Rita Guerrero

No tuve amistad con Rita Guerrero, acaso crucé palabra con ella un par de veces: la primera abriéndole un concierto a Santa Sabina en Torreón en el lejano 1998, y algunas otras en el Claustro de Sor Juana donde yo fui maestro y ella Directora del Coro que hoy lleva su nombre. No puedo negar, sin embargo, que sus primeros discos fueron pan de todos los días en mi adolescencia, y que su forma de cantar y su presencia escénica marcaron a una buena parte de mi generación. Hace un par de días fue su cumpleaños (22 de mayo de 1964–11 de marzo de 2011), y hoy comparto unos versos en su memoria.

Porque aún vive la cantante

 en su acústico legado

 y el Azul Casi Morado

 de su voz no está distante.

 La luna en cuarto menguante

 gotea luz sobre el sendero,

 aunque el cuerpo es pasajero

 y una etapa transitoria

 persiste en nuestra memoria

 la voz de Rita Guerrero.

Porque resuena en mi oído

 todavía tu tesitura,

 porque la muerte es oscura

 pero no implica el Olvido.

 Por aquel Reino Perdido

 que no ha de volver jamás,

 porque sabías que la paz

 sin justicia es un placebo

 y en el silencio compruebo

 que aún Estando Aquí, No Estás.

Porque aprendí de tu boca

 que El Camino es el Deseo

 y el Ensamble Galileo

 todos los bienes evoca.

 Porque tu río desemboca

 en un mar hecho canción,

 porque la respiración

 es aire que sabe a jazz,

 cumplimos un año más

 con Rita en el Corazón.

Nuevos versos de Frino cada martes en:  www.cortandorabanos.blogspot.mx

Sobre Frino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *