Colaboraciones Especiales

Febrero: mes de la herencia afroamericana

Febrero: mes de la herencia afroamericana en la Biblioteca Benjamín Franklin. Fotos por José Luis “James” García

El pasado viernes 16 de febrero se realizó un evento en conmemoración del mes de la herencia afroamericana en la Biblioteca Benjamín Franklin. Las actividades respectivas fueron una visita guiada por las instalaciones de la biblioteca donde se encontraba la “Exposición de Fotografías del Festival de Blues en Chicago 2023”, y la cereza en el pastel correspondió a la velada musical a cargo de La Rambla Banda de Blues, quien comenzó con esta presentación, la celebración de sus 25 años en la escena del blues en México.



El evento se llevó a cabo con un gran estusiasmo por parte del público, quién cantó, bailó y disfrutó ampliamente el repertorio ofrecido por la banda, quien además, se dio el espacio para invitar al estrado a Shaheed, oficial de la embajada de Estados Unidos en México, que atinó a cantar un par de temas clásicos del blues tradicional.

El ‘Mes de la Herencia Afroamericana’ se realiza en los Estados Unidos y fue establecido en el año de 1926 por el erudito Dr. Carter Godwin Woodson como un programa inicialmente quincenal, pero en 1976 se convirtió en un evento de un mes de duración, integrado en el Bicentenario Estadounidense.

Su objetivo es poner de relieve la creatividad y la experiencia cultural y política del pueblo afroamericano. Carter G. Woodson decidido a contrarrestar los estereotipos racistas, trabajó incansablemente para promover los logros de los afroamericanos. A principios del siglo XX, Woodson se molestó por el silencio del mundo sobre los logros de los negros. En una sociedad racista que caracterizaba mal a los negros y pasaba por alto sus contribuciones, trabajó incansablemente para contarle al mundo su rica historia. Al hacerlo, creó un legado propio: Woodson es la razón por la que Estados Unidos celebra el Mes de la Historia Afroamericana cada febrero.

Hijo de padres anteriormente esclavos que no sabían leer, Woodson había luchado para tener una educación. Nacido en Virginia, trabajó en una granja familiar y en minas de carbón de Virginia Occidental durante su juventud y sólo recibió educación esporádica. Aunque le llevó hasta los veinte años asistir a la escuela secundaria, estudió en el extranjero y obtuvo un doctorado en historia en la Universidad de Harvard. Con el tiempo, Woodson se convenció de que el mundo necesitaba una mejor comprensión de las contribuciones de la raza negra a la sociedad para contrarrestar las percepciones racistas sobre sus habilidades y aspiraciones. “El negro no ha sido educado“, escribió. “Simplemente ha sido informado sobre otras cosas que no tiene permitido hacer“.

Y bien, en relación a la parte musical como sabemos, el blues es parte de esa herencia cultural. Parece paradójico que una música nacida de la soledad, la tristeza, la pobreza y la depresión pueda satisfacer a tantos seguidores. En realidad, las primeras canciones de blues sirvieron para reavivar los ánimos de los necesitados esclavos afroestadounidenses. El público conectaba con los primeros cantantes de blues porque habían compartido sus mismas experiencias. Y al final del camino, parece lógico que una forma de arte tan sincera y valiosa haya llegado hasta nuestros días, y a su vez haya engendrado nuevas corrientes a partir de su particularidad.



A continuación unas palabras en referencia al evento por parte de Shaheed Stevenson, Oficial de la Sección Consular de la Embajada de Estados Unidos en México:

¿Qué opinión tiene acerca del evento realizado en la Biblioteca Benjamin Franklin con motivo del Mes de la Herencia Afroamericana?

Shah: Estoy muy contento de que la Biblioteca Benjamin Franklin haya reconocido el impacto que la música blues ha tenido en el mundo, todo gracias a las contribuciones de los afroamericanos que contaban sus historias en forma de música. Creo que la música es una parte integral de la diplomacia y rompe muchas barreras.

¿Qué le pareció la participación musical de La Rambla, una de las bandas más consistentes en la escena del blues en México y que comenzó con este concierto la celebración del aniversario número 25 de su fundación?

Shah: No había oído hablar de La Rambla antes de mudarme a México, pero ahora ya soy un gran admirador. Todos los miembros de la banda fueron increíblemente amables e inmensamente talentosos. Son grandes ejemplos de por qué la música blues ha sido tan popular. Realmente tocan el alma.

¿Cuáles son sus impresiones de su participación como invitado especial en esta conmemoración y además, cantando temas de blues clásico junto a la banda?

Shah: Tuve el honor de que me pidieran actuar con La Rambla. Ha pasado bastante tiempo desde la última vez que había actuado frente a una audiencia. Hoy en día, canto principalmente para mi gato. Cantar con esta banda me recordó cuando era niño cantando con las bandas de góspel y blues de mi abuelo y mi tío. Pude cantar una de mis canciones favoritas Stormy Monday, y la banda tocó como si hubiéramos ensayado durante horas. Fue improvisado, pero también perfecto. Así de talentosos son como músicos.

¿Qué mensaje nos podría dejar con respecto de esta herencia cultural afroamericana, como lo es la música de blues?

Shah: Ha resurgido el aprecio por las contribuciones afroamericanas a géneros musicales como el blues, el jazz, el country, el pop y muchos otros estilos musicales. Me gustaría que sus lectores supieran que el blues es siempre una historia y que esta historia es universal. Espero que emprendan un viaje para descubrir aún más sobre la herencia cultural afroamericana, la música y el arte, y que sigan amando y apreciando esta forma de arte.