Anthony Geraci: las teclas del alma

Anthony Geraci ha actuado detrás de algunos de los músicos de blues más influyentes del siglo XX por casi 40 años, como pianista, organista (Hammond) y compositor. Es miembro fundador de las bandas: Sugar Ray & the Bluetones y Ronnie Earl & the Broadcasters, y ha sido reconocido por sus contribuciones en numerosos álbumes que han obtenido nominaciones tanto de los Blues Music Awards, como de los premios Grammy.

Si se pensara en alguna leyenda del blues moderno, es probable que Anthony Geraci haya tocado con él: Muddy Waters, B.B. King, Otis Rush, Big Mama Thorton, Chuck Berry y un sinnúmero de otros, han tenido el fogoso piano de Anthony acompañándolos. Anthony Geraci y Shining Stone Records han publicado su nuevo CD, “Why Did You Have to Go”. Geraci ha reunido a un impresionante elenco de músicos para tocar con él en este nuevo disco, incluida la leyenda de la guitarra Ronnie Earl, así como muchos nominados/ganadores del Blues Music Award, como Sugar Ray Norcia, Monster Mike Welch, Michael Mudcat Ward y Neil Gouvin. (todos los miembros con Geraci en Sugar Ray y los Bluetones). Otros invitados que aparece son: los cantantes Sugaray Rayford, Michelle “Evil Gal” Willson, Willie J. Laws, Dennis Brennan y Brian Templeton; los guitarristas Kid Ramos y Troy Gonyea; el bajista Willie J. Campbell; los bateristas Jimi Bott y Marty Richards; y una poderosa sección de metales con “Sax” Gordon Beadle y Doug Woolverton.

Las 13 canciones de este disco son totalmente originales, cubren una amplia gama de estilos e influencias de Geraci, tocando varios tipos de blues, R & B e incluso una excursión al jazz al final del álbum, con la pieza “A Minor, Affair”, que suena como una combinación de las texturas exploradas por la Butterfield Blues Band en el innovador “East-West” y algo proveniente de Blue Note Records.

Decíamos que Anthony fue un miembro original de Sugar Ray & The Bluetones, y Ronnie Earl & The Broadcasters. Aunque, también fue el líder de su propia banda la “Little Anthony & The Loco-Motives”. Ha realizado numerosas giras por Europa, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, América del Sur, Líbano y Estados Unidos, tocando en festivales importantes. Anthony también fue miembro original de la primera banda Blue Monday All-Star del House of Blues (Cambridge), y miembro ocasional de los “Blues Brother” con Dan Aykroyd, John Goodman y James Belushi.

Anthony tuvo el honor de apoyar a los siguientes grandes músicos: Jimmy Rodgers, Big Walter Horton, Hubert Sumlin, Big Joe Turner, Wilson Pickett, Bo Diddley, Billy Boy Arnold, Eddie Taylor, Jimmy “T 99” Nelson, Snooky Pryor, Lazy Lester, JB Hutto, Junior Wells, Buddy Guy, Carey Bell, Brownie McGhee, Memphis Slim, Dickie Betts, Van Morrison, Jeff Healey, Matt “Guitarra” Murphy, James Cotton, Charlie Musselwhite, Billy Branch, Luther “Guitar Jr.” Johnson, Bob Margolin, Mark Naftalin, Willie “Big Eyes” Smith, Eddie Shaw y muchos más.

 

La entrevista

Michael. Hola Anthony, comencemos con tu comentario sobre los amantes y músicos del blues mexicano…

Anthony. Realmente no tengo mucha experiencia de tocar en México. Aparte de haber tomado un piano bar en la calle principal de Playa del Carmen, y que todos se pusieron a bailar hasta en la calle un boogie. Sin embargo, agradezco a todos los que exploran mi música y el blues en general, sin importar de dónde sean. Eso es lo que me hace pensar, que ser un músico para mí es muy especial. Unir las divisiones culturales, políticas y religiosas es algo que como músico trato de hacer en todos los lugares donde voy. La música es el mensaje, la música es lo central, y la música proporciona la puerta de entrada a la amistad en todo el mundo. He escuchado que hay una gran escena de blues en la Ciudad de México y espero tocar allí para promocionar mi nueva grabación Why Did You Have To Go. Cualquier promotor interesado puede contactarme a través de mi sitio web. www.anthonygeraciblue.com

Michael. ¿Cuáles fueron las razones que hicieron que tu generación en Boston, comenzára a estudiar blues y jazz?

Anthony. Boston tiene una larga tradición acerca de los grandes, como Muddy Waters o Howlin’ Wolf que llegaron a tocar a nuestra ciudad. En los Coffee House de 1960, a menudo se presentaban artistas populares y artistas de blues. Clubes como el Passim, o el Club 47 tenían artistas como Joan Baez, Maria Muldaur. Taj Mahal, Mose Allison pasarían el rato en Cambridge, al otro lado del Charles River en Cambridge. Si recuerdas algunas de las grabaciones de blues de esa época, se les llamó ” Real Folk Blues”, con artistas como Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Memphis Slim, John Lee Hooker, todos tenían grabaciones con este nombre. Entonces, cuando llegué a Boston a principios de los 70, la escena ya era muy fuerte. Cuando llegas a un lugar donde el talento es tan fuerte, también te hace un mejor músico.

Michael. ¿De qué manera la música y la cultura del blues y el jazz han influido en tus puntos de vista sobre el mundo por los viajes que has realizado?

Anthony. Creo que los músicos somos muy sensibles y estamos en sintonía con lo que está sucediendo en el mundo. Se refleja en nuestras composiciones y en cómo nos manejamos como figuras “públicas”. Intento y sutilmente dejo que se conozcan mis puntos de vista del mundo. Creo que todos debemos tener compasión por nuestros semejantes sin importar nuestras diferencias. He viajado a muchas partes de nuestro hermoso mundo. Tocar en Beirut fue muy especial, la gente no podría haber sido más agradable, tienen una gran escena de blues allí lo creas o no, y la comida es increíble. Para mí, conocer gente de diferentes culturas es la mejor parte de ser un músico viajero, todo alrededor se trata de respeto.

Michael. ¿De dónde viene tu impulso creativo? ¿Qué dirías que caracteriza tu trabajo en comparación con el de otros músicos?

Anthony. Siempre estoy tomando notas sin importar dónde estoy. Escribí dos canciones en la nueva grabación “Baptized In The River Yazoo” y la canción principal “Why Did You Have To Go” en Clarksdale, Mississippi; hay algo en el aire que habla de mi espíritu creativo. ¡A veces necesito detenerme mientras conduzco para anotar algo! Nunca se sabe cuando las musas del blues te susurrarán.

Michael. ¿Cómo describirías el cancionero y el sonido “¿Por qué tienes que ir?” ¿Cuál es la historia detrás del título del álbum?

Anthony. Grabé este CD con mi familia musical. He tenido la suerte en los últimos años de conocer, tocar y grabar con algunos de los músicos de blues más famosos de la actualidad: Sugaray Rayford, Ronnie Earl, Welch/Ledbetter, The Proven Ones (Kid Ramos, Jimi Bott, Willie Campbell y Brian Templeton). Y por supuesto, los músicos con los que he tocado durante los últimos 40 años: Sugar Ray y Bluetones. Me gusta pensar en mí mismo como compositor de canciones y como pianista/organista de Hammond.

Siempre me gusta tener ese sonido de la vieja escuela, pero también me doy cuenta en 2018 de que las grabaciones son mucho más modernas y podemos usar esa tecnología para nuestro beneficio. Hice la grabación en dos etapas: una con los chicos de la “Costa Oeste”: Sugaray Rayford, Kid Ramos, Willie J. Campbell en Missouri durante la Nochebuena con los Mannish Boys; y el resto fue grabado en Boston. Hice algunas cosas interesantes que no se podrían haber hecho hace unos pocos años. Tener los solos de Monster Mike Welch sobre canciones en las que los muchachos de la Costa Oeste tocaron, por ejemplo. Estoy muy agradecido con Jesse Finkelstein, Duke Robillard de Shining Stone Records por haber dado el visto bueno a este proyecto.

Michael. ¿Hay algún recuerdo de las sesiones de estudio del álbum Why Did You Have To Go “que te gustaría compartir con nosotros?

Anthony. Tener al original Sugar Ray y los Bluetones, Ronnie Earl, Sugar Ray Norcia, Michael Mudcat Ward y Neil Gouvin, grabando dos canciones en el CD: “My Last Good-Bye” y “Times Running Out”, fue muy especial. ¡Era la primera vez que grabamos todos juntos desde que hicimos un disco de 45 RPM a fines de los 70! El hecho de que todos estos increíbles músicos graben conmigo, me ha hecho sentirme muy honrado.

Michael. ¿Cómo describes el repertorio de Anthony Geraci? ¿Cuáles son tres “principios” de tu filosofía Blue (s)?

Anthony. Es por eso que mi compañía discográfica (Delta Groove Music) eligió el título, Fifty Shades of Blue, para mi grabación anterior. Sí, tiene una referencia a cierto libro y película con un nombre similar, pero también refleja los diferentes matcies de “Blues” que se escuchan en esta grabación. Hay un estilo tradicional Chicago Blues, una hermosa balada cantada por Sugar Ray Norcia, un blues fuerte cantada por Michelle “Evil Gal” Willson.

Un gran blues lento interpretado por Darrell Nulish y un maravilloso uptempo blues cantado por la Reina del Blues de Boston, Miss Toni Lynn Washington. También hay algunos temas instrumentales: uno que suena como una canción de Freddie King: “In The Quicksand, Again” y un tributo al fallecido gran pianista de Boston, David Maxwell, quien falleció la semana en que hicimos esta grabación. Escribí todas estas canciones con los cantantes individuales en mente. El monstruo Mike Welch se la rifa en la guitarra con estas melodías, así como todos los demás en la grabación.

Michael. ¿De quién has aprendido la mayor cantidad de secretos sobre el blues?

Anthony. He sido afortunado en mi carrera para tocar y me hice amigo de muchos de los creadores de este idioma. Toqué el piano detrás de Muddy Waters, B.B. King, Big Walter Horton, Big Mama Thorton, Jimmy Rodgers, Chuck Berry, Otis Rush y muchos más de las grandes leyendas del blues. También he tocado con la generación actual: Ronnie Earl, Kim Wilson, Duke Robbilard, Sugar Ray Norcia, y Zora Young, entre otros.

Michael. ¿Qué te ha enseñado el blues? ¿Qué significa para ti el blues?
Anthony. Blues significa honestidad. Si eres un músico profesional o un fan, sabes al instante si ese blues, se toca con sentimiento y respeto por su historia.

Michael. ¿Cómo describes tu sonido y su progreso?, ¿qué caracteriza tu filosofía musical?
Anthony. Toco el piano desde que tenía cuatro años. ¡No sé nada más! He estudiado música clásica; tengo un título de la Berklee College of Music, y una maestría en música del Skidmore College. Pero cuando escuché por primera vez el blues, cuando tenía alrededor de dieciséis años, cambió mi vida. Aquí había un estilo de música tan simple y, sin embargo, tan complejo al mismo tiempo, que sabía que quería dedicar mi energía musical a tocar y aprender tanto como pudiera en mi vida.

Michael. ¿Cuál fue el mejor y el peor momento de tu carrera?
Anthony.
La primera vez que Muddy Waters me invitó a tocar con él y con la Muddy Waters Band fue el mejor. Lo peor se refiere a lo difícil que me ha resultado ser un músico profesional a diario. Tienes que practicar. Obtener conciertos; llegar a conciertos, grabaciones y nada de eso garantiza el éxito.

Michael. ¿Qué es lo que más extrañas hoy en día del blues del pasado?

Anthony. Creo que el volumen y el uso de más instrumentos electrónicos aleja la sensación real del blues. Cuando comencé a ver artistas del blues en la década de 1960, como a Muddy Waters, mi amigo Pinetop Perkins usaba un piano real (acústico). Sé que cuando toco con Sugar Ray y Bluetones, somos una banda de sonido diferente porque toco un piano acústico, en comparación con las bandas que lo hacen con un piano eléctrico.

Michael. ¿Cómo ha cambiado el negocio de la música a lo largo de los años desde tu inicio en la música?

Anthony. Una vez más, llevaré la conversación al tema de la electrónica. En estos días puedo hacer una grabación bastante buena en casa en lugar de ir a un estudio de grabación real. Pero eso le quita el gran sonido real que se obtiene de un buen estudio, diluye el sonido y lo aleja del arte de las grabaciones del pasado. Sigo escuchando discos de 78 rpm y en ellos puedes escuchar cada instrumento, tan claro como una campana. También creo que el blues, para bien o para mal, tiene muchos subgéneros diferentes. Tienes ahí a todos, desde Joe Bonamassa tocando blues/rock, hasta el sonido acústico (y a veces eléctrico) de John Hammond Jr.

Michael. ¿Hay algún recuerdo de los tiempos de grabación que le gustaría compartir con nosotros?

Anthony. Cuando estaba grabando Super Harps II (Telarc Records) con Snooky Pryor (que cumplió 80 años el día de nuestra sesión), entró en el estudio con un traje y se sentó majestuosamente.

Y pude sentir que estaba pensando “qué están haciendo aquí estos jóvenes blancos“, pero después de la primera toma de “Keyhole In My Door“, ofreció la sonrisa genuina más grande que he visto, y el resto de la grabación fue genial.

Michael. Cuéntame algunas cosas sobre tu unión con Sugar Ray y Ronnie Earl, ¿qué recuerdo te hace sonreír?

Anthony. Después de abrir para la banda de Muddy Waters durante toda una semana en Boston alrededor de 1974, pude conocer a todos los que estaban en la escena del blues allí. Comencé tocando con Jerry Portnoy y Bob Margolin cuando no estaban de gira con Muddy. Mudcat Ward me escuchó y él y Ronnie Earl estaban pensando en formar una banda. Me convencieron y comenzamos a dar conciertos en Boston y Providence, y en Rhode Island estaba con el baterista Neil Gouvin y un cantante/armonicista. Neil llevó a Sugar Ray a uno de nuestros primeros conciertos, se quedó, el otro partió, ¡y el resto es historia!

Michael. Has tocado con muchos bluesmen, que se mencionan como una leyenda. Debe ser difícil, pero ¿cuáles han sido las mejores experiencias para ti?

Anthony. Cada uno de estos artistas es único. Haber tocado con Otis Rush era muy diferente a tocar con Chuck Berry. Tienes que estar preparado y seguro de que puedes hacer el trabajo.

Michael. Si pudieras cambiar una cosa en los circuitos de música, ¿qué sería?

Anthony. Yo creo que lo que cambiaría es la cantidad de jams o ensambles que parecen estar apareciendo en todas partes. Si bien creo que cumplen un propósito, son demasiados y están empezando a quitarle trabajo a las bandas legítimas que quieren tocar. El dueño de un club puede tener un jam o un ensamble y sólo tiene que pagar a algunos músicos, no a una banda establecida.

Michael. ¿Tienes algún recuerdo de Otis Rush y Chuck Berry que te gustaría compartir con nosotros?

Anthony. Fueron excelentes músicos y me siento honrado de haber podido tocar con ellos. ¡Otis Rush era un tipo muy serio! Pero una vez lo llevamos a la casa de Sugar Ray Norcia y él fue a pescar allí. Teníamos nuestra primera grabación que acababa de salir, un disco de 45 rpm con 4 canciones y realmente lo enganchó, ¡hizo que Sugar la tocara una y otra vez! Chuck Berry fue genial para tocar, aunque un poco difícil de seguir. Por supuesto, todos lo conocen de “Johnny B. Goode”, pero su música es mucho más profunda. Se enteró un día por el promotor que nos gustaba tocar blues (con el bajista Mudcat Ward y el baterista Neil Gouvin de los Bluetones), y se unió con nosotros en un blues muy profundo durante unos 5 minutos, luego creo que se dio cuenta de lo que estaba haciendo y lo detuvo diciendo… “el blues me pone triste”, y siguió con una de sus clásicas introducciones rápidas de guitarra.

Michael. ¿Qué te hizo reír de Jimmy Rodgers y Hubert Sumlin? ¿Qué te emocionó de Memphis Slim?

Anthony. He sido muy afortunado de haber tocado y grabado con algunos de los grandes veteranos del blues, la mayoría se han ido. El disco de Jimmy Rodgers, Chicago Blound, fue una de las grabaciones que literalmente me dejó alucinado cuando lo escuché, cuando tenía alrededor de 16 años. Y no imaginé que estaría de gira con él siendo su “compañero de cuarto”, nunca lo hubiera creído. Hubert fue un hombre muy amable, y estuvo con nosotros de gira durante aproximadamente 6 meses con la original Sugar Ray y los Bluetones. J. B. Hutto fue otro gran músico de Chicago que se quedó con nosotros durante muchos meses a fines de la década de 1970. Memphis Slim era literalmente más grande que la vida. Los Bluetones lo respaldaron para algunos shows en el área de Boston. Hicimos algunas melodías antes de llamarlo, y cuando me estaba levantando del piano, colocó sus enormes manos sobre mis hombros y dijo “tocas, voy a cantar” esa fue una noche que nunca olvidaré, pero… ¡Le di el banco del piano después de una canción!

Michael. ¿Cuáles son las líneas que conectan el legado del blues en los juke joints del sur con los clubes/bares de Boston?

Anthony. ¡La conexión es que los músicos quieren tocar en ellos! Algunos de los lugares en los que tocamos en el área de Boston son lo que realmente llamarías un “juke joint”. Éramos la banda de la casa en el Speakeasy en Cambridge, y en el Met Café original en Providence, cuando Ronnie Earl era todavía nuestro guitarrista. Ambos lugares eran realmente originales, pero debían tener la mejor música de esas etapas, ¡si querías que fueran escenarios!

Michael. ¿Sabes por qué el sonido del piano está conectado al blues? ¿Cuáles son los secretos del piano blues?

Anthony. No hay secretos ni varitas mágicas. Sólo tienes que practicar, escuchar mucho y, con suerte, encontrar personas con las que realmente disfrutes haciendo música, como lo hice con Sugar Ray y Bluetones. Hemos estado tocando juntos durante casi 40 años.

Michael. ¿Cuál es la diferencia y la similitud entre el sentimiento del blues, jazz y rock?

Anthony. Hay muchas similitudes y diferencias en la lista real, ¡podría escribir un libro sobre ellas!

Michael. ¿Qué experiencias en la vida hacen bueno a un bluesman/jazzman?

Anthony. Obviamente, la nueva generación de músicos de blues no creció en una plantación, ni recogió algodón. Pero eso no significa que no hayamos tenido nuestras propias experiencias que se agreguen a nuestras historias personales de blues.

Michael. ¿Cuál es el mejor jam en el que has tocado? ¿Cuáles son algunos de los conciertos más memorables que has tenido?

Anthony. Una de las mejores improvisaciones en las que participé fue en el Festival de Jazz de Montreux con B.B. King, Jeff Healey y Ronnie Earl. Jeff Healey y yo fuimos a una media docena de diferentes jam sessions y la pasamos de maravilla. Jeff era un tipo genial y un músico increíble. Cada concierto es memorable.

Michael. ¿Cuáles son algunas de las lecciones más importantes que has aprendido en el camino de la industria de la música y los circuitos?

Anthony. Siempre sé amable. Como dije, el respeto es esencial para mí. Practica mucho y encuentra músicos que compartan tus valores musicales, aprende la historia de la música que amas, y lo más importante: ¡Diviértete!

Michael. ¿Qué consejo le darías a los aspirantes a músicos que piensan seguir una carrera?

Anthony. Que practiquen mucho, y no sólo aprendan de maravilla su instrumento, también aprendan la historia de la música.

Michael. ¿Cuál es el mejor consejo que un hombre de blues te haya dado?

Anthony. Toca con el alma.

Michael. ¿Qué cosas prefieres hacer en tu tiempo libre? Felicidad es…

Anthony. Amo cultivar un huerto y cocinar: ¡cultivo unos pimientos picantes bastante malos! La felicidad es poder hacer buena música con los Bluetones, y luego volver a casa con mi familia y ser “normal”.

Michael. Algunos estilos musicales pueden ser modas, pero el blues siempre está con nosotros. ¿Por qué piensas eso? Dale un deseo al blues.

Anthony. Como dije al principio, el blues es música honesta y la gente de todo el mundo desea honestidad en sus vidas y en la música que escuchan. Mi deseo es que la gente no sólo disfrute de los nuevos y talentosos músicos de blues, sino que también regrese y estudie las raíces de esta gran música.

Michael. ¿Cómo describes tu contacto con las personas cuando estás en el escenario y qué elogio aprecias más después de un concierto?

Anthony. Siempre me encanta hablar y salir con el público después de un concierto. Me invitan a comer y a beber a sus casas, creo que es el mejor cumplido que puedo recibir.

Michael. ¿Qué te hizo reír de Big Mama Thornton? ¿Qué te emocionó de Big Walter Horton?

Anthony. Una vez hice un concierto con Big Mama Thornton y ella sacó a toda la banda del escenario, excepto a mí. Esto fue al principio de mi carrera, ¡así que estaba un poco asustado! Ella se sentó detrás de los tambores, los tocó, tenía una sóla armónica, creo que, en el tono de B, así que tuve que tocar todo el set en F#, no es el mejor tono para el piano. Pero como dicen…  ¡el show debe continuar! Ella estaba feliz, el público estaba feliz y yo seguía asustado. Big Walter fue un gran tipo. Los Bluetones tocaron con él muchas veces a lo largo de los años e hicieron dos discos. Era grande pero muy gentil y… ¡hombre qué sonido! Eso es lo que te atrapaba de Walter, su sonido. Tan fuerte y dulce al mismo tiempo, podría hacerte llorar.

Michael. ¿Cuál es el impacto de la música y la cultura del blues y el jazz en las implicaciones raciales y socioculturales? 

Anthony. Nunca he sentido ningún prejuicio de ninguno de los grandes músicos con los que he trabajado. O puedes tocar o no puedes. Si puedes, puedes tener una conexión común con estos músicos. Siempre trabajé duro cuando sabía que tenía cosas que hacer con alguien como Otis Rush. Tenía la mayoría de sus grabaciones y las toqué durante horas. Lo mismo con Chuck Berry, Jimmy Rodgers, Bo Diddley y muchos más.

Michael. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, ¿dónde y por qué quisieras ir por un día entero?

Anthony. ¡Me gustaría pasar el rato con Leonardo Da Vinci! Era un gran músico además de sus otros increíbles talentos. Solía tener sesiones de “jam” cerca de su estudio y ayudó a perfeccionar algunos instrumentos diferentes en su tiempo, además de tener planos para instrumentos de la familia del violín. No creo que la conversación de la cena hubiera sido aburrida… ¡y estoy seguro de que conocía algunos buenos lugares para comer y beber!

Michael. Has estado viajando por todo el mundo por Europa, Oceanía, Sudamérica, Líbano y Estados Unidos ¿Cuáles son tus conclusiones sobre las escenas de blues locales y el mundo del blues?

Anthony. Creo que el blues tiene un futuro muy brillante. Muchos de nuestros héroes han fallecido, recientemente se han ido incorporando a la gran Blues Band en el cielo, pero muchos de nosotros nos aferramos y compartimos una rica tradición musical que espero que todos disfruten. La música es un lenguaje universal para la paz y la esperanza, en todos los lugares que he conocido, hay grandes músicos de blues y personas que realmente exploran la música. Pero depende de las personas de todo el mundo que admitan la música en vivo, sin importar el tipo de música. Si la gente no aparece, no tenemos concierto. Vaya a ver a sus artistas locales, aprecie su arduo trabajo y, si voy a su ciudad, ¡dígame hola!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *