Colaboraciones Especiales

Leo Lyons, Arthur Brown & Tony McPhee

Leo Lyons, Arthur Brown & Tony McPhee. Caballeros del Blues Rock del Reino Unido



Leo Lyons (Fotos por Arnie Goodman)

Leo Lyons nació en Mansfield, Nottinghamshire, Reino Unido, en noviembre de 1943. Se convirtió en músico profesional a la edad de 16 años y, como miembro fundador de la banda, Ten Years After, ha sido testigo en el escenario de algunos de los momentos más cruciales de la historia del Rock and Roll. Lyons ha continuado lanzando álbumes como parte de la banda, Hundred Seventy Split. El grupo está de gira activamente e interpreta canciones de Ten Years After junto con material original.

¿Qué has aprendido del blues y qué significa el blues para ti?

Leo: La música de blues que se originó en el profundo sur es la raíz de casi todas las formas de música popular, incluido el rock y el country. Cuando era muy pequeño, ponía discos de Leadbelly y Jimmy Rogers en el viejo gramófono de cuerda de mi tío. Ese fue el comienzo de mi viaje musical. No pude experimentar ser un esclavo afroestadounidense trabajando en una plantación, pero todos sentimos tristeza, alegría, amor, ira, dolor y desesperación en un momento u otro. Utilizo mis propias experiencias para expresar lo que hay en mi corazón y en mi alma, y ese es el blues para mí. La música debe tener un efecto curativo y energizante. Sé que así es para mí. No podría vivir sin música.

¿Cuál fue el mejor y el peor momento de tu carrera?

Leo: Hay un momento en que un músico aprovecha la fuente creativa y siente que puede tocar cualquier cosa. Esos momentos son raros, pero geniales cuando suceden. El peor momento no lo recuerdo.

¿Cuál es el período más interesante de tu vida y por qué?

Leo: Pasar tiempo con mis hijos cuando estaban creciendo. En la música me encanta el desafío. No miro atrás y disfruto tocando ahora más que nunca. Tengo una nueva banda ‘Hundred Seventy Split’, y esto es emocionante para mí.

¿Qué experiencias en tu vida te hacen un BUEN músico y productor?

Leo: Cada experiencia que he tenido ha formulado mi forma de ser. Todos necesitamos aprender de nuestros errores y también escuchar las opiniones de los demás, mientras tenemos la fuerza para creer en nuestras propias convicciones.

Cuéntame sobre el comienzo de Ten Years After. ¿Cómo elegiste el nombre y dónde empezó?

Leo: Vi un anuncio de un libro llamado “Ten years after Suez”. Se trataba del intento británico de romper el bloqueo del canal. Pensé que Ten Years After sería un nombre interesante para una banda. Los demás estuvieron de acuerdo. Como dije antes, Ten Years After comenzó como ‘The Jaybirds’.

¿Cuáles son algunos de los conciertos más memorables que has tenido?

Leo: Woodstock, por supuesto, y también los primeros conciertos en el Marquee Club de Londres. Después de eso, probablemente, Madison Square Garden, The Budokan en Tokio o The Royal Albert Hall de Londres.

¿Tienes alguna anécdota divertida que contar sobre tu actuación en Woodstock?, ¿quién se comió la sandía?

Leo: Nadie en la banda se comió la sandía. Creo que sospechábamos que podría haber estado mezclada con LSD.

¿Qué es lo que más extrañas de la música del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro de la música?

Leo: La mayor parte de la música que escucho en la radio en estos días es desechable, fabricada y homogeneizada. Me gustaría escuchar más música tocada desde el corazón. Espero poder hacer música durante algunos años más. Mis temores son por el futuro de la humanidad. No sé qué puedo hacer al respecto, excepto tratar a las personas que conozco con respeto y tolerancia.

Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y se hiciera realidad, ¿qué sería?

Leo: Me gustaría que todas las posibles estrellas del pop pudieran cantar y tocar sus instrumentos sin usar técnicas y trucos de estudio. Eso presentaría un campo de juego completamente diferente. Hay músicos jóvenes con talento que necesitan ser escuchados.

Algunos estilos musicales pueden ser modas, pero el blues siempre está con nosotros. ¿Por qué crees que es eso?

Leo: Todo el mundo en algún momento se siente triste, enojado, feliz, enamorado o perdido y desesperado. Por eso, el blues atrae.

¿Cómo ha cambiado el negocio de la música a lo largo de los años desde que empezaste en la música?

Leo: El negocio de la música siempre ha dado vueltas y vueltas en círculos. Hoy en día, hay más dinero para ganar para unas pocas personas afortunadas. Veo más artistas nuevos, persiguiendo la fama y la fortuna en lugar de trabajar duro para convertirse en músicos exitosos.

¿Qué te ha hecho reír últimamente y qué te emocionó de los circuitos musicales?

Leo: Las extensas distancias que tenemos que viajar son difíciles, pero siempre me divierto cuando salimos de gira. Me gusta la música, la gente con la que trabajo y, por último, pero no menos importante, el público para el que tocamos. Siempre me siento halagado y honrado cuando los fans me dicen que la música que hemos tocado significa mucho para ellos en sus propias vidas.



Tony McPhee

Tony McPhee es un guitarrista de blues inglés y fundador de The Groundhogs. La banda respaldó a Champion Jack Dupree y a John Lee Hooker en conciertos en el Reino Unido a mediados de la década de 1960, evolucionando hasta convertirse en un trío de blues-rock que produjo tres éxitos del Top 10 en la lista de álbumes del Reino Unido a principios de la década de 1970.

¿Cuál es el período más interesante de tu vida? ¿Cuál fue el mejor y el peor momento de tu carrera?

Tony: Hay muchos ‘mejores’, el número 1, tocando y teniendo a John Lee Hooker como amigo, y tocando y grabando con Champion Jack Dupree, considerándolo como un amigo. También grabando con Billy Boy Arnold, apoyando a los Rolling Stones, etc. El ‘peor’ es fácil, el derrame cerebral que tuve el 16 de junio de 2009 y que me dejó totalmente mudo cuando iba a tocar en un festival de blues francés, junto a Billy Boy, ¡tuve que cancelarlo!

¿Cuál crees que es la principal característica de tu personalidad que te convirtió en un músico de blues?

Tony: Primero me metí en la música, porque era malo en la escuela, académicamente basura y entendía totalmente a las personas que tenían una experiencia similar. Tuvimos que enseñarle a Hooker cómo escribir su autógrafo (me pidió que escribiera una ‘carta de amor’ a una joven que conoció en un concierto, ¡él dictaba, yo escribía!).

¿Qué significa el blues para ti y qué te ofrece? ¿Qué experiencias en la vida hacen a un bluesman?

Tony: ¡La vida misma, todas las patadas en los testículos, la capacidad de aceptarlas y seguir sonriendo!

¿Cómo describes tu filosofía para la música y qué caracteriza el sonido de Tony McPhee?

Tony: Trato siempre de escribir y tocar cosas que sean atemporales, sin complacer a la ‘moda’ como el blues, siendo honesto y capaz de incorporar nuevas ideas y técnicas.

¿Hay algún recuerdo de Champion Jack Dupree y John Lee Hooker que te gustaría compartir con nosotros?

Tony: ¡Hay tantos! Uno de mis recuerdos favoritos es cuando John solía tocar y cantar en nuestra camioneta yendo a los conciertos de la gira, la primera vez que tocamos con Jack en el 100 Club, le pidió a Bob Hall, nuestro pianista, que se hiciera cargo de los teclados mientras Jack bailaba, al frente del escenario, etc… Algún día escribiré un libro sobre 1964, ¡qué año!

¿Por qué piensa que The Groundhogs continúan generando seguidores tan fieles?

Tony: ¡Esperemos que sea porque tenemos los pies en la tierra y no tocamos porquerías!

¿Qué recuerdo de The Groundhogs te hace sonreír?

Tony: Difícil decir uno, tal vez tocar para 3,500 personas apoyando a los Stones en Glasgow, y luego tocar para muchos en nuestro propio concierto más tarde ese mismo año.

¿Qué es lo que más extrañas actualmente de los años 60 y de tus primeros pasos en la música?

Tony: La emoción de conseguir mi primera guitarra y amplificador y modificarlos según mis propios requisitos. En estos días las guitarras y los amplificadores vienen configurados de fábrica, solía tener que amoldar los trastes de todas mis guitarras y modificar mis amplificadores, tal vez cambiar el pre- cableado del amplificador.

¿Qué encuentros han sido las experiencias más importantes?

Tony: Con John Lee Hooker es el principal, Jack Dupree el siguiente, y conocer y pasar una velada maravillosa con Howlin’ Wolf, Sleepy John Estes, y Gary Davis, conocer a Hubert Sumlin y tocar su guitarra Fender Zebra, podría seguir y seguir…

¿Hay recuerdos y experiencias de Eddy Boyd, Big Joe Williams y Billy Boy Arnold?

Tony: No tengo muchos recuerdos de Eddy Boyd, se suponía que debía tocar todas las partes de guitarra, pero Eric Clapton apareció, así que solo toqué slide en un par de pistas, mientras que me pidieron que tocara en todas las pistas de ‘Checkin’ it out for Billy’. Big Joe Williams era un hombre muy inteligente, amable, totalmente analfabeto y lleno de historias sobre modelos T-Ford y recolección de algodón, muy divertido.

¿Cuáles son las líneas que conectan el legado de Cyril Davies y Chris Barber con Muddy, Wolf y tu generación?

Tony: Se remontan a la esclavitud, cuando las personas usaban la música para comunicarse, entretenerse, tal vez incluso enviar mensajes que sus ‘amos’ no entenderían hasta el siglo XX, principalmente, solo para entretener y contar historias principalmente de amor no correspondido. Para el siglo XXI, lo que ha sobrevivido todos estos años, es aproximadamente el mismo formato es una música accesible, simple pero honesta.

Cuando hablamos de Blues solemos referirnos a momentos del pasado. ¿Crees en la existencia del verdadero Blues hoy en día?

Tony: Mientras haya gente que ‘entienda’ lo que es necesario para tocar Blues; y mientras haya guitarristas y guitarras, habrá blues de verdad.



Arthur Brown (Fotos por Harvey Waller)

Arthur Brown es un cantante y compositor mejor conocido por sus extravagantes representaciones teatrales y su poderosa y amplia voz operística. Ha sido una influencia significativa en una amplia gama de músicos debido a su estilo vocal operístico, personalidad escénica salvaje y conceptos, y es considerado un pionero del shock rock, el blues rock y el rock progresivo.

Brown ha sido cantante principal de varios grupos, entre los que se destacan: Crazy World of Arthur Brown y Kingdom Come, seguido de una variada carrera solista, así como por colaboraciones con Hawkwind, The Who, Jimi Hendrix, Klaus Schulze y Frank Zappa. Tras el éxito del sencillo “Fire” en 1968, la prensa solía referirse a Brown como “El Dios del Fuego Infernal”.

Todos los fanáticos del blues oscuro y el rock & roll macabro, están cordialmente invitados a asistir a lo que seguramente será la mejor banda sonora de Rock & Blues de este año, el nuevo álbum de Arthur Brown, “Monster’s Ball” (octubre de 2022 / Cleopatra Records), presenta colaboraciones de James Williamson, Ian Paice, Mark Stein, Nik Turner, Shuggie Otis y otros.

¿Crees que hoy en día hay cosas que se deban cambiar en algún nivel?

Arthur: Soy el mismo que cuando nací, y seré así hasta cuando muera. Aparte de eso, no hay nada en este mundo más que cambiar. Todo lo que parece permanente se está desmoronando lentamente. Cambio con todo lo que cambia, y permanezco inalterado por ello. Respondo a todo en cada momento. El hecho de que el mundo se vuelva uno a través de Internet ya ha cambiado el equilibrio de poder en la política. La conciencia de que ya no podemos ver a ninguna raza o sexo como superior a otro se confirma cada vez que vemos nuevos logros saliendo de supuestos “países atrasados ​​o en vías de desarrollo”.

Y date cuenta del impulso constante hacia el logro entre las mujeres. Surgen tensiones y conflictos con aquellos que todavía ven el mundo a través de los ojos del pasado. Lo que estamos viendo es todo el universo representado como información, en una imagen virtual digital. Lo que sucederá ahora es la batalla entre aquellos que buscan usar esto para acumular gran poder y riqueza para sí mismos, y aquellos para quienes se convierte en parte de una forma de liberar a las personas de la opresión, la pobreza y la enfermedad.

Es un drama de la naturaleza humana, representado en el teatro de la conciencia. Si habrá o no una guerra física al respecto, ¿quién sabe? Creo que tal vez un cambio será reconocer que debajo de los sexos opuestos se encuentra una persona. Entonces, lo que ahora son características masculinas o femeninas serán aceptadas en ambos sexos. No sólo la diferencia de razas será subsidiaria al contenido de su carácter, como dijo Martin Luther King, sino que la diferencia entre los sexos será también subsidiaria al contenido de su carácter.

¿Cómo pasarías un día con Jimi Hendrix?

Arthur: La última vez que pasé tiempo con Jimmy, él estaba pensando en tocar un set con música clásica detrás de él, Wagner, y una presentación teatral. En cierto modo, estaba haciendo lo que Coltraine había hecho antes que él: observar las raíces europeas de la música de nuestros días. Esto no satisfizo a Coltraine por mucho tiempo. Decidió buscar sus propias raíces, música que venía antes de la europea. En su caso encontró estas raíces en la música india (asiática). Creo que Jimmy también habría ido por sus raíces. (Da la casualidad de que, debido a que la gente de la alineación que mencioné se enfermó, él nunca hizo lo clásico. En cambio, volvió a sus raíces de blues y R&B con Band of Gypsys).

Sin embargo, si hubiera seguido con vida, creo que habría explorado la música india, africana, gitana y todas las demás del mundo, porque era un viajero en todos los reinos del cuerpo y del espíritu. Entonces, con eso en mente, él y yo tocábamos algo de música (que es lo que hacíamos cuando nos reuníamos). Íbamos a un club o a una velada flamenca o algo así. Una vez compartimos una novia brevemente, así que sé que, con él, también tendríamos compañía femenina.

Empezaríamos por la tarde, simplemente pasando el rato. Relajándonos, hablando sobre el mundo, la guerra, la espiritualidad y demás, ¿quién sabe si todavía estaría en las drogas? Iríamos a casa de un amigo donde nos cocinarían y comeríamos en compañía. Si es posible, buscaríamos un lugar junto a una cascada o alguna característica natural impresionante.

¿Qué experiencias en la vida te hacen un buen artista?

Arthur: No es la experiencia lo que te convierte en un artista, ni siquiera en uno bueno. Nacemos con diferentes potenciales. Lo que hagamos con ellos depende de la naturaleza, de nuestra voluntad, de nuestra capacidad de amar, de nuestra inteligencia. Y todo esto afecta la forma en que lidiamos con nuestras experiencias.

El universo es una expresión creativa. Si abrazamos la libertad, somos tan expresivos como el universo. Cuanto más limitados seamos, menos creativa será nuestra expresión. Para los libres, la vida misma es una expresión creativa, una “obra de arte”. El momento verdaderamente creativo es aquel en el que estamos libres de toda experiencia, de nosotros mismos. Estamos fuera de todo. Entonces, la energía verdaderamente creativa toma la forma que desea, esta puede ser la forma que tenemos en nuestra mente en ese momento. Entonces, la obra de arte es lo que expresa. Así que, cuando alguien mira una pintura que expresa ira, siente ira, porque la pintura en sí misma es ira.

¿Qué recuerdo de ‘El mundo loco de Arthur Brown’ te hace sonreír?

Arthur: ¡Ah, sí, muchos buenos recuerdos! Una vez, cuando estaba actuando en Francia en una gira con Crazy World, actué desnudo. Mi manager de la gira era Giorgio Gomelski, quien era una figura gigante en la música más bien experimental. Estaba sentado al final de la audiencia, al lado de una anciana. Cuando llegué desnudo, se agarró a sí misma y gritó. Giorgio se inclinó hacia ella y le preguntó “¿se encuentra bien, señora?”, preocupado porque había tenido algún tipo de convulsión. Ella sonrió felizmente y dijo: «Oh, sí, ahora he visto a dos hombres desnudos en mi vida: primero, a mi esposo, y ahora, por fin, a este hombre». ¿Quizás esto podría ser el comienzo de una nueva forma de terapia?

¿Hay algún recuerdo de ‘Blues and Brown’ que te gustaría compartir con nosotros?

Arthur. Sí, ese fue el comienzo de tocar blues y rhythm and blues para mí. Tocamos en el club de jazz de la universidad, una pequeña sala en el sótano del edificio del sindicato de estudiantes. Todos fumaban, las mujeres atrevidas usaban mallas. Fue una especie de cambio de la audiencia del Modern Jazz en el que la “genialidad” era la actitud. No querías parecer emocionado con todo eso. Pero el R&B era tan sexual, tan crudo. Así que el baile era más erótico, y la atmósfera más explosiva.

Tocamos temas de Howlin’ Wolf, Jimmy Witherspoon, Muddy Waters, John Lee Hooker -con quien finalmente pude cantar en el escenario 7 años después-, nombres mágicos evocaron universos exóticos: Slim Harpo, Jimmy Reed, Ray Charles, Alexis Korner, Sonny Boy Williamson, entre otros.

La honestidad emocional de esta música fue una lección para mí, y la libertad que sentí al interpretarla, tocaba el contrabajo y cantaba, fue una parte orgánica de toda mi vida de estudiante. La experimentación en la vida y la música reventó la burbuja de mi educación.

¿Qué errores de tu generación te gustaría corregir?

Arthur: Los errores de mi generación son los mismos que los de cualquiera. Cuando la gente en masa tuvo, a través de las drogas una marea creciente de energía revolucionaria, visiones que mostraban que la libertad, el amor y la compasión eran las verdaderas bases de la existencia, muy pronto, el egoísmo y la codicia se convirtieron en las voces que la gente escuchaba. En el Reino Unido, Thatcher generó toda una cultura basada en “¡yo!” Seamos realistas, todos sabemos sobre el amor, pero la mayoría de nosotros preferimos vivir en sueños.

¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera y cuál el peor?

Arthur: El mejor cuando estaba cantando totalmente solo, solo la voz, en San Petersburgo, en el White Nights Festival en 1995 (en un proyecto con Joe Cocker, Terence Trent Derby, Sheryl Crow y otras luminarias, y recibí una ovación de pie de diez minutos).

En cuanto a los peores momentos he tenido varios, uno fue de vuelta en ‘El Mundo Loco’, estábamos desarrollando nuestra segunda etapa, e incluyendo algunas piezas en el Acto del Fuego, tenía una cabeza encima de la mía. Entonces, yo medía casi dos metros y medio de alto. El bajista se acercaba y con un golpe de su bajo, que balanceaba alrededor de su cabeza, golpeaba la cabeza falsa.

Porque los hombros de la capa estaban levantados, parecía como si hubiera perdido la cabeza. Esto se hizo bajo una luz estroboscópica rápida, lo que le dio a todo un efecto brillante. En una noche de gira, por error, alguien puso la luz estroboscópica a una velocidad lenta.

Esto causó que el bajista calculó mal su golpe, golpeó mi cabeza real y me noqueó. Desperté un tiempo después. Acostado en mi espalda en el escenario, con Julie Driscoll, quien también había actuado esa noche mirándome a los ojos. ¡El concierto se retrasó un tiempo y me sacaron para coserme puntos en la mejilla derecha!

¿Por qué crees que Arthur Brown continúa generando fieles seguidores?

Arthur: A veces me hago esa pregunta. En ocasiones, pienso que tal vez porque fui innovador y atrevido, a veces pienso que fue la sorpresa de ver teatro en el rock en ese momento, a veces creo que fue suerte, pero la verdad es que no sé por qué.