The Duke Robillard Band

The Duke Robillard Band – They Call It Rhythm & Blues (‎Stony Plain Music 2022)

Michael John Robillard nació el 4 de octubre de 1948 en Woonsocket, Rhode Island. Duke se ha labrado uno de los legados más ilustres del blues, al mismo tiempo que ha recorrido algunos territorios relacionados como guitarrista, vocalista, compositor, director de orquesta, acompañante de estudio, productor de sello discográfico, operador y educador.

Después de mostrar una temprana afinidad por la música y la guitarra, fundó en 1967 la banda, Roomful of Blues, con el pianista Al Copley en Westerly, Rhode Island. Al agregar una sección de metales, Roomful se anunció enfáticamente como la banda prototípica de jump blues y se convirtió en una leyenda de Nueva Inglaterra y en un proyecto más allá, al igual que el propio Duke.

Su dominio insuperable del estilo de guitarra de T-Bone Walker (que luego cristalizó de manera memorable en su lanzamiento de 2004 «Blue Mood») fue merecidamente elogiado, pero su alcance también llamó la atención: tocando desde swing, estándares y baladas hasta rock, blues de Chicago, y rockabilly.

Cuando Duke dejó Roomful después de una docena de años, estaba firmemente establecido en el escalón superior de los guitarristas de blues contemporáneos. Duke pasó de Roomful a una temporada con el intérprete de rockabilly, Robert Gordon, y luego a la primera formación de la Legendary Blues Band, compuesta principalmente, por los entonces recientes acompañantes de Muddy Waters.

The Duke Robillard Band debutó en 1981, resurgiendo como The Pleasure Kings con su álbum homónimo de 1984 en el sello Rounder. Este y su secuela, «Too Hot To Handle», pulieron el repertorio de composición de canciones de Duke; la incursión en el jazz de 1987 «Swing» (con el saxofonista Scott Hamilton), subrayó su versatilidad y sigue siendo un punto culminante.

Hablando de su carrera en solitario, Duke reemplazó a Jimmie Vaughan en The Fabulous Thunderbirds en 1990. Grabó su propio y tan esperado álbum de blues «Duke’s Blues» en 1993 para el sello canadiense Stony Plain, lo que eventualmente le llevó a una alianza gratificante que aún continua, junto con lanzamientos durante los años siguientes en otras compañías discográficas.

El extraordinario trabajo de Duke ha incluido la producción de álbumes de: Billy Boy Arnold, Joe Louis Walker, Rosco Gordon, Jimmy Witherspoon y Jay McShann, Zuzu Bollin, Billy Price y Otis Clay, Sunny Crownover, Bryan Lee y Al Basile, así como la grabación de dos colaboraciones con Herb Ellis; entre muchos otros. El currículum de Duke está engalanado con nominaciones a los premios Grammy, Handy Awards y Blues Music Awards, y otros honores por su arte, grabaciones y producciones dentro de los Estados Unidos e internacionalmente.

Duke permanece en Rhode Island y es un torbellino como músico, productor, jardinero y fotógrafo. Pero espera, hay más: ¡ahora también está creando pinturas abstractas de bellas artes! En este punto, para Duke, la versatilidad y el dominio deberían ser cualquier cosa menos una sorpresa; simplemente significa más riqueza en una carrera superlativa para que la celebremos.



El nuevo álbum de The Duke Robillard Band, They Call It Rhythm & Blues, es una brillante colección de temas con sonido vintage, que abreva la extensa trayectoria musical de Duke, por la cual ha transitado con prestancia: blues, rhythm & blues, jazz, rock and roll, y ritmos cercanos que conforman toda una elegante paleta de colores.

The Duke Robillard Band: Duke Robillard: guitarra y voz; Chris Cote: voz; Bruce Bears: piano y órgan; Marty Ballou: bajo acústico y eléctrico; Mark Teixeira: batería; y Doug James: sax barítono y sax tenor. Lista de canciones: 01. Here I’m Is; 02. No Good Lover; 03. Fools Are Getting Scarcer; 04. Tell Me Why; 05. Rambler Blues; 06. The Way You Do; 07. Champagne Mind; 08. Homeless Blues; 09. Outta Here; 10. In The Wee Wee Hours; 11. Someday After Awhile; 12. She’s My Baby; 13. Trouble In Mind; 14. No Place To Go; 15. The Things I Forgot To Do; 16. I Can’t Understand It; 17. Eat Where You Slept Last Night; 18. Swingin’ For Four Bills.

El maestro Duke con su genial guitarra y su banda habitual brindan la base musical completa en Here I’m Is, un tema con gran swing, el primero de seis, que canta acertadamente el vocalista principal: Chris Cote. Los invitados comienzan a aparecer desde la segunda pista. La extraordinaria, Sue Foley es el complemento perfecto cuando hace dueto vocal y guitarrístico con Robillard, en una versión juguetona de un viejo número de los años 50, No Good Lover, además con Mike Flanigin haciendo un espléndido solo de órgano.

En Fools Are Getting Scarcer, nuevamente la banda sin invitados ofrece una buena pieza que suena a un rocanrolito sesentero sin duda, Doug James en los saxofones le pone el toque exquisito a la rola. El armonicista Kim Wilson, antiguo compañero de Robillard en los Fabulous Thunderbirds, revive dos de sus propios números de T-Birds. El primero de ellos es, Tell Me Why, una pieza en donde se destaca su voz y por supuesto su armónica, además del piano tocado en esta ocasión por Matt McCabe.

Otro destacado armonicista, Sugar Ray Norcia, rinde homenaje a su ídolo, Big Walter Horton, en una interpretación punzante de Rambler Blues, de Tampa Red. La fiesta de la banda sigue con The Way You Do, un hit de r&b-soul de Jimmy Nolen, también de los años 50. La cantante de blues, Michelle Willson, deja su huella al presentarse a través de la pieza movidita, Champagne Mind. John Hammond lleva la parte del blues de la ecuación del R&B a su punto más frágil y conocido con la canción Homeless Blues, de Bessie Smith.

Cabe destacar que Robillard, por supuesto, contribuye con una guitarra impecable en todo momento, no canta mucho en el disco, pero una vez más muestra que su voz compensa con color y carácter lo que podría faltarle en la potencia, lo hace en su pieza Outta Here, a un ritmo acompasado y sensacional. Cote regresa para ofrecer una voz fascinante en la rítmica y festiva, In the Wee Wee Hours, de Joe «The Honeydripper» Liggins. Otro excitante blues cantado por Cote, es mi canción favorita del álbum, Someday After Awhile, grabada por primera vez por Big Joe Turner y luego versionada por Eric Clapton, entre otros.

Para She’s My Baby, regresa Sugay Ray Norcia, a dejarnos otra grata colaboración con voz y su armónica ardiente, que no se queda atrás del extraordinario saxofón fundamental en esta balada con todo el sabor de los 50’s. Michelle Willson regresa para ayudar a darle un ambiente nocturno, al estándar de blues, Trouble in Mind, que tiene además, un buen solo de guitarra acústica y trompeta. El nuevo turno de John Hammond es con la estelar, No Place to Go de Howlin’ Wolf, ¡sensacional!

En The Things I Forgot To Do, Kim Wilson vuelve al acecho con un ritmo sencillo al estilo de Nueva Orleans, donde se destacan, el sax y los tresillos de piano. Destellos intensos de Chicago blues en I Can’t Understand It, transitan elegantes hacia el inminente final. En el swing, Eat Where You Slept Last Night, Robillard ofrece sabios consejos con mucho ritmo. Para el gran final, el instrumental con Foley y Flanigin, Swingin’ For Four Bills, ofrece una nota de elegancia jazzística, sin igual.