Alligator Records presenta

Selwyn Birchwood

Capítulo 11: Selwyn Birchwood – Living in a Burning House (Alligator Records – 2021)

Selwyn Birchwood, nació en 1985 en Orlando, Florida, su padre de Tobago, su madre del Reino Unido. Pulsó una guitarra por primera vez a los 13 años y pronto se convirtió en un experto en imitar lo que escuchaba en la radio. Pero el popular grunge rock, el hip-hop y el metal de la década de 1990 no lo emocionaron, y rápidamente se aburrió.

Y luego escuchó a Jimi Hendrix y dijo: “Era más grande que la vida. Lo que hizo fue alucinante. Cuando me di cuenta de que Hendrix estaba influenciado por el blues, encontré mi camino”. A los 17, estaba profundamente metido en el blues, escuchando a Albert King, Freddie King, Albert Collins, Muddy Waters, Lightnin’ Hopkins y especialmente a Buddy Guy. Por suerte, justo cuando Birchwood estaba descubriendo a Guy, el maestro del blues tenía programado un concierto en Orlando. Birchwood estaba allí, al frente y al centro. “Estaba anonadado”, recuerda. “Me conecté completamente con el blues. Sabía que tenía que hacer esta música”.

A los 19, Selwyn conoció y se conectó con el guitarrista de blues, Sonny Rhodes, quien quedó instantáneamente impresionado por el entusiasta joven guitarrista. Dentro de un mes, Rhodes le pidió a Birchwood que hiciera las maletas y lo acompañara de gira. Rhodes tomó al joven bajo su protección, enseñándole no solo guitarra y lap steel, sino también cómo hacer negocios, cómo dirigir una banda y cómo llegar a una audiencia. “Sonny siempre decía: ‘Toca lo que hay en tu corazón’. Nunca lo perdí de vista“, dice Birchwood.

Birchwood atesoró su tiempo con Rhodes, pero se mantuvo firme en completar sus estudios universitarios. Rhodes, como tributo al impulso y talento de Birchwood, le dejó claro al joven músico que dejaría libre el puesto de guitarra en su banda para Selwyn siempre que estuviera disponible. Birchwood, gracias al trabajo arduo y las becas, recibió su maestría en administración de empresas de la Universidad de Tampa. Combinando las lecciones musicales aprendidas de Rhodes y su visión para los negocios, Birchwood creó: The Selwyn Birchwood Band en 2010, con músicos experimentados y veteranos que eligieron tocar con el chico nuevo, un testimonio de su talento y habilidades de liderazgo.

En 2011, el disco FL Boy, autoeditado y autoproducido, ayudó a la banda a conseguir conciertos fuera de su casa en Florida, donde se estaban convirtiendo en figuras locales. Después de ganar el International Blues Challenge de 2013 en Memphis (superando a otras 150 bandas), Birchwood encontró las puertas abiertas. Surgió en 2014 con su álbum debut de Alligator Records, Don’t Call No Ambulance. Las críticas favorables aparecieron en publicaciones desde Rolling Stone hasta The Wall Street Journal, desde The Chicago Tribune hasta The San Francisco Chronicle. En 2017, publicó su segundo álbum, Pick Your Poison.




The Selwyn Birchwood Band hace giras prácticamente sin parar. Han actuado en el Chicago Blues Festival, el Waterfront Blues Festival de Portland, el Mississippi Valley Blues Festival, el Tampa Bay Blues Festival, el North Atlantic Blues Festival, el King Biscuit Blues Festival, así como en The Legendary Rhythm & Blues Cruise and Joe Bonamassa’s Keeping The Blues Alive At Sea. A nivel internacional, han aparecido en The Great British Rhythm & Blues Festival, Jazz a Vienne en Francia, Rawa Blues Festival en Polonia, Moulin Blues Festival en Holanda, Ottawa Blues Festival y Montreal Jazz Festival en Canadá, Montreux Jazz Festival en Suiza, además de dar conciertos en España, Noruega, República Checa, Irlanda, Bélgica y México.

Ahora, con dos lanzamientos anteriores de Alligator Records e innumerables actuaciones en su haber, Birchwood está en lo más alto. Queriendo potenciar el poder de la banda, Birchwood trajo a Tom Hambridge para producir su nuevo álbum, Living in a Burning House. Grabado en Florida, el álbum presenta 13 canciones escritas y arregladas por Birchwood. La voz y su visión son claras, su sonido es vanguardista y convincente, y sus historias son memorables y atemporales.

Lista de canciones: 01. I’d Climb Mountains; 02. I Got Drunk, Laid And Stoned; 03. Living in a Burning House; 04. You Can’t Steal My Shine; 05. Revelation; 06. Searching For My Tribe; 07. She’s a Dime; 08. One More Time; 09. Mama Knows Best; 10. Freaks Come Out at Night; 11. Through a Microphone; 12. Rock Bottom; 13. My Happy Place.

Alineación: Selwyn Birchwood: voz, guitarra, lap steel, glockenspiel; Regi Oliver: sax, flauta piccolo; Donald “Huff” Wright: bajo; Philip “Squeak” Walker: batería; Walter “Bunt” May: B3, Wurlitzer, piano. Invitados, Tom Hambridge: coros en “Searching For My Tribe” y “Revelation,” pandereta, chimes; Diunna Greenleaf: voz en “Mama Knows Best”; CeCe Teneal: coros en “One More Time”.




La calidad y entrega son generalizadas en el álbum, comenzando con una explosiva tonada muy funky I’d Climb Mountains, que contiene muchas referencias a su ídolo Jimi Hendrix, en ella hay una participación estelar de Regi Oliver con su sax barítono. Enseguida, I Got Drunk, Laid And Stoned, una descripción de una dama en problemas a un ritmo pesado de bajo y batería, y con las intervenciones apropiadas de la guitarra slide. Regresa el funk y el mensaje en el tema principal, Living in a Burning House, en el que Selwyn canta: “Mi corazón dice ‘vete’, pero mis piernas no me dejan“.

You Can’t Steal My Shine, el estado de ánimo se ilumina con este rocanrolito movido, que se desarrolla alrededor del coro repetitivo y punzante. Otro potente rock del álbum es Revelation, que va marcando la pauta del estilo al que Selwyn está habituado a imponer en su trabajo musical. Searching For My Tribe, es un blues rock bien logrado, con el que hace una reflexión referente al estar reaccionando constantemente, ante quienes quieren imponerle una etiqueta a su música. She’s a Dime, un cumplido a una dama con un soul blues al estilo Motown, con metales incluidos.

One More Time, es una baladita lenta cantada muy bien por Selwyn, quien describe la situación de una relación que se encuentra en una encrucijada. Diunna Greenleaf aparece en Mama Knows Best, un blues que cuenta la historia de un tipo que lleva a una chica por vez primera a casa y su madre la reprueba, y le hace una advertencia a su hijo. Una canción, Freaks Come Out at Night, es con la que pega fuego a su lap steel, un auténtico boogie salvaje, que muestra su destreza con el instrumento.

Through a Microphone, es un destacado rock blues que va trazando el camino final del álbum. Otro rock con su dosis de funk es Rock Bottom, pieza que sirve a Selwyn para hacer brillar su lap steel de nueva cuenta. My Happy Place llega para el cierre del disco, una balada tranquila que celebra el regreso a casa a la comodidad y al amor.

Living in a Burning House, es un álbum bien concebido desde el principio y entregado con aplomo. Y con el que por fin, pude escribir algo de este joven buen músico, que por cierto, me cuesta recordar su nombre… Selwyn Birchwood.

Por cierto, después de escribir este artículo, me encuentro con la noticia de su próximo álbum, Exorcist, que será lanzado el 9 de junio. El joven guitarrrista, lap steel, compositor y vocalista pone rumbo al futuro del blues con su música visionaria y original. Él le llama “Electric Swamp Funkin’ Blues”, ya estaremos escuchándolo y haciendo la reseña correspondiente, mientras tanto…