Tres preguntas a Connor Korte

Pero… ¿quién es Connor Korte?… Leamos como es que Connor se presenta por sí mismo: “Tengo 27 años, nací en los suburbios de Chicago. Me gradué en el Columbia College de Chicago en 2017 en una licenciatura en ingeniería de audio. Mi trayectoria profesional siempre ha estado en la música. Empecé a trabajar en las cuestiones de sonido en bares, situación que luego me llevó a convertirme en un miembro del equipo de gira, en la parte del sonido para músicos de sellos discográficos importantes. Esto comenzó hace unos siete años. Estoy en un autobús o en un avión, pasando de pequeños clubes a anfiteatros y arenas.

Cuando no estoy de viaje, estoy como ingeniero de sonido en el Buddy Guy’s Legends. Siempre me ha atraído el blues, incluso desde más joven. Me agrada escuchar, tocar y ver presentaciones en vivo, ya sea en en el Rosa’s Lounge, en el Buddy Guy’s Legends, en el B.L.U.E.S de Halsted, en el Kingston Mines o en el Blue Chicago.

Cuando no estoy en el asunto del sonido o en la carretera, dirijo mi propia compañía de contratación y producción, Bluesbird Talent Agency LLC. Con esta compañía, comencé a contratar músicos de blues en Chicago y alrededor de los Estados Unidos. Apoyo a estos artistas trabajadores de cualquier manera posible. En cuanto a la producción, he creado una serie documental de blues llamada 594 Miles From Chicago que se concentra en registrar la vida de más de 120 músicos de blues”.



En relación a esta serie de videos, hay una parte en donde Connor, plantea tres preguntas a los músicos entrevistados, y haciendo una analogía en ese sentido, hemos diseñado tres preguntas para él, con referencia a este ambicioso proyecto que además, amablemente, nos ha permitido replicar en Cultura Blues a partir de esta edición.

CB: ¿Cómo nació la idea y en qué consiste el proyecto: 594 Miles From Chicago?

Connor: La idea nació trabajando en la contratación de artistas y en el sonido, en un lugar de blues en Westmont. Escuchaba las historias de los músicos de blues, me iba a casa y no encontraba ninguna documentación en formato de video de ellos, fue muy frustrante. Decidí encargarme de ese asunto yo mismo y recopilar con una cámara la vida de estos increíbles músicos de blues de Chicago. Sin conocimientos previos de cámaras, entrevistas o edición de una película, me lancé a realizarlo. Sabía que no podía hacer este proyecto por mi cuenta y conocía a las dos personas adecuadas para formar parte de él. Entonces, con la ayuda de Victoria Guy y Greg Guy, comenzamos una increíble documentación del blues de Chicago.

El nombre de los documentales proviene de los orígenes del blues, de Clarksdale, Mississippi, a 594 millas de Chicago (hasta el lado sur de Chicago a donde muchos de los músicos emigraron desde el sur) en la encrucijada donde Robert Johnson vendió su alma al diablo. El proyecto consta de más de 120 entrevistas a los artistas de blues de Chicago. En cada entrevista, cubro todo, desde cuando nacieron hasta la actualidad. Cada artista puede hablar sobre conflictos raciales, falta de aprecio por el género, historias de giras y mucho más. Esto llega hasta el período de la pandemia y cómo los ha afectado. Cada artista tendrá su propio episodio. Siendo que tenemos 120 músicos, es justo que tratemos esto como una docuserie. Cada episodio también tendrá fotos y videos de archivo de los artistas.

Somos una organización sin fines de lucro, lo que significa que yo mismo no recibo ninguna ganancia de este proyecto. Los músicos recibirán el 100% de las ganancias de su episodio. Nos hemos asociado con una empresa de distribución, Four By Three, que con suerte facilitará nuestras docuseries a plataformas de transmisión más grandes y a una audiencia más amplia. Cada episodio también se incluirá en nuestro sitio web para que las personas los compren.

CB: ¿Cuál ha sido, en general, la respuesta de los artistas a esta iniciativa?

Connor: Hemos filmado y documentado a músicos que lamentablemente luego fallecieron. Entonces, ha sido muy importante para muchos de estos artistas. Creo que es una forma de consuelo saber que han contado su historia y que alguien se tomó el tiempo de filmarla y de escucharlos hablar de su vida.

Una vez que alguien fallece, lamentablemente sus historias se van con ellos. Además, investigo al artista antes de que venga a hacer la entrevista. Entonces, cuando menciono cierta pregunta, es posible que pregunten: «¿Cómo supiste eso?». Hago eso para que los artistas se sientan más cómodos conmigo y se abran más. En general, todos han sido extremadamente amables y felices con esta docuserie.

CB: ¿Cuál es tu meta u objetivo principal de este gran proyecto, 594 MFC?

Connor: Mi objetivo principal es ayudar a mantener vivo el blues y documentar estas historias para las generaciones venideras. Esto es algo que debería haberse hecho hace años. Continuaremos creciendo y, con suerte, quién sabe, tal vez podamos trasladar este proyecto a diferentes ciudades y otros países en el mundo.

¡Gracias Connor, bienvenido sea este gran proyecto!