Raphael Wressnig: soul, blues & funk

Raphael Wressnig no es un intérprete ordinario del Hammond B-3. Enfatiza con familiaridad el poder pirotécnico inherente y la potencia de la gran consola B-3 y está orgulloso de su papel central en la interpretación de lo que él llama heavy organ soul & funk (soul y funk de órgano pesado). El majestuoso instrumento, el órgano Hammond, reemplaza al cantante y toca los solos, mientras que su registro de bajo se conecta con la batería y lleva la sección rítmica de la banda.

Wressnig inventa música emotiva de géneros mixtos a partir de su ferviente imaginación. Su fluidez en el soul, funk, jazz y blues le ha valido la atención de una buena cantidad internacional de críticos y múltiples nominaciones durante la última década, tanto para DownBeat Critics como para Readers Polls, ha sido considerado como «Mejor Organista del Año». Del funk al soul y del rhythm & blues al estilo de Orleans, los sonidos percusivos y aceitosos del Hammond de Wressnig evocan música dinámica y de alto voltaje.

Sonidos de la vieja y nueva escuela se encuentran en su estilo y sonido que combina una auténtica percepción de soul & blues y una base con un toque de funk contemporáneo para una experiencia auditiva única. Junto con el maestro de la guitarra brasileño, Igor Prado, muestran el brillante potencial del soul, el blues y el funk en un mundo moderno, que le dará a la audiencia una nueva forma de experimentar estos viejos géneros. Su nuevo álbum lleva por título: ‘Groove & Good Times’ (2021).



La entrevista – Fotos por Mirjam Koch

Mike. Raphael, ¿cuándo fue tu primer deseo de involucrarte en la música y quiénes fueron tus primeros ídolos?

Raphael. Empecé a tocar el piano cuando tenía 7 años, pero nunca me agradó realmente. Cuando tenía 15 años me di cuenta de que podía tocar de oído y realmente comencé a  tratar de interpretar canciones que me gustaban. Me sentí atraído por el blues muy pronto. Me encantaba el rock y el rock & roll, pero muy pronto descubrí a Buddy Guy y a Muddy Waters.

Mike. ¿Cuáles fueron las razones por las que comenzaste a experimentar con el órgano Hammond B3?

Raphael. Inicié como pianista a los 16 años. Ya estaba tocando el piano clásico a la edad de 8 años, pero no me gustaba y así que dejé de hacerlo por un par de años. Cuando era adolescente me metí más en la música y la comencé de nuevo como autodidacta y pronto tuve mi primera banda. Tocando blues, soul y jazz, descubrí que en el teclado prefería el sonido del órgano mucho mejor que el sonido del piano. Era más fascinante y explosivo expresar mis ideas musicales. Prácticamente se ha mantenido igual. Me encantan los colores y el poder del órgano Hammond.

Mike. ¿Qué has aprendido sobre ti en más de 20 años de experiencia en el escenario?

Raphael. ¡Ha sido una emoción, un viaje salvaje y agradable! Simplemente me encantó. Cuando tocas música de raíces, blues, soul y funk, siempre sigues aprendiendo, es como un idioma. Sigues avanzando, descubres diferentes dialectos y frases. Tuve la oportunidad de viajar por el mundo desde Rusia hasta el Medio Oriente, desde África hasta América del Sur, desde Nueva Orleans hasta París. ¡El público es diferente, pero a la gente de todo el mundo le encanta este tipo de música!

Mike. ¿Qué significa el blues para ti?

Raphael. El blues es un sentimiento. Tenemos sangre corriendo en nuestros venas. Sentimos, nos preocupamos. No importa dónde nazcas y no importa de qué color sea tu piel, duele perder a la que amas. El blues es una cura y una forma de expresarlo. El blues también es una forma de dejarlo atrás, seguir adelante. Disfruta de la vida. Al igual que mi lema: ‘Hazlo con ganas, toca por siempre. Vive mucho, festeja fuerte’.

Mike. ¿Qué caracteriza la filosofía musical, la misión y el repertorio de Raphael Wressnig?

Raphael. Quiero expresar pasión, amor y felicidad. Me gusta el poder del órgano Hammond B-3. Este es mi vehículo para expresar el fuego y la pasión que siento cuando toco. Quiero que la gente sea feliz, que se desconecte de su vida diaria, que se una a mí en este viaje salvaje. Trato de encontrar música que sea dura y que los ritmos no se detengan. Mezclo soul, funk y r&b. Me encanta la tradición del órgano Hammond y los intérpretes como: Jimmy McGriff, Jack McDuff, Jimmy Smith, Booker T. Jones y Billy Preston. Trato de avanzar, de seguir adelante. Trato de agregar mi propio punto de vista y trato de impulsar esta tradición, actualizo un poco el sonido del órgano pero manteniendo el ambiente denso y los surcos ásperos.

Mike. ¿Cómo ha influido la contracultura del blues y el jazz en tus puntos de vista sobre el mundo en los viajes que has tomado?

Raphael. La música une a la gente. Es genial ver a la gente disfrutando de la música. Bailar, sonreír, divertirse.

Mike. ¿A qué edad tocaste tu primer concierto y cómo fue (dónde, con quién)?

Raphael. Técnicamente, mi primera audición fue en la iglesia durante la escuela primaria, pero diría que mi primer concierto fue en la ciudad a la edad de 16 años con mis amigos de la escuela.

Mike. ¿Cómo ha cambiado tu vida la música?

Raphael. La música ha cambiado bastante mi vida. En primer lugar, la música es mi pasión. ¡La música siempre llamará mi atención! La parte viajera realmente hace que sea difícil tener una vida «regular». Por otra parte, la mayoría de los músicos no quieren llevar una vida «habitual» o «regular». La música también es revolución. Para mí ser músico es ser mi propio jefe y estoy orgulloso de eso. No quiero que nadie me diga qué hacer o no quiero levantarme a las 6 de la mañana. Sin embargo, a veces la música es realmente difícil, especialmente en un largo viaje en automóvil por toda Europa: de Belgrado a Copenhague a Bucarest, de París a Viena.

Mike. ¿Qué te hizo enamorarte de la música de blues?

Raphael. A los 16 años descubrí el blues. ¡Creo que sobre todo fue un álbum en vivo de Buddy Guy!

Mike. ¿Con qué personajes has tenido las experiencias más importantes? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te ha dado?

Raphael. Es difícil para mí señalar uno. Trabajé con algunos músicos increíbles: con el ganador del Grammy, Jon Cleary, George Porter Jr., Walter Wolfman en Nueva Orleans, o los grandes del jazz, Craig Handy y Horacio Hernández y todos los chavos del blues, Larry Garner, Deitra Farr, Louisiana Red, Phil Guy y grandes cantantes de soul como, Wee Willie Walker, David Hudson. Definitivamente pude obtener mucha experiencia de estos grandes, grandes cuates.

Mike. ¿Qué te ha hecho reír y qué te ha emocionado de tus conciertos y experiencias en México?

Raphael. Me encantó el ambiente y la impresión en México. Hice tres viajes a México, supongo. Siempre me encantó. Me gustó el ambiente de la gran ciudad en la Ciudad de México tocando en el Zinco Jazz Club y en el Ruta 61 (club de blues), y disfruté de los conciertos a lo largo de la costa en Oaxaca. Creo que el ambiente y la sensación en algunos de los pequeños festivales a lo largo de la costa me conmovieron. La felicidad y la alegría del público y la música que sacaba a relucir tanta alegría y pasión era abrumadora.

Mike. Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y se convirtiera en una realidad, ¿cuál sería?

Rapahel. Creo que vivimos en una época de cambios drásticos. El mundo digital cambia la industria de la música a lo grande y no hay nuevos conceptos y mucha gente no puede mantenerse al día con estos cambios. Ahora algunas compañías obtienen las ganancias mientras que se vuelve más difícil para los músicos y artistas. Esto no es algo nuevo, pero me gustaría que hubiera mejores soluciones para artistas y músicos. No es justo que Spotify, YouTube o Apple ganen enormes ganancias y las personas que crean el contenido no ganen casi nada.

Mike. ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de tu carrera?

