Johnny Shines, el bluesman olvidado

Destinado a ser la sombra de Robert Johnson.

Cuando eres iniciado en el Blues, no puede dejar de atraerte la tan célebre leyenda sobre Robert Johnson, el famoso bluesman que se dice  le vendió el alma al diablo en una encrucijada a cambio de ser el mejor guitarrista del género en su momento, además de ser la primera estrella conocida de morir a los veintisiete años, por lo que forzosamente estas obligado a tener en tu discografía personal un disco de Johnson; sin embargo, en la historia de este músico hubo otro bluesman que fue su pareja en giras, al que le enseñó todos sus secretos,  le legó su obra musical,  y del que se dice poco cuando se habla de Johnson y su leyenda, su nombre: Johnny Shines.

Ser la pareja musical de Robert Johnson, fue un privilegio para John Ned Shines, mejor conocido en la escena musical bluesista como Johnny Shines, sin embargo, al paso del tiempo le implicó vivir siempre a la sombra del famoso bluesman.

Johnny Shines nació el 26 de abril de 1915 en Frayser, TN, y creció en Memphis desde la edad de seis años. Parte de una familia de músicos, aprendió la guitarra por su madre, y de joven tocó en las calles de Memphis con varios amigos. En 1932, se trasladó a Hughes, Arkansas, para trabajar como aparcero, manteniendo sus actividades musicales a un lado; en 1935, decidió intentarlo y hacerlo como músico profesional.

Las propias contribuciones de Shines al blues a menudo han sido injustamente descuidadas, simplemente porque la propia leyenda de Johnson proyecta una sombra tan larga. Desde un principio Shines fue uno de los mejores guitarristas de blues del Delta, con su propio estilo distintivo y con la energía que pudo haber hecho eco del espíritu y la influencia de Johnson, pero nunca fue una mera imitación.

Shines eventualmente se dirigió hacia el norte, a Chicago, y realizó la transición al blues urbano electrificado con facilidad, ayudado en parte por su voz robusta y apasionada. Fue muy subestimado durante sus primeros años, incluso abandonó el negocio de la música durante un tiempo, pero fue redescubierto a finales de los 60, grabó y realizó giras constantemente durante bastante tiempo. Un golpe en 1980 le robó algo de su destreza en la guitarra, pero su voz siguió siendo un instrumento poderosamente emotivo, y actuó hasta su muerte en 1992.

Shines había conocido por primera vez a Johnson en Memphis en 1934, a través de un pianista local llamado M & O, y comenzó a acompañarlo en sus andanzas por el circuito Southern juke-joint, tocando donde pudieran encontrar conciertos (por cierto, solían tocar frente a frente); los dos llegaron a lugares tan al norte como Windsor, Ontario, donde aparecieron en un programa de radio llamado The Elder Moten Hour. Después de tres años en el camino juntos, lo que convirtió a Shines en uno de los socios más íntimos de Johnson, junto con el hijastro de Johnson, Robert Jr. Lockwood, los dos se separaron en Arkansas en 1937 y nunca se volvieron a ver. La muerte de Johnson fue en 1938.

Shines continuó tocando en el sur durante unos años, y en 1941 decidió emprender el camino hacia el norte con la esperanza de encontrar trabajo en Canadá, y desde allí tomar un barco a África. En cambio, cuando se detuvo en Chicago, su primo inmediatamente le ofreció un trabajo en la construcción, y terminó quedándose. Comenzó a recorrer la escena del club de blues local, y en 1946 hizo sus primeras grabaciones; cuatro pistas para Colombia que la etiqueta no quiso lanzar. En 1950, resurgió en Chees grabando canciones que rara vez se lanzaban (y, cuando lo eran, a menudo aparecían bajo el nombre “Shoe Shine Johnny”). Mientras tanto, encontró trabajo para apoyar a otros artistas en shows en vivo y en sesiones de grabación.

De 1952 a 1953, colocó algunos discos para la etiqueta JOB, que constituyen algunos de sus mejores trabajos de todos los tiempos (algunos presentaron a Big Walter Horton en armónica). Sin embargo, no fueron apreciados comercialmente, y Shines volvió a sus papeles secundarios. En 1958, harto del sindicato de músicos por una disputa financiera, abandonó el negocio de la música, empeñó todos sus equipos y se ganaba la vida únicamente con el trabajo de construcción que había mantenido todo el tiempo.

Sin embargo, Shines se mantuvo conectado a la escena local de blues trabajando como fotógrafo en eventos en vivo, en 1966, Vanguard Records encontró a Shines tomando fotografías en un club de blues de Chicago, fue buscado por los historiadores del blues, y le hablaron para grabar para el ahora clásico Chicago/ The Blues/ Today de Vanguard; su aparición en el tercer volumen en 1966 rejuveneció su carrera.

Posteriormente, grabó sesiones para Testament llamadas Master of the Modern Blues en 1966 haciendo dueto con Big Walter Horton y en Blue Horizon Last Night´s Dream en 1968, que efectivamente lo introdujeron a gran parte del público. La recepción fue mucho mayor esta vez, y Shines salió de gira, primero con Horton y Willie Dixon como los Chicago All-Stars, y luego liderando su propia banda. Mientras tanto, su hija murió inesperadamente, dejando a Shines para criar a sus nietos; preocupado por criarlos en un entorno urbano, se mudó con toda la familia a Tuscaloosa, AL.

Johnny Shines With Big Walter Horton (Full Album) 1969

Shines se mudó a Holt, Alabama, en el condado de Tuscaloosa, en 1969. Cuando una estudiante de la Universidad de Alabama, Natalie Mattson, supo que él vivía en el área, lo invitó a tocar en una cafetería, conocida como “Down Under, “que ella atendia en el campus. Shines tocó en varias ocasiones, y también trajo a su amigo, el artista de blues Mississippi Fred McDowell, para que apareciera con él. Estas fueron algunas de sus primeras apariciones en Alabama después de su mudanza allí. Siguió tocando en el circuito internacional de blues mientras vivía en Holt, Alabama.

A fines de la década de 1960 y en la de 1970, Shines realizó una gira con el hijastro de Robert Johnson, Robert Lockwood, Jr., como los últimos músicos originales del delta blues. En 1980, la música de Shines quedó paralizada cuando sufrió un derrame cerebral. Más tarde aparecería y tocaría, en un documental de 1991.

Antes en 1989, Shines llegó a California para tocar en un recorrido de un mes en universidades (UC Santa Cruz) y clubes, llegando hasta el “Slims” de San Francisco, donde tocó un set acústico con David Schnittman en guitarra y un mandolinista. Para el resto de sus shows, Johnny usó una banda local de blues de Santa Cruz CA llamada “Blue Magic”. El líder de la banda era Gary Martin (guitarra/voz), David Schnittman (bajo) y Scott Cooper (batería). Johnny había sufrido un derrame unos años antes, pero su voz conservaba su poder legendario. Sin embargo, ya no podía “tocar” su guitarra con la mano izquierda y solo tocaba la guitarra “slide”; ambos en sus guitarras acústicas y eléctricas. Johnny y la su banda se extendieron hasta el sur, hasta el club Belly Up en San Diego y el “Club Palomino en Los Ángeles. En estas dos fechas en el sur de California, Johnny compartió el escenario con Clarence “Gatemouth” Brown. También tuvo fechas en el” San Louis Obispo Blues Society “, así como en varios otros clubes. Durante esta gira, Blue Magic solía tocar en el primer set, seguido por Johnny tocando un solo acústico, y al final por Johnny al frente de la banda para el tercer set. El año siguiente en el “Fountain Blues Festival en San Jose CA” dio una conferencia en la Universidad Estatal de San José sobre la historia del blues.

Además, en ese año de 1989, Shines conoció a un joven músico de blues nacido en Minnesota, Kent Duchaine, y los dos recorrieron los siguientes años hasta la muerte de Shines.

A pesar de su trabajo generalmente de alta calidad, Shines fue una figura fascinante para muchos fanáticos del blues simplemente por la mitología que rodea a Robert Johnson, y fue entrevistado repetidamente sobre sus experiencias con Johnson y no sobre su propia música o su carrera; lo cual comprensiblemente lo frustró después de un tiempo.

Sin embargo, eso no le impidió redescubrir sus raíces en el blues acústico del Delta, o incluir muchas de las canciones clásicas de Johnson en su propio repertorio; de hecho, a fines de los ’70, Shines recorrió y grabó a menudo con Robert Jr. Lockwood, un equipo que le debía mucho al legado de Johnson si alguna vez hubo uno. Desafortunadamente, en 1980, Shines sufrió un ataque que afectó en gran medida su interpretación de la guitarra, que nunca volvería a sus glorias anteriores. Sin embargo, fue capaz de cantar tan eficazmente como antes y, ayudado por algunos de sus alumnos, continuó recorriendo América y Europa. A principios de los años 90, Shines apareció en la película documental, Buscando a Robert Johnson, y también grabó un último álbum con Snooky Pryor, Back to the Country en 1991, que ganó un Premio W.C. Handy. Sin embargo, la salud de Shine estaba fallando y falleció el 20 de abril de 1992 en un hospital de Tuscaloosa.

Según el periodista musical Tony Russell, “Shines era ese ser raro, un artista de blues que superó la edad y la oxidación para hacer música que se alzó al lado del trabajo de su juventud. Cuando Shines volvió al blues en 1965 tenía 50 años, aún su voz tenía el poder leonino de una docena de años antes, cuando hizo discos en los que se basaba su reputación“.

Johnny Young And His Friends Little Walter, Big Walter Horton, Otis Spann

Johnny Shines fue una pieza muy importante en la historia del Blues, si bien es cierto que su fama fue impulsada por haber compartido giras con Robert Johnson, es indiscutible su talento como músico, además de haber destacado en el Delta Blues vivió la evolución del Electric Blues de Chicago y por ser actor principal de esa evolución, sin duda, una autentica leyenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *