.

Michael. ¿Qué es lo que más extrañas de la música del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro de la música?

Sean. Creo que extraño la espontaneidad, la realidad y el hecho de que mucha de la música de antes era original, o al menos lo parecía. La música hoy en día, no toda la música, pero mucha parece artificial y sobreproducida. Había una crudeza en la música antigua. Si escuchas a Muddy Waters o a Howlin’ Wolf, solo para nombrar un par como ejemplo, era crudo y no necesariamente perfecto, pero eso era parte de su magia. Una o dos tomas en el estudio. Mi esperanza es que la música real y las personas que tocan sus instrumentos en el escenario nunca desaparezcan. Además, siendo un amante y músico de blues, espero que los jóvenes del futuro tengan los medios para estar expuestos al blues a una edad temprana, aprecien la música y los orígenes de donde proviene, y por qué empezó.

Michael. ¿Por qué crees que el estilo y el blues de Hubert Sumlin sigue generando fieles seguidores?

Sean. Posiblemente porque influyó en muchos de los artistas populares que crecimos escuchando, quienes nos inspiraron y todavía lo hacen. Artistas como: Jimi Hendrix, The Rolling Stones, Eric Clapton y una larga lista. Durante años hubo ciertas canciones que pensé que la banda o el artista que estaba escuchando la escribió, luego descubrí que estaban tocando la canción de otra persona o usando el lick que escribieron para una canción determinada. La gente todavía está descubriendo que Eric Clapton no escribió eso, Hubert Sumlin lo hizo, por ejemplo.

Michael. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de tu experiencia en los caminos de la música?

Sean. Da siempre a la gente tu todo. Toca con el corazón. Sé genuino y humilde, incluso si estás cansado y agotado de la carretera, es parte del concierto. Es un regalo que tengamos la suerte de poder compartir esta música, no todos pueden decir eso, así que he aprendido a no despreciarlo.

Michael. ¿Cuál es el impacto del blues en las implicaciones socioculturales? ¿Cómo quieres que el blues influya a la gente?

Sean. El blues no es solo música, es un sentimiento. Algunas personas asumen que no les gusta el blues, pero luego estarán en un concierto y se acercarán y dirán: «Nunca pensé que me gustaba el blues, pero caramba, amo el blues y lo que estoy escuchando esta noche«. Puede que el blues no sea tan popular como lo fue antes, pero tampoco creo que esté muriendo. Hay grandes músicos jóvenes por ahí. Cuando alguien escucha una canción y se le eriza el vello de los brazos, lo siente y nunca lo olvida. Eso es lo que les hace el blues a las personas que lo entienden. Te atrapa. Como músico, a veces no es lo que tocas, sino lo que no tocas. El Blues respira y tiene vida.

Michael. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿dónde y por qué querrías ir durante todo un día?

Sean. Buena pregunta. Iría a un día en el que Robert Johnson diera un concierto en algún lugar de Mississippi, en el pasado. Me encantaría ser una mosca en la pared en uno de esos locales de música originales, o una persona sentada entre la multitud si pudiera. Hice algunos shows con «Honeyboy» Edwards cuando estaba con Hubert, él era cercano a Robert Johnson y me contó algunas historias… ¡Qué tiempos pasaron en ese entonces!



Debbie Bond: Blues sin fronteras (Fotos © por Adam Kennedy)

La cantante, guitarrista y compositora estadounidense Debbie Bond se ha estado presentando durante décadas en los bosques de Alabama y es una artista habitual en el circuito de clubes y festivales del sur de Estados Unidos y Europa. Influenciada por el blues juke común de Alabama y los famosos sonidos de Muscle Shoals, la impresionante historia de Debbie incluye años de actuaciones con músicos de blues tradicionales de Alabama, como: Johnny Shines, Eddie Kirkland, Willie King, Shar Baby, Little Jimmy Reed y muchos más.

La inclusión en la música de raíces de Alabama le ha dado un sabor profundo a su forma de tocar la guitarra, su apasionada voz y sus composiciones originales, le dan un sonido contemporáneo y original, con influencias del soul, el blues y el jazz. Debbie es una activista del blues y fundadora del galardonado, Alabama Blues Project, una organización sin fines de lucro dedicada a promover y preservar la herencia del blues del estado. Para su quinto álbum, Debbie Bond decidió abordar distintos estilos. Las diez piezas originales del álbum “Blues Without Borders” (julio de 2021), abordan una amplia gama de temas que van desde la justicia social, el ambientalismo y la igualdad, hasta todas las complicaciones que se encuentran dentro de esa cosa llamada amor.

Michael. ¿Cómo ha influido el blues y la gente del blues, en tu visión del mundo y en los viajes que has realizado?

Debbie. Tengo la buena fortuna de haber tenido como mentores a algunos de los líderes y mujeres más antiguos del blues de Alabama, que han influido en mi música, en la visión del mundo del blues y del viaje de mi vida. Terminé en Alabama porque me impresionaba mucho su destacada cultura del blues, y que aquí se pasaba por alto. Tenía 23 años cuando en 1980 me contacté con el gran Johnny Shines (quien viajó con Robert Johnson). Johnny vivía aquí cerca de mí en Holt y me tomó bajo su protección. Compartimos una banda de vez en cuando durante la última década de su vida.

Definitivamente abrió mi mente a los desafíos del negocio de la música blues. Me daba grandes ejemplos, lo daba todo cada vez que tocaba. Johnny Shines era muy conocido en su propia ciudad natal y, al mismo tiempo, era una leyenda del blues de renombre mundial. Ninguno de estos músicos tocaba el blues por la fama y la fortuna, que ciertamente se lo merecían. Ser músico es una vocación. Era un hombre orgulloso. Era un músico de clase mundial que surgió de la nada. Ese tipo de resistencia y dedicación es algo para llamar la atención. Me quedé en Alabama debido a mi exposición única a estos increíbles artistas.

Era la segunda guitarrista de Eddie Kirkland en muchas tocadas. Trabajamos juntos como parte de un proyecto de aprendizaje de mentores del Consejo de las Artes del Estado de Alabama/Georgia. Hicimos juntos muchos shows y presentaciones de blues en las escuelas. Eddie también me dio una gran visión de la vida en las giras. También lo daba todo en las buenas y en las malas. Ninguno de estos talentos extraordinarios obtuvo el reconocimiento que se merecían. Me encantaba la originalidad creativa de Eddie. Johnny era un tradicionalista, mientras que Eddie siempre pensaba fuera de lo común de una manera muy salvaje y maravillosa. En cada actuación tocaban como si fuera la primera y la última, dieron todo lo que tenían, en corazón y alma. Me mostraron la magia de la música para trascender y comunicar nuestra humanidad en común.

Me revelaron el significado del poder del blues. Willie King fue probablemente la mayor influencia de todos ellos. Fui la guitarrista de Willie durante los últimos siete años de su vida. Llegué a hacer una gira por Europa con él tres veces apoyando a Willie King y toqué en todos lados, desde grandes festivales, fiestas en casas remotas, reuniones familiares en un campo hasta en locales de música. Una vez más, Willie lo daba todo, ya fuera para un puñado de personas en un campo o para un par de miles de fanáticos en el Cognac Blues Festival en Francia. Dijo que el blues era una medicina para el alma. Ciertamente ha sido eso para mí. Es mi vida.

¡Expresar las experiencias de mi vida en canciones siempre ha sido un gran alivio terapéutico! La magia musical que ocurre cuando la gente se une para bailar y moverse al ritmo de la música ha hecho que valga la pena vivir mi vida. La música nos une contando nuestras historias y todas las emociones involucradas: tristeza, alegría, angustia, regocijo y dolor. Es un misterio mágico. Sanar corazones, levantar espíritus, abrir mentes, de eso se trata el blues. Willie King, lo llamaron el Bob Marley del blues. Su música tenía que ver con esto. Tuve la suerte de haber viajado y trabajado tanto con él. Me impulsó mucho y aprecio su influencia más allá de toda medida. Con Willie King en un Juke Joint. Con Willie King en el Cognac Blues Festival. Por supuesto, en términos de visiones del mundo, estar en Alabama y mi vida musical con amistades inmersas en la comunidad negra me ha dado una visión profunda del legado del racismo en Estados Unidos y, a su vez, han influido en mi música y composiciones.

Michael. ¿Cómo describe el repertorio y sonido del álbum «Blues Without Borders»?

Debbie. Siento que «Blues Without Borders» (Blues Sin Fronteras), es un título apropiado en muchos sentidos. La música de blues no tiene fronteras. El blues cuenta nuestras historias comunes. Desafía todo lo que nos divide, nuevamente apuntando a nuestra humanidad común, individual y globalmente. Sigo siendo una optimista implacable y creo que es la verdad. El tiempo en el que realmente podemos unirnos en nuestro interés común global aún está por verse. ¡Los humanos tenemos un historial horrible! Claramente somos capaces de mucho más. Entonces, la canción principal tiene este sentimiento de unidad. Es una muestra de la música de blues mundial. Junto con la canción ‘Winds of Change’, que trata más sobre la crisis climática, y de nuestra triste y codiciosa relación con la naturaleza.

Otra forma en que el título es apropiado es porque nuestra composición está muy influenciada por muchos hilos en el repertorio del blues estadounidense. Realmente amo la música soul, desde Memphis hasta Muscle Shoal, pasando por la sangre vital del soul blues actual que corre por las venas del blues contemporáneo. Amo y escucho una amplia gama de música, que ha influenciado a nuestra música, por supuesto, y mi blues no tiene fronteras. Tuve un padrastro nigeriano. Viví en África Occidental cuando era niña. La música africana también me emocionaba profundamente. Siento que la canción, ‘Blues Without Borders’, también tiene algunas de esas influencias. Creo que si hubiera vivido cerca de algunos músicos de África Occidental, ¡habría conseguido más lugares para invitados en esa canción! Si siente que la composición de la canción en la grabación cubre mucho terreno, desde blues muy tradicional, jazz hasta soul blues, ¡entonces es blues contemporáneo sin fronteras!

Michael. ¿Tienes alguna historia sucedida durante su realización?

Debbie. El proyecto tiene muchas historias. ¡Muchas relacionados con la pandemia! Fue un gran desafío lograr esta grabación debido a la pandemia. Habíamos comenzado a grabar aquí en Alabama cuando llegó. Nuestro baterista británico, Micky Barker andaba por aquí. ¡Logramos completar sus partes y llevarlo después de regreso a casa en un avión en el último momento! Estar encerrados, provocó un gran desafío de aprendizaje. ¡Tengo tanta suerte de que mi socio en la vida y la música, Rick, estuviera dispuesto a ese tipo de cosas! Rick es británico, toca la armónica, los teclados, el bajo de teclado, coescribe canciones conmigo y ahora es un mago de la grabación.

Nuestro estudio en casa tuvo que expandirse, al igual que las habilidades de grabación de Rick; por ejemplo, él realmente es competente en el uso de herramientas profesionales de edición. El proceso fue lento. También tuvimos mucha suerte de poder trabajar de forma remota con músicos tanto aquí en los Estados Unidos como en Europa. ¡Se grabó aquí en Alabama, en Muscle Shoals también; y se estuvo grabando, mezclando y masterizando en el Reino Unido! Tuvimos que conducir, encerrarnos, ponernos en cuarentena, exponernos al covid. Trágicamente, una de mis cantantes invitadas perdió a su marido por la enfermedad durante la pandemia.

Un proyecto que habría llevado tres semanas tardó un año en completarse. ¿Quizás sea mejor por eso? Siento que recibió una atención al detalle que nunca habría sucedido en circunstancias normales. Realmente estoy muy agradecida, de que se haya terminado contra todo pronóstico. Contaba con algunos de mis músicos favoritos aquí en Alabama y los músicos con los que viajo en el Reino Unido. ¡Unir esos mundos significa mucho para mí!

Michael. ¿Cómo empezó la idea de «Let Freedom Ring»? ¿Cómo influyó en su inspiración el Dr. Martin Luther King?

Debbie. Vivo en Alabama, donde el Dr. King eligió encabezar el movimiento de los derechos civiles, por el derecho al voto, la integración escolar y la exposición del racismo sistémico violento. Comencé la canción en su primer cumpleaños. La terminé justo antes de entrar al estudio. Una de esas canciones que se quedaron en el hielo sin terminar que re-erigí para este proyecto. Su legado está donde sea que vaya. Qué líder valiente y poderoso fue con su filosofía de resistencia no violenta y predicando el poder del amor. En qué tiempos aterradores vivió y qué fuerzas del mal tuvo el coraje de resistir y guiar a otros pacíficamente hacia el cambio. Dio su vida por la causa, fue asesinado en medio de su lucha en Memphis.

Por supuesto, el año de la pandemia, con Trump como presidente, experimentamos un aumento aterrador del racismo abierto, el asesinato de George Floyd y la exposición de la violencia policial racista, y el movimiento Black Lives Matters, un movimiento que se volvió global. Abrió los ojos del mundo a lo lejos que aún nos queda por recorrer para lograr un cambio positivo. Este clima durante la pandemia fue sin duda parte del caldo en el que se cocinó y se grabó este álbum. Por supuesto, la canción es un tributo al Dr. King y su mensaje… que no podemos renunciar a su sueño.

Michael. ¿De dónde viene tu impulso creativo? ¿Qué esperas que la gente siga obteniendo de tus canciones?

Debbie. Creo que soy una persona muy emocional y la música es mi salida. Amo la música, amo el blues. Espero que para aquellos que se conecten con mis canciones, calme algunas almas y levante algunos espíritus. Incluso a veces te hacen reír. Me gusta pensar que hay algo para todos en el disco. Están las canciones de dolor de corazón, así como canciones de amor, canciones humorísticas sobre el amor y la vida … y luego las canciones que hablan de cosas a un nivel global más serio. Siento que la vida es corta, eso también me impulsa. ¡Estoy agradecido de estar aquí haciendo esto a mi edad! Hay un poco de «consígalo mientras pueda», ¡conduzca! Saborea este momento, comunícate a través de la música mientras puedas. Me encanta la sensación de comunidad que ofrece la música. Unir a las personas de manera positiva.

Michael. ¿Qué es lo que más extrañas del blues del pasado? ¿Cuáles son sus esperanzas y temores para el futuro?

Debbie. La música y el arte siempre están en movimiento. Los artistas que crearon el blues del pasado vivieron vidas muy diferentes a las de hoy. Es realmente alucinante esta música increíble que salió de tiempos tan difíciles, privaciones, luchas, racismo, etc. Una de las formas de arte más grandes de Estados Unidos fue creada por personas que se encontraban entre las más ignoradas, oprimidas, discriminadas y aterrorizadas.

Creo que el blues es muy enérgico tiene el poder de trascender, superar y decir la verdad. Ha revolucionado la música del mundo. Está en constante evolución. Solo podemos mirar hacia atrás y atesorar este regalo al mundo con asombro. Intento aprender de la tradición y el legado, pero el blues está vivo y bien, y refleja la vida de las personas que lo están creando ahora. Todo el mundo tiene su historia, hay tanta buena música por ahí en este momento. Estoy agradecida de ser un pequeño pez en un gran mar azul, de peces grandes y pequeños súper talentosos. El blues del pasado nació de algunas condiciones seriamente austeras. Tenemos que seguir avanzando y evolucionando hacia, espero, un mundo mejor y ver a la música evolucionando también.

En el tema financiero, espero que encontremos una manera para que los músicos y compositores sean mejor compensados ​​por su trabajo, especialmente en lo que respecta a la era digital y los desafíos que se nos han presentado. En el pasado, había otro conjunto de razones por las que era difícil para los músicos de blues obtener lo que les correspondía. Ahora tenemos un conjunto completamente nuevo de razones. La era digital también ha significado que muchos más de nosotros podemos grabar y hacer música e incluso trabajar internacionalmente como lo hicimos para hacer este disco, pero luego todos nos quedamos cortos porque la música es muy fácil de copiar, compartir y transmitir.

Michael. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que ha aprendido de su experiencia en los caminos de la música?

Debbie. Ser yo misma. Todos somos únicos como artistas, no podemos ser nadie más. Intentar aprender de los demás, pero contar mi propia historia y hacer lo mío. En última instancia, tenemos que hacer nuestras propias cosas. Encontrar nuestro propio camino. ¡Sigan sus corazones, mientras pagan las facturas, y manténgase sanos en un mundo bastante loco! El amor es lo único que al final importa. Intenten tratarse los unos a los otros como quieran que los traten. No sé qué haría o dónde estaría sin música. Sin eso y sin amor. También he aprendido lo increíble que es Alabama por su rica cultura del blues y me consterna que todavía sea tan indiferente. Todos los días hay tanto blues aquí como en lugares como Mississippi, pero todavía se pasa por alto. Todos seguimos trabajando en eso. Fundé el ‘Alabama Blues Project’ por esa razón. Promover y preservar la cultura blues de los estados. El ABP ha impactado a miles de niños cada año exponiéndolos a la rica cultura del blues en este estado.

Michael. ¿Consideras que el blues es un género musical específico o crees que es un estado de ánimo? ¿Cómo deseas conmover a las personas?

Debbie. El blues es ciertamente un género de música, ¡pero con bordes difusos! Por supuesto, es difícil de definir. Blues, soul, jazz, r & b, rock, funk, americana, todos se mezclan, ¡y hacen variaciones en la sopa de gumbo! Quiero llegarle a las personas, hacerlas pensar y levantarles el ánimo. ¡Hacer que quieran bailar! Baila tu blues. ¡Suelta tu blues! Como dijo Willie King, deja que el blues sea la medicina para el alma.

Michael. ¿Qué caracteriza la escena del blues europea en comparación con la estadounidense? ¿Cuáles son esas diferencias y similitudes?

Debbie. Por supuesto, el blues americano y europeo tiene mucho en común y encontrarás todas las variaciones sobre el tema en ambos lugares. Se han influido mutuamente a lo largo de las décadas. Dicho esto, me parece que el blues británico es mucho más rockero que el blues americano en general. Si miras quién gana sus competiciones de blues, diría que se confirma. Hay músicos de blues destacados en todo el mundo. Me encanta eso.



Jonathon Long: Boogie toda la noche (Fotos © por Devon Williams)

De Baton Rouge, Louisiana, Jonathon “Boogie” Long nació con el blues corriendo por sus venas. Además, ha realizado giras con Chris Duarte, Kenny Wayne y Tyree Neal en el circuito de Chitlin’. Long ha compartido escenario con destacados músicos como Dr. John, Rockin’ Dopsie, Monte Montgomery, Ellis Hall, Kenny Neal, Larry Garner, Henry Gray, Lil Ray Neal y Lou Marini de Blues Brothers Band.

«Parables of a Southern Man«, su segundo lanzamiento para Wild Heart Records de Samantha Fish se ha publicado en julio de 2021. Al igual que su álbum anterior, el segundo trabajo de Long también fue producido por Fish. Lo primero que se nota sobre el nuevo disco es que su virtuoso toque de guitarra no es su único punto fuerte. Es un completo músico y animador, un gran cantante y un compositor totalmente original cuya interpretación lírica de la guitarra siempre está al servicio del panorama general.

Michael. ¿Cómo ha influido la música de blues y boogie en tu visión del mundo y de los viajes que has realizado?

Jonathon. El blues y la música ha sido la base de casi todos los viajes que he hecho en mi vida hasta ahora. La música es todo mi mundo, por lo tanto, hay demasiados casos en los que ha influido en mis puntos de vista del mundo para contarlos.

Michael. ¿Qué has aprendido de la gente y de la cultura del blues? ¿Qué significa el blues para ti?

Jonathon. El blues significa todo para mí. Son mis raíces, mi formación. Algunas de mis personas favoritas en todo el mundo eran artistas y seguidores de blues. No importa la situación, Dios siempre provee a través del blues. Siempre seré un explorador de la música y de la cultura del blues.

Michael. ¿Cuáles fueron las razones por las que comenzaste a experimentar en el blues? ¿Cómo describes tu repertorio y sonido?

Jonathon. Desde la primera vez que escuché blues, pude sentir las notas en mis huesos y logré sentir la conexión de inmediato. Ya estaba tocando la guitarra en ese momento de mi vida y sabía que la música sería parte de ella de alguna manera. No me gusta etiquetar mi sonido como simplemente blues, aunque estoy muy arraigado en él. Toco y escribo muchos géneros musicales diferentes y me gusta compartirlos con la gente. También incluyo versiones de vez en cuando, pero intento tocar mayormente canciones originales como sea posible.

Michael. ¿Cómo describes el sonido y el repertorio del disco, «Parables of a Southern Man»? ¿Cómo quieres que le llegue a la gente?

Jonathon. Es una especie de gumbo musical. Un álbum que tiene algo para todos. No es necesario que seas un «fanático del blues» para disfrutar de «Parables of a Southern Man», porque tiene muchos géneros y sabores. Simplemente quiero que las personas se sientan mejor después de escucharlo, y espero que también reciban un mensaje positivo o algo de motivación.

Michael. ¿De dónde viene tu impulso creativo? ¿Qué esperas que la gente aprenda de tus canciones y de tu música?

Jonathon. Escribo mucho sobre las experiencias de la vida y mis sentimientos, pero también me inspiro mucho en la narración o en la creación de líneas argumentales en torno a cosas y melodías que atrapan. Escribir es una de mis cosas favoritas en la vida y, honestamente, muchas veces toco un montón de canciones justo antes de ir al estudio y, por alguna razón, tengo que hacerlo rápido o estar en un «momento decisivo». Como a veces lo llamo, me da un impulso adicional.

Michael. ¿En qué aspecto has crecido como artista desde que empezaste y qué sigue igual?

Jonathon. He crecido en todas las facetas de la vida. Empecé a hacer giras cuando tenía 14 años. Los tiempos son diferentes, las cosas han cambiado, la industria ha cambiado. He crecido como hombre y como músico, pero mi amor por la música y la actuación ha sido y siempre será el mismo.

Michael. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de tu experiencia en los caminos de la música?

Jonathon. Soy la prueba viviente de que si eres lo suficientemente persistente y no te rindes, puedes hacer lo que te apasiona para ganarte la vida. La mayor lección que aprendí fue no rendirme. La música es una lección de humildad y el regalo que me dieron es tomado de mi poder superior a quien le debo toda la gloria.

Michael. ¿Con qué conocidos has tenido las experiencias más importantes? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te dio?

Jonathon. He conocido a muchos artistas y personas diferentes a lo largo de mi vida y mi carrera. Un amigo y músico, Sundanze, me dijo una vez que abriera la boca y cantara, de lo contrario sería solo un guitarrista más. Un consejo que también recibí de mis padres, aunque no en ese contexto. También tengo mucho respeto por la familia Neal, Kenny, Lil Ray, Raful, etc. Siempre han estado presentes y me han visto crecer, compartiendo buenos consejos cuando pueden. También aprendí mucho de Henry Turner Jr. en cuanto a cómo dirigir una banda y mantenerla funcional. Son varias lecciones diferentes de muchas personas increíbles.

Michael. ¿Hay algún recuerdo de conciertos, jams, tocadas y sesiones de estudio que te gustaría compartir con nosotros?

Jonathon. B.B King fue uno de mis músicos favoritos. En la segunda noche de una gira de 3 semanas, me dijo: «Te robé algunas de tus frases» a lo que le respondí: «Está bien, yo te robé todas tus frases«. También le dije que me gustaría llevar la antorcha del blues y me dijo: «Me encantaría mucho que hicieras eso«, así que siento que tengo la bendición del Rey de alguna manera. Abrí y toqué con mucha gente increíble, Warren Haynes, Robert Cray, Jimmy Vaughn, ZZ Top, etc. Cada presentación tiene su propia historia, como puedes imaginar, ocurren cosas locas en el negocio de la música todas las noches. Gerentes de gira malhumorados, fanáticos interesantes y deliciosos jams en abundancia.

Michael. ¿Qué es lo que más extrañas hoy del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro?

Jonathon. Extraño que los CDs y el vinilo sean la plataforma principal. Mi mayor temor es que la gente algún día no levante la vista de sus teléfonos el tiempo suficiente para disfrutar de la vida. En el pasado, los cantantes de verdad, tenían talento puro y podían cantar. Ahora, con la corrección de tono y los trucos de producción, cualquier chica guapa puede ser una estrella, independientemente de sus antecedentes o de tener un alma real. Estoo no es de todos los artistas, pero se ve y todos lo sabemos.

Michael. Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y que pudiera convertirse en realidad, ¿cuál sería?

Jonathon. Simplemente más apoyo financiero para las artes en general. Si los festivales tienen mejores presupuestos, pueden traer más talento para que la gente disfrute y organice mejores y más grandes eventos. Además, más programas de música en las escuelas para inspirar a los jóvenes a tomar la música en lugar de los videojuegos, las calles, etc.

Michael. ¿Consideras el blues & boogie como un género musical específico o crees que es un estado de ánimo?

Jonathon. Un estado de ánimo es una buena forma de decirlo, aunque la mayoría de la gente todavía lo considera un género. A veces lo he considerado un género, pero honestamente es más una forma de vida, y aunque a veces me desvío musicalmente, siempre es donde se plantarán mis raíces y siempre es donde me sentiré más cómodo, ya sabes. Como estar en casa.

Michael. ¿Cómo ha influido la música y el patrimonio de Louisiana en tu visión del mundo y en los viajes que has realizado?

Jonathon. Se ha convertido en parte de mi vida. He estado en todo el mundo y Louisiana siempre será mi casa. La música, la comida, la cultura, el comportamiento de la gente, la hospitalidad, Louisiana es un crisol de todas esas cosas. Escuchar a Luther Kent, Kenny Neal, Tab Benoit, Chubby Carrier y muchos más al crecer realmente establecieron un alto estándar para ser un showman y montar un espectáculo. Estaba viendo a los maestros hacer lo que mejor saben hacer, e imitarlos no era importante, descubrir una manera de conectarme con la gente a mi manera y a través de mi propia música, sí lo era.

Michael. ¿Qué dirías que caracteriza la escena del blues de Louisiana en comparación con otras escenas y circuitos locales de Estados Unidos?

Jonathon. Hay un cierto sonido que surge aquí. Tuve la suerte de encontrarme con algunos bateadores muy pesados: la familia Neal (Lil Ray, Kenny, Darnell, Noel, Rafel, Jackie, etc.), Larry Garner, James Johnson, Rudy Richard, demasiados para enumerarlos honestamente. Estos hombres y mujeres me ayudaron a descubrir mi verdadero sonido y ayudaron a allanar el camino que tomé en la vida. Le debo mucho a su amabilidad y paciencia.

Michael. ¿Cuál es el impacto de la música y la cultura del blues en las implicaciones raciales, políticas y socioculturales?

Jonathon. No pretendo saber mucho sobre política o eventos mundiales actuales porque trato de mantenerme inmerso en la música, que es mi lugar feliz, pero diré que sé que puedes llevar la música de blues a un lugar, y a gente de todos los colores. y las posturas políticas pueden unirse para bailar, danzar y pasar un buen rato. Lo he visto con mis ojos en más de una ocasión

Michael. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿adónde y por qué querrías ir durante todo un día?

Jonathon. Hay muchos. ¿Robert vendió su alma al diablo en la encrucijada? Intentaría salvar la vida de ese músico especial. Volvería y le diría a Stevie Ray que no se subiera a ese helicóptero. O tal vez iría a la habitación de hotel de Hendrix y le daría la vuelta cuando se estaba ahogando con su propio vómito. Uno de mis álbumes favoritos es «Grace» de Jeff Buckley, caminaría con Jeff hasta el río Wolf, donde lo arrastraría y sacaría de la barcaza que lo hundió. Si alguna de esas tres personas todavía estuviera aquí, sería tan asombroso, y hay tantas más, necesitaríamos más máquinas del tiempo.