Raphael. Afortunadamente ya tuve muchos momentos realmente buenos en mi carrera. Realmente me gustan los conciertos «exóticos». ¡Creo que mi espectáculo en el Caribe o las apariciones en festivales en Moscú o Dubai fueron lo más destacado! Una parte baja en mi carrera fue cuando me rompí el tendón de Aquiles. Me despertaba con muletas, era algo extraño verme arrastrándome al órgano, casi como un viejo blues.

Mike. ¿Qué caracteriza el sonido de Raphael Wressnig? ¿Qué significa Órgano para ti y qué te ofrece la música?

Raphael. Soy un intérprete del órgano Hammond que viaja por el mundo. Un músico apasionado que ama todos los estilos de música de raíz. ¡Del blues al jazz, del r&b al funk, al soul y al góspel! Me gusta actuar en vivo, me gusta conocer a mi público y me gusta la música instrumental y me gusta la música dinámica y poderosa! ¡Me encanta mi instrumento y creo que es el vehículo para mi música! ¡El órgano Ηammond es un instrumento muy poderoso y me gustan todos los colores que puedo obtener de él!



Mike. ¿Qué has aprendido para ti de la música? ¿Qué experiencias en la vida te hacen un buen músico?

Raphael. La música me enseñó a ser paciente y a disfrutar del momento.

Mike. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de tus caminos en la industria y los circuitos de la música?

Raphael. Creo que es importante poder proporcionar siempre un rendimiento de gran calidad. Eso se aplica a las grabaciones y actuaciones en vivo. Hay toneladas de clips de YouTube por ahí y nunca se sabe si alguien está grabando o si algo se publica.

Mike. ¿Cuáles son algunos de los conciertos y jams más memorables que has tenido?

Raphael. ¡Mencioné un par de conciertos geniales antes! Creo que siempre hay grandes conciertos y jams. Recuerdo grandes noches en las que me senté con músicos increíbles, por ejemplo, una noche en la que me pidieron que me uniera a la «Chicago Blues A Living History Band» con Billy Boy Arnold, Lurrie Bell, Billy Branch and Co.

Fue increíble tocar el blues con el quién es quién del blues de Chicago. Aún así, siempre hay grandes noches y estamos tratando de crear momentos mágicos durante cada espectáculo. Así que básicamente son esos e incluso un espectáculo hace 2 semanas en Serbia con mi trío fue memorable, realmente fue una noche increíble.

Mike. ¿Hay algún recuerdo de Larry Garner que te gustaría compartir con nosotros?

Raphael. Amo a Larry. Él fue mi mentor y pude recorrer el mundo con él a una edad temprana. Acabo de tocar con Larry en Louisiana. ¡Nos divertimos mucho juntos! ¡En realidad, ambos estamos compartiendo esto, pero en el escenario y en CD! ¡Contamos historias con nuestra música! ¡Larry es un gran narrador de historias!

Mike. ¿Hay algún recuerdo del gran bluesman Phil Guy y la dama del blues, Deitra Farr que te gustaría compartir con nosotros?

Raphael. Toqué con Phil en el Lionel Hampton Jazz Club de París durante una semana. Lo mejor para mí fue que tocaba cosas diferentes cada noche. Llevaba a todos a la iglesia el domingo y agregaba un poco de góspel y lo hizo funky un sábado por la noche. Era un gran, gran bluesman y un fantástico artista. Trabajo con Deitra todo el tiempo y ella es «la» cantante femenina de blues que está presente. Familiar, muy poderosa y conmovedora. Creo que hay mucho más por venir. Echa un vistazo a su canción principal en mi álbum, Captured Live. ¡Deitra lo hace incríble!

Mike. ¿Cuáles son los secretos del órgano? ¿Sabes por qué el sonido del órgano está conectado con el blues y el jazz?

Raphael. El órgano produce muchos colores diferentes. La esencia del órgano es un gruñido valiente. ¡Creo que ese sonido convierte el sonido del blues a algo humeante! Creo que en el soul-jazz, la música que amo mucho, el órgano es un instrumento muy importante. Este estilo es tan genial porque agrega soul, blues y góspel al jazz; el órgano siempre agrega un «aspecto de blues» a una canción.

Mike. ¿Cuál es la diferencia y similitud entre el órgano de blues y el de jazz?

Raphael. ¡Creo que escuchar a Jimmy McGriff es el ejemplo, porque solo tocaba y siempre era un órgano de jazz y blues!

Mike. ¿Cuáles son las cosas que más te apasionan en la vida y te excitan?

Raphael. ¡Paz y amor! Buena comida, buen vino, buen café… ¡las cosas buenas de la vida! Y: la naturaleza, el océano, las montañas…

Mike. ¿Qué consejo le darías a los aspirantes a músicos que están pensando en seguir una carrera profesional?

Raphael. ¡Sé siempre honesto y serio!

Mike. ¿Consideras que el soul, jazz y blues, es un movimiento musical y artístico específico o crees que es un estado de ánimo?

Raphael. Todo es música en primer lugar. Los estilos mencionados son mis favoritos. Tienen factores socioculturales que son realmente importantes y que los definieron. Definitivamente el blues suele hablar de tus emociones, de la mala suerte, de los buenos y malos momentos, mientras que el funk (quiero añadir eso) fue revolución y el jazz es espontáneo, experimental y representa la libertad en cierto modo. Para mí todo se reduce a expresar emociones.

Cada estilo de música opera en diferentes niveles: groove, letras, sensación, armonía, melodías. La música es algo muy personal, y esta mezcla de estilos, que tanto me gusta (soul, funk, r&B, jazz), es el vehículo perfecto para mí. Puedo bajar la sensación de blues, ¡entonces es posible que quiera funk y siempre tratar de ser conmovedor y grasiento!



Mike. Algunos estilos musicales pueden ser modas, pero el blues y el jazz siempre están con nosotros.  ¿Por qué crees que es así? ¿Qué desearías para el blues?

Raphael. ¡Creo que el blues siempre estará ahí porque se trata de VIDA! El blues habla de todos los aspectos de la vida. El blues se trata de amor, odio, ira, sexo, frustración, alegría, diversión, tiempos difíciles, buenos tiempos! ¡Todo el espectro! También el jazz siempre estará ahí porque el jazz se convirtió en sinónimo de toda la música improvisada y el jazz es muy abierto y los músicos de todo el mundo mezclan sus influencias y su herencia y llegan a nueva música improvisada.

Mike. ¿Qué es lo que más echas de menos de la música del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro de la música?

Raphael. Echo de menos formatos de calidad en los medios. Hay tanta música ahora, mucha buena música. A veces las personas se distraen con cosas planas. Hay muchas cosas buenas por ahí. De alguna manera puedes descubrirlo fácilmente a través de nuevos medios y a veces es difícil de encontrar. No tengo miedo si se trata de música. Siempre habrá buena música. El blues nunca morirá.

Mike. ¿Cuál es el impacto de la música y la cultura del blues y el jazz en las implicaciones raciales, políticas y socioculturales?

Raphael. Bueno, todavía hay algunos problemas raciales. La música es una forma de transmitir un mensaje. Muchos compositores también usan la música y las letras como una forma de criticar cuestiones políticas. El blues, el soul y el jazz son estilos muy influenciados por el aspecto sociocultural.

Quiero mencionar a mi compañero tecladista austriaco, el gran Joe Zawinul que viajó con Cannonball Adderley mientras la segregación era un problema importante. A pesar de que hoy todavía hay algunos problemas raciales, estoy muy feliz de vivir en una época en la que puedo ir a América del Sur y tocar con mis hermanos de Brasil, Igor Prado y su fantástica banda, que puedo formar equipo con Larry Garner en Louisiana y unir fuerzas con Deitra Farr en China. Como dije antes: ¡la música une a las personas!

Mike. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿adónde y por qué querrías ir durante todo un día?

Raphael. Me gustaría viajar a 1975 y ver el espectáculo de James Booker en el Jazz & Heritage Festival de Nueva Orleans. Me encanta la música de Nueva Orleans.

Mike. ¿Cómo describes el sonido y el repertorio de Groove & Good Times? ¿Cómo afecta el sonido Nuevo Orleans a tu estado de ánimo e inspiración?

Raphael. Básicamente, queríamos hacer una grabación de trío de órgano con el mayor sonido groove que somos capaces de lograr. ¡Queríamos seguir adelante y actualizar el sonido del trío de órgano, pero aún así infundirlo con blues mientras lo vamos haciendo funky! Cuando preparamos todas esas piezas y melodías, realmente pensé en qué estilos de órgano me gustan más o qué estoy haciendo mejor.

En algunas de las grabaciones anteriores creo que mis raíces están entre McGriff, un Jimmy Smith de r&b y Billy Preston. Para esta grabación en algunos momentos brilla más de ese r&b de Jimmy Smith, a pesar de que los grooves son más contundentes. Creo que uno de los talentos más asombrosos de Jimmy Smith fue entregar toneladas de variaciones de fraseos de r&b y simplemente hacer que el Hammond sonara ardiente.

«The Cat» o «Who’s Afraid of Virginia Wolf» son buenos ejemplos. Tocan blues y cosas de tipo r&b, pero siguen cambiando los fraseos y riffs y así suena genial. Queríamos crear un álbum con «groove». En cierto modo, esto es seguir lo que hice en Nueva Orleans grabando «Soul Gumbo» y lo seguí en «Chicken Burrito» con James Gadson y Alex Schultz. A Igor (Prado) y a mí nos gusta el soul y el funk, pero el concepto era infundir esa música groove con blues casero con cosas que crecimos escuchando también y de cuando empezamos.

Mientras que otros formatos de funk joven suenan bastante limpios, tratamos de agregar mucha grasa. En cierto modo, estoy volviendo al principio del disco y a la actualización de «Electric Funk» o una cosa actualizada de tipo funk de McGriff fue un primer objetivo. Tratamos de elegir algunas melodías geniales y profundizar. La canción de apertura «Kissing my Love» es un muy buen ejemplo. Es un groovy blues o funky blues de Bill Withers y James Gadson acaba por establecer ese groove tan fuerte.

Esta sigue siendo la obra maestra que todos los jóvenes bateristas tratan de versionar. Nate Smith, justo en este momento es un buen ejemplo de canalizar a Gadson en una cosa moderna y actualizada. Es muy interesante que muchos grupos de órgano tocan covers muchas veces, pero «Kissing my Love» no se encuentra entre esas geniales pistas de covers de órgano, aunque se podría pensar que es el ejemplo perfecto.

Sé exactamente por qué, jaja! Estaba a punto de hacer algo similar, adaptar la línea de bajo para una configuración de combo de órgano y simplificar la línea de bajo. No es que la línea de bajo sea complicada o compleja, es bastante simple, pero está sincopada y es un poco difícil de marcar con las pistas y la melodía. Me alegro de que Igor me haya empujado y ahora tenemos algo bastante único y genial. No es la típica cosa de bajo del combo de órgano.

Fundamentalmente, este enfoque fue algo que continuamos a lo largo del disco. Me encantan todas las grabaciones históricas y estoy al tanto de algunos enfoques nuevos y geniales. Me encanta lo que el Dr. Lonnie Smith está haciendo y él está haciendo la «cosa funky», pero aún así sus líneas de bajo están bastante orientadas a combos de órgano, y nunca está realmente sincopado. Hay ejemplos recientes, y esas bandas tienen bastante éxito. Soulive ha estado haciendo cosas buenas y más recientemente, Delvon Lamarr Organ Trio, pero el bajo nunca es realmente sincopado o implacable, en realidad bastante débil a veces. En las grabaciones de funk de los 70 de McGriff usan mucho bajo y suena maravilloso, aún así pensamos que necesitamos encontrar una manera de hacer que el bajo del órgano suene bien, gordo, sincopado, groovy y contundente. Así que investigue un poco sobre el diseño de sonido y lo que es crucial para tocar sabiamente. Intentamos mantener la configuración original del Hammond y no usamos ningún efecto ni ajustamos mucho, solo usamos el sonido «orgánico», jajaja, órgano y solo tratamos de hacerlo bien y entrar en él. Tengo que ser honesto. Me tomó bastante tiempo, pero ¡estoy contento con el resultado!

Mike. ¿Quiénes son algunos de tus artistas favoritos o mejor dicho, qué músicos te han inspirado para tú música?

Raphael. Me gusta la generación más antigua o clásica de organistas. McGriff, McDuff, Jimmy Smith, pero creo que aprendes todos los días y a veces aprendo muchas cosas de la música o de los reproductores que ni siquiera son tan buenos o no tienen las cosas más impresionantes. Me gustan las cosas que están bastante perdidas y sucias también. Dave «Baby» Cortez es genial, o Jackie Mittoo. Me gusta Ernest Ranglin todas las cosas que vienen de Nueva Orleans. Me gustan muchas cosas oscuras y no me importa si el sonido es áspero. Me inspiro en James Brown tocando el Hammond B-3 a pesar de que es un organista muy pobre, pero es divertido y de todos modos: ¡quién fue él!

Mike. ¿Cómo crees que has crecido como artista desde que empezaste a hacer música?

Raphael. Creo que he crecido en muchos niveles, y espero tener la oportunidad de seguir creciendo. Crecer como organista Hammond es importante, pero es bueno crecer también como músico, productor y artista. Creo que un fuerte activo mío fue siempre que tengo una mente de productor. Creo que soy capaz de determinar lo que se necesita para un surco fuerte para un enfoque fuerte. Creo que tengo una buena sensación de los sonidos.

Nunca me gusta hablar de temas técnicos de órgano o cosas de sonido. Piensa en algunos nerds de la guitarra. Hablan de efectos y sonidos durante horas. Para mí esto es muy aburrido, sin embargo, creo que puedo obtener buenos sonidos de mi Hammond, piano Wurlitzer o clavinet Hohner. Sé de esas cosas, pero no necesito discusiones ni excursiones a Nerd-Ville. Esto es simplemente aburrido para mí. Por lo tanto, la delicadeza y los sonidos adecuados, los buenos arreglos y cómo armar un espectáculo. Cosas así siempre me atrajeron y creo que en esos niveles también me he desarrollado.

Mike. ¿Qué ha permanecido igual en tu proceso de creación musical?

Raphael. Siempre trato de seguir adelante, de encontrar nuevas ideas, nuevas canciones y nuevos enfoques a pesar de que la música que estoy tocando no ha cambiado tanto. ¡Los colores y las vibraciones que uso han cambiado y trato de actualizarme y llegar a un enfoque fresco, funky y poderoso!

Mike. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido de tu experiencia en los caminos de la música?

Raphael. Ser paciente es importante. Me gusta poner mucha energía en la música, pero también hay que estar relajado y tomarse su tiempo. La música que amo tarda toda una vida en dominarla. Nunca dejas de aprender y tengo la sensación de que me llevó al menos 20 años tener una hoja de ruta adecuada para tocar bien esos estilos. Ahora me siento listo y confiado, pero me llevó mucho tiempo. ¡Todavía estoy aprendiendo todos los días y trato de seguir adelante!

Mike. ¿Cuál crees que es la clave para una vida musical bien vivida? ¿Qué esperas que la gente siga llevándose de tu música?

Raphael. Creo que lo más importante en la vida es ser feliz. Eso no solo se aplica a la vida como músico. Yo pensaría que esto se aplica a la vida en general. Creo que toda la música «negra» está a punto para «pasar un buen rato». No importa si es afrobeat, soul, samba, salsa, reggae, funk o blues. La mayoría de ellos celebran la alegría y la felicidad.

Creo que esto es muy diferente a la música europea o a la música clásica. Siempre me encantó eso y, en cierto modo, esto realmente se ajusta a mi personalidad. Me gusta «pasar un buen rato». Con el último álbum celebramos eso y profundizamos y tratamos de presentarlo de una manera nueva, contundente y poderosa. Todo el mundo necesita asegurarse de que él o ella tengan un «buen momento» y que sea capaz de compartir y difundir el amor. Si las personas pueden sentir eso o algo similar y pueden relacionarse con los surcos, sabores e historias cuando escuchan nuestra música, ¡estoy feliz!