Los plagios en el blues. Parte 3

Boogie Chillen fue el tema de una demanda contra el grupo ZZ Top, toda vez que Hooker primero lo grabó en 1948, lo hizo de nuevo en 1950 y por una tercera vez en 1970 con Canned Heat. Hooker y su socio Bernard Besman, formaron la editorial La Cienega Music, y registraron cada una de las tres versiones con la US Copyright Office.

El grupo ZZ Top lanzó La Grange en 1973, por lo que en 1990 La Cienega Music entabló la citada demanda, siendo un gran misterio el por qué se esperó tanto tiempo para ir a la corte, sin embargo, el pleito siguió, se presentaron en 1991 en el Tribunal Central del Distrito de California.

Lo que en un principio parecía a simple vista un simple pleito de infracción de derechos de autor, acudiendo al tribunal para aclarar si «La Grange» era similar a «Boogie Chillen», desviándose la litis tramitada ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de California sin siquiera lidiar con la cuestión de si «La Grange» se derivaba de «Boogie Chillen» (lo que obviamente si era), concentrándose únicamente si «Boogie Chillen» ya había caído en el dominio público cuando ZZ Top hizo su grabación.

El Congreso finalmente resolvió que Besman no renovó los derechos de autor de la canción por un segundo periodo de 28 años por lo que «Boogie Chillen» pasó a ser del dominio público, liberando a ZZ Top de la obligación de pagar las regalías correspondientes, llegando a un arreglo pacífico entre las partes.

John Lee Hooker – Boogie Chillen

 Billy Gibbons – La Grange


 

A comienzos de los 60, Jimmy Reed hizo varias giras por Europa y sus canciones comenzaron a ser versionadas por muchos otros artistas del género. Así fueron surgiendo algunos que intentaron copiar su estilo. Un claro ejemplo de eso fue Jimmy Reeves Jr., un oscuro y no muy talentoso cantante que fue sepultado por la historia, pero que dejó un disco notable, no tanto por su participación, sino por la banda que lo respaldó.

El «imitador», al principio, se presentaba en vivo con el nombre de Jimmy Reed Jr, pero tuvo que cambiar su nombre artístico debido a una demanda legal en su contra por parte de los Reed’s (el hijo de Jimmy Reed acompañaba a su padre en algunos shows y también se presentaba con ese nombre).

Lo de grabar el álbum Born to love me, en 1970, fue una ocurrencia de Willie Dixon, quien buscaba un éxito comercial para el sello Checker, subsidiario de Chess Records. Y Reeves le cayó justo. En la foto de la portada aparece sosteniendo una guitarra y con una armónica con soporte, al mejor estilo Jimmy Reed. Pero es una foto engañosa Reeves no tocó ningún instrumento durante la grabación. Willie Dixon se encargó de rodearlo con lo mejor que tenía a mano.

Entre él y Sylvester Bowen se encargaron del bajo. Matt Murphy y Mighty Joe Young fueron los guitarristas; Lafayette Leake y Sunnyland Slim se alternaron en el piano; Big Walter Horton sopló la armónica; Morris Jennings tocó la batería; y The Pic Ups hicieron los coros.

El álbum tiene 11 temas: cuatro fueron compuestos para la ocasión por Dixon, incluso el que da nombre al disco. Seis son covers de Jimmy Reed como “Honest I do”, “Bright Lights, Big City”, y, por supuesto, “Baby, what you want me to do”. El primer track, “Love that woman”, fue compuesto por Lafayette Leake.

La banda suena vigorosa y ensamblada. La guitarra de Matt Murphy, junto con la armónica de Walter Horton, se destacan por los solos, mientras el piano, tanto cuando lo toca Sunnyland Slim o Lafayette Leake, le aporta una dosis de barrelhouse a la presentación. Los coros refuerzan la voz de Reeves, quien no desentona, pero tampoco deslumbra.

 Jimmy Reeves Jr – Born To Love Me


Eric Clapton, uno de los guitarristas de rock y blues más importantes de la historia, lanzó su álbum Unplugged en 1992. El disco incluye canciones de Clapton y versiones a músicos de blues; se estima que ha vendido más de 26 millones de copias a nivel mundial desde su lanzamiento.

Después de 25 años de haber salido a la venta Clapton fue demandado por los administradores de la herencia de Bo Carter, un músico de blues que grabó por primera vez en 1928, alegándole que estuvo pagando las regalías de la canción Alberta al músico Huddie William Ledbetter (mejor conocido como Leadbelly); pero la canción, según la demanda, está acreditada incorrectamente, y todas las regalías deberían de ser para Bo Carter.

Los herederos de Bo Carter aseguraron que la canción “Alberta», que Clapton interpretó en el acústico para MTV de 1992, en realidad se trata de una versión de «Corrine, Corrina», la cual grabó Bo Carter en 1928, ya que desde el lanzamiento de la canción se han hecho innumerables versiones de la misma.

Eric Clapton ganó millones y millones, de su álbum MTV “Unplugged”, del que vendió 26 millones de discos y tres Grammys, a pesar de que él mismo despreció ese disco, porque tocó mal y cantaba desafinado, pero no dio crédito y royalties para una de las canciones de aquel disco tan famoso.

“Corrinne Corrina” apareció en el año 1928, en el sello Brucswick. Bob Carter murió de hemorragia cerebral en el año 1954.

Bo Carter – Corinne Corrina

Eric Clapton – Alberta


La lista de litigios derivados de plagios y de violación de derechos de autor es interminable, algunos han sido ganados por sus titulares legítimos y otros han sido perdidos por diversos factores, el más común, el descuido de la renovación de registro de los derechos de autor, que de acuerdo a las leyes estadounidenses se debe hacer cada 28 años, y en caso de no hacerse los derechos pasan a ser del dominio público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *