Fin de año, inicio del recuento

Estamos en el último mes del 2016. Año intenso en lo social, político y claro en lo musical. Será un año marcado por acontecimientos y pérdidas que, pese al pasar de los años permanecerán indelebles. Se fue Bowie, Cohen, Prince y hasta Fidel. Este año no hubo Casas Blancas, pero sí la visita inoportuna, obtusa y torpe de un candidato republicano mermado, que regresó para poner a temblar a todo el mundo. Afortunadamente ya no hubo otro Ayotzinapa, pero si el asesinato de personas que protestaban en Oaxaca.

Aterricemos en nuestro tema, el blues nacional. Generalmente nos la pasamos viendo la crisis, las carencias y la falta de materiales fonográficos. Este 2016 muchos se encargaron de taparnos la boca y hay que reconocerlo, yo no recuerdo, en los años recientes, un año con la gran cantidad de discos que tengo en mi mano (y no cuento, lo que no tengo, pero no por eso no existen, claro). Dos compilados, el tercero de Nacidos Bajo un Buen Signo, nuestra casa Cultura Blues; el segundo, Nuestro Blues III, de la Asociación Mexicana de Blues; además de una lista de cuando menos una docena de álbumes, dan cuenta de la intensa actividad que se registró en el blues nacional.

Algo va por buen camino

Tengo una posición privilegiada, en verdad. Desde mi programa de radio tengo un acercamiento directo con las bandas (cuando se puede, claro), y tengo la suerte de poder ser el vínculo entre el público y los grupos, además de escuchar los materiales que van saliendo. Es así, como a principio de año llegó a mi Nuevos Aires, de Radio Blues y pude conocer por mi querido Eliuh Quinero el “Barba Azul”, de todo el proceso de grabación y de su nueva faceta de armonicista, que incluso lo llevó a componer desde su nuevo instrumento tres temas (Nuevos Aires, Blues para Django y Mr. Cotton).

No hay como escuchar a una banda en vivo, se puede palpar la química de sus integrantes, la sonoridad se torna un tanto distinta y de alguna manera desnuda a la banda en cuestión. Este año también nos trajo dos materiales grabados en vivo, el de Rhino Bluesband y de Estación Monrovia, ambos materiales dejan ver y sobre todo escuchar a dos bandas muy bien ensambladas, maduras y con sonido propio.

Una tarde, mientras estaba al aire en mi programa Ecléctico, vi por a través del cristal de la cabina de radio a mi querido Frino, vi que llevaba consigo libros en la mano. Me esperaba. En cuanto pude salí, nos saludamos y puso sobre mis manos un libro, Cortando Rábanos. Compilación de algunos de sus décimas publicadas en distintos medios de comunicación y cuál fue mi sorpresa al ver que al final, el libro traía un disco que contiene 15 temas con las décimas de Frino interpretadas por músicos como Betsy Pecanins, Hebe Rosell, La Mula de Sietes y hasta Cañan Dulce Caña Brava. Este material es otro de los grandes regalos que el 2016 que se va, nos deja.

Hacia el segundo semestre del año continuó la cosecha de discos (Miki Laure dixit). El inquieto y talentoso Demex García se juntó con el no menos talentoso Antonio Caraveo, multiinstrumentista y nos entregaron Nostalgias y Cábulas, disco que contiene temas originales, pero que también en su muy peculiar estilo, Demex adapta letrística y musicalmente.

Otro gran disco, por su calidad y su propuesta es, sin lugar a dudas, Blues Chilango del dueto conformado por los chamacos de corazón y con larga trayectoria, Eduardo Tejedo y Memo Coria, quienes se hacen acompañar de sangre fresca como Horacio Manzo en la batería. Escuchar el disco es una verdadera inmersión al blues y jazz mexicano, a través de doce temas.

Finalmente, y no por eso menos importante (en este espacio ya se habló ampliamente de él), José Cruz y su Real de Catorce nos deslumbraron con Nación Blues, disco en el que Pepe comparte las vocales con su hija Maria José, que mantiene su línea temática con canciones que tratan sobre temas sociales y políticos y que no hay más que decir ya que contiene la misma calidad a la que, desde hace décadas, José Cruz nos tiene acostumbrados.

Por supuesto que existen otros discos, incluidos en la lista que presenta esta edición, de los cuales ya no tendré espacio para referirme, pero el ver una lista con más de diez discos editados en un año, nos debe de llenar de emoción y esperanza. Algo se está haciendo bien, las bandas están respondiendo con calidad y con profesionalismo, los festivales aportan los espacios y la gente responderá al llamado del blues.

Lo que viene

Nos despedimos del 2016 y ya con la mirada puesta en el siguiente año, me despido con algunos adelantos que pronostican un año intenso en efemérides. 2017 contiene los centenarios de nacimiento de Ella Fitzgerald, Howlin’ Wolf, Thelonius Monk, John Lee Hooker, Buddy Rich, Dizzy Gillespie, por sólo mencionar unos y los que se vayan acumulando.

En tanto, disfrutemos de las fiestas decembrinas, de la familia, los amigos y dejemos un espacio, por pequeño que sea, para la reflexión de lo que nos deja el 2016 y lo que queremos para el siguiente año. Va desde aquí un abrazo para mi querido José Luis García Fernández y para todos los que colaboramos en este gran proyecto que es Cultura Blues. ¡Felices fiestas!

@YonAmador

sincopablues@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *