Breezy Rodio – Underground Blues

Breezy Rodio – Underground Blues (Windchill Records – 2022)

Desde cualquier punto de vista, la odisea en el blues de Breezy Rodio ha abarcado unas cuantas millas más que la de la mayoría de los músicos prometedores que ahora trabajan en el competitivo circuito de Chicago. En 2007, Rodio se unió a la banda del guitarrista Linsey Alexander, conocido como «The Hoochie Man» entre sus muchos de sus fieles seguidores. Breezy pronto avanzó al papel principal de la banda con el equipo de Alexander, el guitarrista que trabaja en su álbum de 2010 «If You Ain’t Got It«, así como en los dos elogiados álbumes para Delmark de Linsey, «Been There Done That» de 2012 y su lanzamiento del 2014, «Come Back Baby«.

Rodio también ha encontrado tiempo para hacer lo suyo, grabando su álbum debut en el 2011, «Playing My Game Too«, con un elenco de apoyo estelar que incluía a los guitarristas invitados: Lurrie Bell, Rockin’ Johnny Burgin y Dave Herrero, y al bajista Bob Stroger junto con Alexander y Guy King. En 2015 Breezy lanzó su segundo álbum, “So Close to It”, que obtuvo críticas muy favorables de todos los rincones del mapa. Alcanzó el puesto número dos a nivel nacional en la categoría, Chicago Blues en el Roots Music Report, la lista de música independiente número uno en todo el mundo.

En “So Close To It”, Breezy reafirma su dominio nítido y limpio de la guitarra de blues eléctrico, mostrando un agudo sentido de la tradición y demostrando que también es un vocalista convincente. Invitó a otro cuadro de las principales luminarias del blues de Chicago a unirse a él, encabezado por el extraordinario armonicista, Billy Branch, al abrasador guitarrista Lurrie Bell y al pianista Sumito »Ariyo» Ariyoshi.

El maestro del Hammond B3, Chris Foreman, también estaba a bordo, junto con los pilares del jazz, Art Davis y Bill Overton en la trompeta y el saxofón, respectivamente. Realizó tres giras por Japón, tocando en clubes y festivales, luego se embarcó en tres giras por Sudamérica, dos giras por Europa, además de excursiones a Canadá y México.

El primer álbum para Delmark Records de Breezy, «Sometimes The Blues Got Me«, brilla con líneas de guitarra limpias, tocadas con maestría y con lujosos arreglos ricamente estratificados en los que las trompetas evocan las primeras orquestaciones de T-Bone Walker y de B.B. King. Incorporando un poco de swing, jump, doble shuffle, baladas y funk.

El músico es trabajador y ambicioso, muestra dominio de la guitarra mientras abarca la amplitud de sus intereses, desde el jump blues de los años 40 hasta el blues urbano teñido de funk moderno.

En 2019, Breezy lanzó su segundo álbum para Delmark Records, «If It Ain’t Broke Don’t Fix It«, que recibió excelentes críticas en todo el mundo. El álbum se ubicó entre los cincuenta mejores álbumes del año (Living Blues Chart). En marzo de 2022, Breezy se reunió con la leyenda de la guitarra de Texas, Anson Funderburgh y grabó su más reciente álbum «Underground Blues«; con 14 temas originales de los que Anson llamó: “Chicago West Side Modern Blues”.

Lista de canciones:  01. Half Way in the Devil’s Gate (con Anson Funderburgh); 02. C.H.I.C.A.G.O.; 03. Underground Blues; 04. Playing My Game Too (con Anson Funderburgh); 05. That Damn Cocaine; 06. The Murder; 07. Lightning Strike; 08. The Asymptomatics; 09. Let Me Go; 10. Gerry Told Me; 11. Hello Friendo; 12. Sugar Daddy; 13. Why Did You Go; 14. Bluesoned.

En el inicio del álbum se presenta, Half Way In The Devil’s Gate, un blues hipnótico a ritmo lento, con un sabroso órgano B3, voces melancólicas con mucho efecto y la imponente guitarra solista de Anson. El ingenioso juego de palabras en el tema, C.H.I.C.A.G.O, explica las virtudes de su amada nueva ciudad natal sobre un ritmo shuffle que proyecta a la armónica ardiente de Josh Fulero y el piano de Dan Tabion. Underground Blues, la pieza que da título al disco se trata de un sencillo blues con una armónica latente, y cambios de ritmo, pero que muestra el aprendizaje y madurez de Breezy.



La sección rítmica de la banda: el bajista Johnny Bradley y el baterista Lorenzo Francocci, profundizan con el ritmo funk del tema, Playing My Game Too, acompañados de Funderburgh a la guitarra. Luego, Rodio regaña a un amigo, presionándolo para que se enderece y deje de usar la cochina droga en, That Damn Cocaine, enfatizando esa súplica con una impresionante guitarra solista. El riff de blues de la pieza de Doors, Roadhouse Blues, aparece en, The Murder, una canción que cuenta la historia de un hombre que escapa de la furia de una mujer humillada. Lightning Strike, es un blues lento que habla sobre el tema del amor duro con la guitarra de Rodio, fraseando la mayor parte del tiempo. La armónica de Fulero se une al equipo de nuevo para el alegre jazz blues instrumental, The Asymptomatics.

Let Me Go, es un buen blues en 12/8 para balancearse a su acompasado ritmo. El tema autobiográfico, Gerry Told Me, habla de la determinación de un hombre de triunfar en el duro negocio de la música. El piano de Tabion lidera la rumba estilo Nueva Orleans, Hello Friendo. Las tres del final, Sugar Daddy, en donde Rodio rinde homenaje a los grandes hombres del blues de Chicago. La dulce, Why Did You Go, es una recreación perfecta de una sesión de Chess Records de la década de 1950. Bluesoned, es una pieza prácticamente instrumental, en donde Rodio declara su adicción a la música sagrada a la que se dedica.