Colaboraciones Especiales

Primer Encuentro de Blues y Rock en El Pueblito

El sábado 16 de marzo, se llevó a cabo el ‘Primer Encuentro de Blues y Rock en El Pueblito’, concretamente en la Explanada de la ‘Plaza Gran Cue’ ubicada justo en El Pueblito, municipio de Corregidora, Querétaro. El evento musical estuvo a cargo de las bandas: El Callejón Blues Band, La Verdad Blues-Rock, Rumorosa Blues Band y Sirena Blues & Lobo Mexicano. Fotos por © José Luis “James” García.

La sede.

La Plaza Gran Cue, está ubicada frente a la zona arqueológica “El Cerrito”, que no solo es el centro ceremonial prehispánico más importante en el Valle de Querétaro sino del Bajío, tuvo influencia de la Cultura Chupícuaro, Teotihuacana, Tolteca, Chichimeca y Otomí. Fue en 1998 cuando un equipo de arqueólogos y arquitectos, comenzaron las labores de descubrimiento de la pirámide y el resguardo de los hallazgos. Ahora se sabe que el basamento piramidal mide 83 metros por lado y casi 30 metros de altura, tiene cuatro caras y 13 cuerpos escalonados. Es una de las pirámides más grandes del país, incluso más grande que la pirámide Kukulcán en Chichén Itzá.

El concierto.

Las actividades musicales fueron coordinadas por Fernando Malagón de la banda La Verdad, quien con el apoyo de las autoridades del municipio de Corregidora y de todos los artistas participantes, llevaron a buen fin el evento programado, incluso superando las expectativas, con una gran participación del público que celebró junto a las bandas el banquete musical ofrecido en el marco de un espectacular escenario.

El Callejón Blues Band, una banda con gran trayectoria y tradición en la escena del blues queretano, fue quien abrió las hostilidades en medio de un ambiente y clima calientito, teniendo una brillante participación haciendo un recorrido por su repertorio habitual de temas originales como Fiera del Blues, y algunos covers de blues tradicional como Hoochie Coochie Man, que aumentaron la temperatura a niveles importantes, y que dieron paso con gran firmeza a las siguientes agrupaciones anunciadas.



Con una buena intervención del presentador y animador del evento, Pepe Andrade, siguió en el albor de la tarde la banda anfitriona La Verdad Blues-Rock, quienes caminaron por sendas de esos géneros que llevan en su nombre, el blues y el rock, con emotividad y atingencia, consiguiendo la atención y el reconocimiento del público. Junto con un servidor (José Luis García Fernández) como músico invitado en los teclados, interpretamos piezas con versiones eclécticas que fueron extraídas de su extenso repertorio: desde el clásico Crossroads de Robert Johnson al estilo de Clapton, pasando por The Bluest Blues de Alvin Lee, Taboo de Santana, hasta So Many Roads de Peter Green en versión de Joe Bonamassa y Whipping Post de The Allman Brothers Band; entre otras.



La noche llegó y con ella los caballeros del rockanblues, Rumorosa Bues Band, que volvieron a dictar cátedra sobre el escenario. Su poderosísimo sonido inundó la Gran Plaza Cue y rebotó hasta lo más alto de la Pirámide. Todo esto con el repaso que hicieron a la interpretación genial de sus canciones más emblemáticas: Dulce Nena, Tengo Un Momento Para Ti y Sólo un Blues; entre muchas otras. Los anfitriones del icónico Queretablues, junto al Callejón Blues Band, apoyaron con creces la inciativa de este primer festival. Ya que se menciona, se buscará en el futuro que el blues llegué a Querétaro a través de estos encuentros en cada una de las estaciones del año.



La jornada del festival continuó con gran calidad, ahora con la presentación estelar de Sirena Blues, quien brindó una audición espectacular junto a su compañero de escenario Lobo Mexicano. Ambos llevaron a la presentación varios temas originales seleccionados de sus más recientes producciones discográficas. Por parte de Sirena Blues de su álbum: Al Calor de la Noche, se escucharon canciones como el que le da título al disco, Negro, y Todavía; entre otras de su autoría y por ahí un buen cover. En el caso del Lobo Mexicano, del álbum: Bajo el Signo de la Luna, tocaron temas como Motorockers, My Best Friend y El Tequila de tus Besos. La actuación tuvo un par de invitados: una intervención dancística de Alexa González que realizó su trabajo de manera magistral en el tema, Danza Ritual y Charly Aranda en el sax, con una sabrosa participación que dejó el escenario calientito con la banda en todo su apogeo.