Colaboraciones Especiales

Sunnysiders: 27 puntadas de blues

Boris Hrepić Hrepa & Antonija Vrgoč Rola (Sunnysiders): 27 Stitches of the Blues. Fotos por Robert Pongrac

La banda croata de blues Sunnysiders ha publicado su nuevo álbum de 12 pistas titulado 27 Stitches (2023 / Dancing Bear). El álbum fue grabado en el M.K. Studio y en el Split y Jura Studio en Zagreb, desde mayo de 2022 hasta marzo de 2023. El personal involucrado fueron los ingenieros de sonido: Miki Nopling e Ivan Havidić. Mezclado y Masterizado por Arnaud Bascunana, en el Studio 180, París Francia. Producido por Miki Nopling.

Los Sunnysiders son: Antonija Vrgoč Rola: voz y percusiones; Boris Hrepić Hrepa: voz, guitarra clásica, armónica y bajo; Luka Banić Bane: guitarra eléctrica y guitarra acústica; Mihael Vlah Miha: batería; Tomislav Novak Tomi: contrabajo, bajo sin trastes y dobro. Están orgullosos de haber colaborado como banda de apoyo a Johnny Winter, Ana Popovic, Mike Vernon, Robben Ford, Eric Sardinas, Manu Lanvin y Eric Noden & Joe Filisko, entre otros. Boris Hrepić Hrepa & Antonija fueron reconocidos como International Blues Supporters por el Blues Hall of Fame (Grecia) y blues.gr, en 2023.

La Entrevista

¿Cuál es la historia detrás del nombre de la banda: Sunnysiders?

Boris: Rola y yo comenzamos nuestro viaje blues con un concierto realizado en la primavera de 2010, y lo hicimos bajo el nombre de la ‘Easy Bluesy Band’. Suena un poco cursi, así que llamamos a nuestro amigo Hari (Klarica), que es bueno con los nombres, y dijo ‘Sunnysiders’. Revisamos en internet y descubrimos que ya había una banda de banjo folk que duró poco en la década de 1950 llamada ‘The Sunnysiders’, así que… nosotros no tenemos la palabra “The”. Hari fue uno de los invitados en este álbum, grabó el bodhran de tambor irlandés en dos canciones.

¿Por qué crees que Sunnysiders sigue generando fieles seguidores desde 2010?

Rola: Cuando empezamos como dueto, lo hicimos estrictamente con canciones originales. Nos inscribimos en la solicitud para el ‘2º Croatian Blues Challenge’, escribimos 5 canciones originales, cada una con un enfoque diferente del blues, ganamos en el ‘Croatian Blues Challenge’ y pasamos a las semifinales del ‘International Blues Challenge’ en Memphis.

Creo que nuestras canciones y nuestro estilo fueron diferentes e inesperados y conseguimos nuestros primeros fans en el mejor lugar del mundo, en The Beale Street. Entonces, 13 años después, con nuestro quinto álbum, seguimos haciendo lo mismo.

¿Hay algún mensaje que estén intentando transmitir con sus canciones?

Boris: No queremos sermonear a nadie, simplemente pusimos nuestros sentimientos en nuestras canciones, y esta vez los sentimientos fueron tristes, y el álbum es un poco más oscuro que el anterior. Si hay un mensaje serás tú mismo quien lo encuentre por muy duro que sea.

Actualmente tienen un lanzamiento más con Sunnysiders, pero ¿cómo surgió la idea de la banda?

Rola: Durante la época del coronavirus nos unimos a Luka (Banić) y nos dimos cuenta de la energía creativa y la pasión similares. Miha (Vlah) y Tomi (Novak) llegaron a la banda durante el proceso de grabación, pero nos conocíamos bien, nos conocimos por primera vez en Memphis durante el IBC 2011. Tres de ellos son músicos apasionados y experimentados, totalmente dedicados a la música.

¿Hay algún recuerdo específico o algo de lo más destacado acerca del nuevo álbum del que les gustaría hablarnos?

Boris: Grabamos 12 canciones muy diferentes, cada una con su propia historia y su propio sonido, y fue una tarea mezclarlas y combinarlas para convertirlas en una sola, en un álbum. Lo más destacado fue nuestro viaje a París (Francia), donde Arnaud Boscuana, un ingeniero de sonido francés, hizo un gran trabajo mezclando las canciones en su Studio 180, lo hizo a la perfección. Gracias Arnaud.

Rola: Cuando estábamos en el estudio de nuestro productor Miki (Nopling) en Split, comenzamos con la grabación de la guitarra eléctrica, tocada por Luka. Tuvimos un problema eléctrico inesperado y misterioso con el amplificador Marshall de la guitarra, simplemente estaba muerto, todos intentaron hacer algo para solucionar el problema, pero nada. Luego Boris condujo 15 millas hasta la siguiente ciudad para pedirle prestado otro amplificador a nuestro amigo Charlie, pero la situación era la misma, no había señales de vida. Durante esa situación yo estaba sentada a un lado porque no sé nada sobre amplificadores y no quería distraerlos.

Después de horas de intentos desesperados, todos se dieron por vencidos. Luego me acerqué lentamente al amplificador, por primera vez, y simplemente puse mi dedo sobre él, el amplificador simplemente revivió, llegó la electricidad y el sonido de la guitarra aumentó. ¡Aleluya! Fue un momento realmente sobrenatural. Pero esos momentos sobrenaturales están profundamente arraigados en la historia del blues.

¿Qué significa ser una artista femenina en un mundo de hombres como decía James Brown? ¿Cuál es el estatus de la mujer en la música?

Rola: Creo que el amor y la pasión por la música, y especialmente por el blues, está por encima de cualquier diferencia de raza, idioma y edad. Para mí vale especialmente la pena en la cuestión de género hombre-mujer. El blues está por encima de toda diferencia.



¿Cuál es el equilibrio en la música entre técnica y alma? ¿Por qué es importante preservar y difundir el blues?

Boris: Para mí, el alma en el blues está definitivamente en primer lugar, con alma puedes tocar dos notas en una guitarra de dos cuerdas con caja de cigarros y aun así poder enviar un mensaje musical, nunca me gusta demasiada técnica cuando se trata de blues, es decir, como que es más para heavy metal o jazz. El blues es el antepasado de toda la música occidental moderna y debemos respetar la tradición y transmitirla a las próximas generaciones.

¿Qué es lo que más extrañas del blues del pasado? ¿Cuáles son sus esperanzas y temores para el futuro?

Rola: Ojalá hubiera vivido en los años 50 o 60. Me encanta esa época, disfruto viendo documentales de blues de esos tiempos, pero ahora extraño casi todo, extraño el tiempo antes de que llegara el coronavirus, los conciertos, los festivales, los viajes, el salir con nuestros amigos del blues.

Si pudieran cambiar algo en el mundo musical y se hiciera realidad, ¿qué sería?

Boris: Mmm, una pregunta difícil. Hay muchas cosas en el mundo musical que pueden ser mejores, pero estoy haciendo lo mejor que puedo para compartir una buena vibra con mi música, y eso es todo lo que puedo hacer. Me gustaría recuperar a muchas grandes personas y músicos que fallecieron, pero eso está más allá de mis capacidades.

¿Cómo ha influido el blues y el rock en tu visión del mundo y en los viajes que has emprendido?

Rola: El amor por el blues y el rock es definitivamente la base de mi visión del mundo. El mundo que nos rodea está lleno de numerosas formas de vida diferentes, pero el mundo de la música, y especialmente del blues y el rock, es uno de los mejores y más puros. Ese amor me define. El canto ha sido un gran amor para mí desde la más tierna infancia.

Fui miembro de varios coros de niños y en casa cantaba con la radio encendida todo el día. La radio también sonaba toda la noche, así que probablemente también cantaba mientras dormía. Aprendí mucho sobre rock de mi hermano mayor, que era un gran admirador de ZZ Top y otras bandas de hard blues rock, pero comencé a escuchar más blues clásico cuando conocí a Boris. No me puedo imaginar ni un día sin música, la música conecta a personas de todo el mundo.

¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que han aprendido de su experiencia en el camino musical?

Boris: Cuando estuvimos por primera vez en Memphis, en el IBC de 2011, me uní a un gran jam en el Tin Roof Blues Club. Fue un sueño hecho realidad tocar en Beale Street (Memphis) con músicos de blues afroestadounidenses. Había esperado toda mi vida por ese momento, para tomar una guitarra y tocar.

Cuando llegó mi turno, inmediatamente comencé a tocar licks durante toda la canción. Un chico de la sección de metales, un trompetista, se inclinó hacia mí y me dijo en voz baja que redujera el ritmo, que no me apresurara, y que tenía que esperar una señal del cantante, que siempre era el maestro de ceremonia. Me detuve y seguí al cantante. No parece una gran lección, pero para mí lo fue.

Hagamos un viaje en una máquina del tiempo, ¿adónde y por qué quisieran ir durante un día entero?

Rola: Hay un momento especial en la historia del blues en el que me gustaría estar. Instalaría el reloj en Delorian el 26 de junio de 1933 alrededor de la medianoche (que también es la fecha del cumpleaños de nuestro hijo Tibon), en un club nocturno especial de Chicago. Me sentaría en la barra, bebería whisky, me relajaría y veía un concurso o una batalla de guitarras, entre Big Bill Broonzy y Memphis Minnie. Claro, antes pagaría una apuesta por Minnie.