El maestro de la telecaster: Albert Collins

Este artículo es un breve homenaje al cantante y guitarrista, Albert Collins, a 22 años de su muerte -por cáncer de pulmón-, acaecida el 24 de noviembre de 1993 en Las Vegas, Nevada. Collins tenía numerosos apodos, como “The Ice Man”, “The Master of the Telecaster” y “The Razor Blade”, fue en los años setenta y ochenta piedra angular del blues de mayor aceptación entre la juventud mundial.

Albert nació el 1 de octubre de 1932 en Leona, Texas. Para 1937 tras la muerte del dueño de la granja en que vivían, su familia se estableció en Marquez y dos años después en Houston, donde comenzó a estudiar piano. Cuando en 1944 o 1945 escuchó en el radio Boogie Chillun de John Lee Hooker, decidió cambiar de instrumento y, ayudado por su primo Willow Young, comenzó a tocar la guitarra acústica. Su primer instrumento estaba construido con la tan socorrida caja de puros y alambre, aunque enseguida consiguió, a cambio de trabajo, que un carpintero le fabricara una con madera de roble. En 1948, en la escuela, formó su primera banda, en el que Collins tocaba con una guitarra Epiphone. Un año más tarde formó The Rhythm Rockers, un grupo que ya practicaba el blues moderno y en el que también participaba Johnny Guitar Watson. A lo largo de esos años 40 y 50, absorbió los sonidos y estilos del blues de Texas, Mississippi y Chicago. Entre 1949 y 1951 tocaba con su conjunto y al mismo tiempo actuó como músico de sesión.

En la primera mitad de la década de los cincuenta, formó parte de las bandas de Malcolm Moore, Piney Brown y Clarence Gatemouth Brown, que fue el responsable de que cambiara su guitarra Epiphone por una Fender Squire. Tras su regreso a Houston alternó las actuaciones con trabajos que no guardaban relación con la música, hasta que en 1958 se le presentó la oportunidad de grabar su primer sencillo con los temas: The freeze, escrito por Fenton Robinson y Collins shuffle; eran dos instrumentales al estilo de la época, con mucha reverbaración, eco, metales, y órgano, como también lo hacían Duane Eddy, Link Wray y Albert King, y fue un experimento que le animó a realizar su maestro Henry Hayes, el músico de jazz que le había enseñado todo lo relativo al sonido de una “big band”. La venta de 20,000 copias del disco le permitió seguir adelante en la profesión. A finales de los 50, Collins comenzó a utilizar Fender Telecasters.

En 1962, grabó su segundo sencillo Defrost y Albert´s alley, y con el tercero, Frosty, consiguió llegar al millón de copias. Durante esa época editó otros instrumentales como Icy Blue, Frostbite y Snow Cone, entre otros, asimismo Dyin´ Flu, el primer tema en el que canta. Durante los siguientes años formó parte de las bandas de B.B. King, Freddie King, Jimmy Mc Cracklin, Little Richard (fue él quien sustituyó a Jimi Hendrix en el grupo de Little Richard), y Big Walter Price, hasta que en 1966, tras la muerte de su madre, fijó su residencia en Kansas City: allí conoció a Gwendolyn, mujer con la que contraería matrimonio poco después y que sería la autora de muchas de sus canciones.
En este tiempo eligió como principal equipo una Fender Telecaster Custom de 1966, con una pastilla Gibson PAF en el cuello y un combo Fender Quad Reverb plateado de 1970 con 100 watts RMS.

09 carta2
En 1968, durante uno de sus ocasionales viajes a Houston, conoció a los miembros de Canned Heat, que sentían un gran interés por el blues y que consiguieron para él un contrato con el sello californiano Imperial. A finales de ese mismo año, tocó en el Fillmore de San Francisco, en Los Ángeles, Oakland y Santa Mónica, y comenzó su relación con Imperial, grabando tres lps: Love Can Be Found Everywhere, Trash Talking en 1969 y The Complete Albert Collins, en 1970.

09 carta3

En 1971 pasó al sello Tumblewwed en el que editó There´s Gotta Be A Change, pero no tuvo continuidad por la quiebra de la marca. Durante un largo periodo de tiempo, mientras esperaba que alguien se interesara en su música, siguió actuando y llegó a grabar con Ike & Tina Turner y con la banda de Moe Peters en Canadá, hasta que por fin con la ayuda de su amigo Dick Shurman, consiguió un contrato con el sello Alligator del joven y animoso Bruce Iglauer, principal responsable de que muchos bluesman encontraran salida a su situación. Para comenzar en 1978 editó Ice Pickin´, nominado al premio Grammy, acompañado con una nueva banda, The Icebreakers (Los Rompehielos), formada por A.C. Reed (sax); Johnny B. Gayden (bajo); Casy Jones (batería); Marvin Johnson (guitarra); y Allen Batts (teclados). Luego seguirían la grabación en vivo Albert Collins & Barrelhouse (1978), Frosbite (1980), otro en vivo con Johnny Winter en el New Mornins Festival de Ginebra, Suiza (1980), Frozen Alive (1981) y, por fin su consagración con Don´t Loose Your Cool (1983), con el que consiguió el premio W.C. Handy por mejor disco de blues contemporáneo.

En 1983, la fundación Memphis Blues, que en 1980 y 1981 le habían distinguido como mejor artista, le designó mejor guitarrista de ese año. Con una reputación bien consolidada, en los años que restaban para finalizar la década trabajó sin descanso y recibió numerosos premios. En 1984 grabó Live in Japan; en 1985 obtuvo un Grammy por Showdown junto a Johnny Copeland y Robert Cray; tocó con George Thorogood en Filadelfia, puso la guitarra en el tema Underground de David Bowie, los Icebreakers recibieron el premio W.C. Handy a la mejor banda y participó en el concierto Guitar Heroes en el Carnegie Hall junto a Lonnie Mack y Roy Buchanan; en 1986 editó Cold Snap, su último trabajo para Alligator; en 1987 visitó España y contrató para su grupo a Debbie Davis, una californiana nacida en 1957, novia de Coco Montoya (uno de sus anteriores músicos), que permanecería en la banda por tres años.

09 carta4

En la última etapa de su carrera participó en los discos Still Got The Blues (1990) y After Hours (1992), del extranjero Gary Moore, y grabó el lp Iceman (1991). Tras la gira europea realizada en el verano de 1993, se le detectó un cáncer de pulmón, pero en un estado tan avanzado que se descartó la intervención quirúrguica. Aunque los médicos le dieron un año de vida, murió el 24 de noviembre de ese mismo año, mucho antes de lo previsto, impidiéndole llevar a cabo muchos proyectos. El arte de este auténtico innovador puede encontrarse no sólo en sus discos originales, sino también en grabaciones póstumas, como en The Complete Imperial Recordings, con los tres lps grabados para el sello californiano en 1969-70 gracias a la ayuda de Canned Heat.

Albert Collins – Cold Cold Feeling, 1981:

Fuente: Enciclopedia Sentir el Blues

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *