Los Templos del Blues

El Blues es un género musical que ha pasado por diversas facetas en su historia. En su origen, los doce compases se escuchaban solo en los pórticos de las casas y en las iglesias. Posteriormente, se crearon los Juke Joints que fueron establecimientos afroamericanos que surgieron como consecuencia de la necesidad que tuvo la discriminada gente de color de tener lugares o espacios para beber y convivir después de las arduas jornadas laborales en los campos algodoneros.

El tema más influyente de los Juke Joints fue definitivamente la música, de hecho se considera que la música más popular de América tiene sus raíces en los Juke Joints del sur, donde originalmente, la música se basó en dos instrumentos, el violín y el banjo, pero al paso del tiempo los Juke Joints se convertirían en los templos musicales de los géneros más influyentes en la cultura musical estadounidense, el jazz y el blues.

Durante la era de las llamadas leyes Jim Crow (una serie de disposiciones legales que en un principio fueron creadas para impedir que las personas de raza negra votasen, que fueran elegidos representantes y que les impedían participar como jurados, por lo que terminaron imponiendo una cultura de segregación, incluso en los casos en los que no había una ley específica que la impusiera), el noroeste de Jacksonville fue el hogar de varios clubes nocturnos afroamericanos y locales de música.

Específicamente en un área de forma triangular, formada por Avenue B, Moncrief Road y 45th Street, conocida como Royal Terrace. Ubicado fuera de los límites de la ciudad de Jacksonville, Royal Terrace se desarrolló durante la década de 1940 como un vecindario afroamericano de calles con nombres de universidades negras históricas.

A medida que la población afroamericana de la zona aumentó drásticamente, también crecieron los locales de juke y los locales del circuito Chitlin en los alrededores. Si bien la mayoría de estos lugares ya no sobreviven hoy, algunos edificios y sitios todavía lo hacen. Cuando los músicos de blues del Delta tuvieron la necesidad de emigrar a otras ciudades en búsqueda de una mejor calidad de vida, experimentaron el nacimiento de lugares en donde había más apertura y diversidad.

En la ciudad de Memphis, la Beale Street, se convirtió en el punto de reunión de todos los músicos de blues, quienes en un principio solo tocaban de manera itinerante, pero al paso del tiempo y debido al éxito obtenido, los lugareños comenzaron a establecer bares en los que se despachaba barbacoa y cerveza, siempre amenizados por una banda de blues. La misma suerte tuvo la ciudad de Chicago, en donde el blues dio un giro total al experimentar la evolución eléctrica de la música, y en donde los músicos ya se atrevieron a invertir sus ganancias en icónicos bares que hasta el día de hoy siguen siendo un punto de reunión de turistas y de los amantes del género.


Club Ebony

Uno de los más importantes Juke Joints de la época fue el Club Ebony, ubicado en Indianola, Mississippi, construido a finales de la segunda guerra mundial, por el empresario, Johnny Jones, en él tocaron grandes músicos como Ray Charles, Count Basie, B.B. King, Bobby Bland, Little Milton, Albert King, Willie Clayton y muchas otras leyendas. El club abrió sus puertas en 1948, pero fue construido durante un periodo de años por Johnny Jones, quien compró la propiedad en noviembre de 1945 con su esposa Josephine. En sus memorias, Jones relata: “…Se dice que del sur era el mejor y más grande club nocturno… no había ningún otro club para negros en Indianola en aquel momento…”.

El nombre de ébano ya era moda tratándose de clubes afroamericanos; el primer club ébano abrió en Harlem en 1927 y Jons había abierto ya otros clubes en Indianola como el Jones Nite en Church Street, donde un entonces joven B.B. King escudriñaba a través de los listones para presencias las actuaciones de Louis Jordan, Jay McShann, Pete Johnson y Sonny Boy Williamson. En 1967 B.B. King declaró en una entrevista que Johnny Jones fue un hombre que mantuvo el barrio negro vivo, presentando a leyendas como Louis Jordan y dijo: “…Johnny Jones fue un buen muchacho, y sabía que los chicos en las plantaciones no tenían dinero entre semana pero él los dejaba entrar sabiendo que el sábado le pagarían…”.

Quizás, como resultado de su generosidad y los jugosos honorarios que pago a los músicos de jazz y blues que presentaba tuvo serias dificultades financieras con el club por lo que al fallecer en mayo de 1950, su viuda y su hijo John E. Johns Jr. tuvieron que entregar el club a James B “Jimmy” Lee, un contrabandista blanco de Leland que había prestado dinero a Johns y posteriormente a mediados de la década de los 50´s, el club fue adquirido por Ruby Edwards. Época en la que B.B. King se mudó a Memphis en donde se convirtió en una gran estrella del blues. Cuando B.B. King regresa a su ciudad natal  para tocar en el Club Ébano conoce a la hija de Ruby, Sue Carol Hall, con quien se casa en 1958.

En 1975 el Club Ébano fue adquirido por Willie y Mary Shepard quienes continuaron la tradición del club presentando a grandes músicos como James Brown, Ike Turner, Syl Johnson, Clarence Carter, Denise LaSalle, Bobby Rush, Howlin’ Wolf, Tyrone Davis y muchos más, hasta que en el año de 2008, Shepard se retira y fue que B.B. King adquiere el Club Ébano preservando así, no solo un hito de la cultura musical, sino también el lugar especial conde cincuenta años atrás, encontró el amor, tal y como lo dice en su autobiografía “…Encontré el amor en la parte baja del Delta…”.


The Blue Front Café

The Blue Front Café abrió en 1948 bajo la propiedad de Carey y Mary Holmes, una pareja afroamericana de Bentonia. En su apogeo, el ‘Frente Azul’ fue famoso por su pescado búfalo, blues y whisky de alcohol ilegal. Uno de los hijos de la pareja, Jimmy Holmes, se hizo cargo del café en 1970 y continuó operándolo como un local informal de blues que ganó fama internacional entre los entusiastas del blues.

Durante las décadas de 1980 y 1990, comenzó a atraer turistas en busca de blues auténtico en un entorno rústico. En sus primeros años, el café era un lugar de reunión local para multitudes de trabajadores de los campos de algodón del condado de Yazoo. Carey y Mary Holmes criaron a sus diez hijos y tres sobrinos y enviaron a la mayoría de ellos a la universidad con los ingresos generados por el café y sus cultivos de algodón. El café ofrecía comidas calientes, comestibles, bebidas, recreación, entretenimiento e incluso cortes de pelo. La familia Holmes operó bajo un conjunto enredado de reglas locales durante la era de la segregación.

El lugar estaba sujeto a un toque de queda de la ciudad a las 10 pm, pero en el apogeo de la temporada de recolección y desmotado de algodón, el café podría permanecer abierto las 24 horas del día para atender turnos de trabajadores durante todo el día. Sin embargo, no podía servir coca cola, ni los clientes negros podían comprarla u otros artículos reservados para los blancos en cualquier lugar de Bentonia. A los afroamericanos solo se les permitían marcas como Nehi y Double Cola. Aun así, los clientes blancos compraban regularmente licor de maíz de contrabando en la puerta trasera del café. Después de la integración, se jactó de su propio cartel de coca cola.

La música solía ser improvisada y sin previo aviso. El café rara vez anunciaba o reservaba actos formalmente. Muchos armonicistas y guitarristas itinerantes se acercaron para tocar algunas melodías, pero a veces el elenco musical incluía a notables como Skip James, Jack Owens, Henry Stuckey, Sonny Boy Williamson No. 2 (Rice Miller) y James «Son» Thomas.

Los músicos locales que han tocado en el lugar también incluyen a los armonicistas, Bud Spiers, Son Johnson, Bobby Batton, Alonzo “Lonzy” Wilkerson y Cleo Pullman; los guitarristas Cornelius Bright, Jacob Stuckey, Dodd Stuckey, Tommy Lee West, el propietario Jimmy “Duck” Holmes, su hermano John, su tío Percy Smith y su prima Otha Holmes; y, en ocasiones especiales, bandas de Jackson lideradas por Eddie Rasberry o Roosevelt Roberts.

Los músicos también actuaron en las reuniones al aire libre de Carey Holmes en la granja familiar, que luego se convirtió en el Bentonia Blues Festival, patrocinado por Jimmy Holmes. En 2000, Mary Alice Holmes Towner, la hermana de Jimmy, también organizó un festival de blues y góspel en Marks, Mississippi. Los dos primeros CD de Jimmy Holmes, lanzados en 2006 y 2007, se grabaron en el Blue Front, perpetuando la música que aprendió en Bentonia de Jack Owens y otros.

Jimmy “Duck” Holmes asumió la propiedad del Frente Azul después de que su padre Carey murió en 1970. Mary Holmes, quien cocinaba en el café, murió en 1998. El Frente Azul reemplazó una estructura de madera que albergaba un mercado en este sitio en la década de 1940. Nehemiah «Skip» James fue el cantante de blues más famoso de Bentonia. Su 22-20 Blues, grabado en 1931, fue la inspiración para el 32-20 Blues de 1936 de Robert Johnson. Tocó la guitarra y el piano en el Blue Front durante una de sus estancias periódicas en Bentonia (1948-53). El guitarrista de Bentonia, Jack Owens, fue parte del rodaje de un comercial de 1995 para Levi’s ‘501 Blues filmado en el Blue Front.


Po’ Monkey’s

Si bien muchos de estos jukes alguna vez salpicaron los campos de algodón de la campiña del Delta, Po’ Monkey’s  fue uno de los relativamente pocos que sobrevivieron hasta el siglo XXI. Inicialmente frecuentado por lugareños, se convirtió en un punto de destino para turistas de blues de todo el mundo durante la década de 1990. Según Willie «Po’ Monkey» Seaberry, abrió un local de música en su casa en este lugar en 1963. Seaberry  trabajaba como agricultor y operaba el club, donde continuó viviendo, de noche.

En la década de 1990, el lugar atraía a una multitud mixta de lugareños, así como a estudiantes universitarios de la Universidad Delta State y aficionados al blues en busca de locales de música «auténticos». La decoración dramática tanto dentro como fuera del club también atrajo la atención de los medios de comunicación, incluido el New York Times, y fotógrafos destacados como Annie Leibovitz y Birney Imes de Mississippi, quien presentó el club en su libro Juke Joint de 1990.

A pesar de tal notoriedad, continuó tipificando en muchos sentidos el local de música rural, equipado con una máquina de discos, una mesa de billar, carteles de cerveza grapados en las paredes, y luces de navidad colgadas en las paredes y el techo. Los locales de música modernos fueron precedidos por “jookhouses” informales que en realidad eran casas de inquilinos en plantaciones. Los residentes limpiaban los muebles de la habitación más grande y esparcían aserrín en el piso en preparación para la velada, y a menudo vendían pescado frito y licor casero a quienes se reunían para escuchar música, bailar y jugar.

Tales reuniones se llamaban fiestas en casa, pescado frito, cenas de campo, cenas de sábado por la noche, bailes o travesuras. Muchos músicos recuerdan haber escuchado blues por primera vez en jookhouses dirigidos por vecinos o miembros de la familia. Algunos artistas, incluido Muddy Waters, tenían sus propios jukes en Mississippi. En la década de 1930, los fonógrafos que funcionan con monedas se distribuyeron ampliamente en todo el sur y rápidamente se conocieron como «máquinas de discos».


Ground Zero Blues Club

El Ground Zero es un club de blues de Clarksdale, Mississippi, del que es copropietario el actor Morgan Freeman, el ejecutivo de entretenimiento de Memphis, Howard Stovall y Eric Meier. El abogado Bill Luckett también fue copropietario hasta su muerte en 2021. Recibió su nombre del hecho de que a Clarksdale se le ha referido históricamente como «Zona cero» para el blues. Se inauguró en mayo de 2001 y se encuentra cerca del Museo del Delta Blues.

Al estilo de los juke joint, se encuentra en un edificio reutilizado, sin remodelar, vacío durante 30 años, que había albergado la mayorista Delta Grocery and Cotton Co. No hay decoración, hay sillas que no coinciden, luces de árboles de navidad y graffiti por todas partes. Los fanáticos del blues en Clarksdale lo recibieron como un lugar donde los músicos locales tienen la oportunidad de trabajar con regularidad.


B.B. King’s Blues Club

Sin duda, uno de los icónicos bares en la historia del blues, es el que el famoso músico B.B. King instaló en la calle Beale Street de Memphis. En 1994, se inauguró un segundo club en Universal Citywalk en Los Ángeles y un tercer club en Times Square de la ciudad de Nueva York abrió en junio de 2000, pero cerró el 29 de abril de 2018. Actualmente, la administración está en proceso de encontrar una nueva ubicación en la ciudad de Nueva York. Se abrieron dos clubes más, en Foxwoods Casino en Connecticut en enero de 2002, y en Nashville en 2003. Otro club abrió en Orlando en 2007. Un club en West Palm Beach abrió en el otoño de 2009 y uno adicional, con sede en el Hotel Mirage, Las Vegas, abrió en el invierno de 2009. Otro abrió en el Barrio Francés de Nueva Orleans en 2016.


Rosa’s Lounge

Tony Mangiullo, un músico de blues italiano que en el año de 1978, a los 19 años, conoció a Junior Wells en un concierto de jazz en Italia, cumplió su sueño al abrir el bar Rosa’s Lounge en septiembre de 1984. Karen Hanson en su libro “Today’s Chicago Blues” (2007), escribió: Junior le dijo: “…Ven a Chicago y yo me haré responsable de ti…». Le dio a Tony la dirección de su casa y la dirección del Theresa’s Lounge, el legendario club de blues en South Indiana Avenue. Tony en realidad no estaba seguro de lo que quería hacer, pero finalmente tomó la decisión de llegar a Chicago y muy pronto ya se encontraba sentado con las bandas.

«…Theresa me daba para huevos, cerveza y algo de tabaco…», decía, «…Para mí, estaba viviendo un sueño….». Aparentemente, esto fue mejor que administrar el puesto de frutas que heredó de su padre. La madre de Mangiullo posteriormente voló a Chicago para llevar de regreso a Tony pero él la convenció de quedarse, compraron un edificio y luego abrieron el Rosa’s Lounge. Hicieron una gran inauguración con Billy Branch.

El club de blues también contó con muchos de los músicos que Tony conoció en el South Side, y Rosa su madre se casó con un bluesman, el fallecido Homesick James. En 1984, abrir un salón de blues en Logan Square tenía poco sentido comercial. El vecindario era (y sigue siendo) predominantemente hispano, tenía un problema moderado de pandillas y estaba decididamente alejado en relación con los otros centros de blues de Chicago en los lados sur y norte. Su mamá no lo veía de esa manera, encontró un edificio en venta en Armitage, al oeste de Kimball, un bar a nivel de calle con un apartamento en el piso de arriba.

A lo largo de tres décadas, el vecindario alrededor del lugar ha cambiado drásticamente, pero las cosas son prácticamente iguales dentro del Rosa’s, desde los pisos de madera de aspecto antiguo hasta el elenco de personajes en el escenario. Muchos de los músicos que han estado allí desde el principio todavía actúan con regularidad, Billy Branch, que actuó en la gran fiesta de inauguración, Sugar Blue y Melvin Taylor, a quien Rosa llamaba su «segundo hijo». A través del bar, Rosa descubrió algo más que un simple sustento en su hogar adoptivo, encontró su propia salida para ser la persona aventurera que quería ser, pero nunca pudo.  Finalmente ir a Chicago fue una especie de liberación para ella.


Theresa’s Lounge

Theresa’s Lounge era un club de blues de Chicago dirigido por una leyenda del blues, Theresa Needham. En un sótano de techo bajo en el lado sur de Chicago, Theresa abrió su salón en el invierno de 1949. Junior Wells y James Cotton se convertirían en la banda de la casa. Buddy Guy pidió prestado dinero a Theresa para su primera guitarra eléctrica. En el 4801 de South Indiana, Theresa’s estaba envuelto en antiguas luces navideñas y se convirtió en uno de los lugares más divertidos para escuchar la mejor música que Chicago tenía para ofrecer, y siempre fue el blues. Después de 33 años, Theresa’s se vio obligada a mudarse y cerró poco después. Aunque la Sra. Needham murió en 1993, su contribución al blues le valió un lugar en el Salón de la Fama del Blues en 2001.


Buddy Guy’s Legends

El Buddy Guy’s Legends es un club de blues en Chicago, Illinois. Fue inaugurado en 1989 por el músico de blues, Buddy Guy que todavía es dueño del club y que sigue haciendo apariciones regulares, realizando un mes de shows cada enero. El club ha acogido a grandes del blues y ha desarrollado una reputación internacional. Cada año, el Legends organiza la celebración anual de incorporación al Salón de la Fama del Blues de Chicago. Antes de la muerte de Muddy Waters le hizo prometer a Buddy mantener vivo el blues. Guy dice que Legends es parte de mantener esa promesa.

Guy, que anteriormente había sido copropietario del Checkerboard Lounge en el lado sur desde 1972 hasta 1985, abrió por primera vez el  Legends en 754 S Wabash dentro del Loop, detrás del Big Hilton en Michigan Avenue, con la esperanza de atraer a los asistentes a la convención del Hilton. Legends se trasladó a su ubicación actual en 700 S. Wabash en el 2010. A lo largo de los años, el club ha sido decorado con la colección de recuerdos de blues de Guy. En 2013, Legends se convirtió en uno de los únicos clubes de blues en ofrecer conciertos de transmisión en vivo. En 2015, los Rolling Stones visitaron el club.  

El Blues es para muchos músicos una religión, y muchos de ellos han sido considerados por sus seguidores como unos Dioses del género, y como tales tienen que tener sus Templos, en los que han sido venerados; en este artículo solo enuncié algunos de los tantos que han existido, y muchos por suerte, aun existen.