El Topo ha muerto. ¡Viva Larry!

De las melosas canciones de los Monkees como músico de apoyo, a la vibrante escena contemporánea del blues con Kim Wilson y los experimentos con Tom Waits. Del Festival de Woodstock al salón los Globos y también al Hotel Aristos y a la redacción de Conecte. Del mejor surf instrumental al mejor rock cantado, y de ahí al blues y de ahí al boogie. Del bajo Fender al tololoche descomunal. De Canned Heat a John Mayall, y de Hollywood Fats a Rod Piazza.

Puro goce auditivo nos dejaste, ¡oh! Samuel Larry Taylor, también conocido como el «Topo», el hombre que se transfiguraba en bestia sobre el escenario, por su manera salvaje de acometer las gruesas cuerdas, y por su buena disposición para apoyar toda clase de proyectos sonoros.

Ha muerto Larry Taylor. Buen viaje maestro, el blues del futuro llegó contigo, y contigo permanecerá suspendido en las galaxias al lado de Alan, y de Bob y de Henry, tus mismísimos iguales, trabajando como siempre juntos, rodando y tambaleándose, otra vez en el camino, como en los viejos tiempos.

Muchos ubicaban a Larry Taylor como un músico del pasado, sobre todo por su brillante militancia en Canned Heat y con John Mayall en aquellos años del Jazz Blues Fusion.

Esa sola etapa, además de su participación en dos de los conciertos masivos más importantes de la historia del rock, como Woodstock y Monterey Pop Festival, le hubieran bastado para inscribir su nombre con letra dorada en los archivos de la cultura pop, sin embargo, el nacido en New York siempre fue un artista muy solicitado, prácticamente nunca descansó, siempre anduvo de gira acompañando a otras luminarias, o como músico de sesión en infinidad de grabaciones.

El estándar de su calidad siempre fue muy alto. Se especializó en el bajo, aunque también, cuando se le requería, fungía como guitarrista de soporte muy confiable. En las últimas giras con Canned Heat, inclusive, era el requintista líder. La primera vez que lo escuché en este renglón, fue en el tema con que cerraba el lado B del disco Hallelujah: «Down in the gutter, but free».

Asimismo, su enorme experiencia para tocar cualquier vertiente dentro del rock y del rhythm and blues, lo llevó en las últimas décadas a formar parte de las bandas más influyentes de la costa oeste, y también de Chicago. Junior Watson, Rod Piazza, Kim Wilson, Hollywood Fats, Lynwood Slim, James Harman y Kid Ramos, son algunos de estos figurones. Aquí el brillante estruendo de un swing poderosísimo constituyó el rasgo permanente, y con el machacante contrabajo de Larry Taylor -pues con el paso de los años mudó hacia este instrumento- encontró el soporte perfecto para un contrapunto de altos vuelos.

La noticia de su muerte dio la vuelta al planeta. Los encabezados no daban crédito: Samuel Lawrence Taylor, mejor conocido como The Mole (El Topo), miembro fundador de Canned Heat, falleció el pasado lunes 18 de agosto a los 77 años. El legendario bajista murió en su casa en Lake Balboa, California, tras por un cáncer que le fue detectado hace doce años.

Nació el 26 de junio de 1942 en Nueva York, y su primera banda fueron The Gamblers, donde también había futuros miembros de The Mothers of Invention, Beach Boys y The Ventures. Después formó Canned Heat y militó en sus filas entre 1967 y 1970, volviendo a tocar con ellos en diferentes giras de reunión. También grabó para los Monkees, y formó parte de las bandas de Jerry Lee Lewis, John Mayall y de Tom Waits hasta hace poco tiempo.

Actuó en los festivales más importantes de la década de los sesenta, como ya dijimos y también colaboró con otros grandes artistas como Solomon Burke, Harvey Mandel, Albert King, Buddy Guy, Wanda Jackson, Tracy Chapman, Charlie Musselwhite, JJ Cale, Ry Cooder, The Blasters y John Lee Hooker.

Cabe resaltar aquel tema de Canned Heat con el que cerraba la cara A del legendario disco «Living the blues», titulado «Boogie Music», y en cuya autoría se menciona el nombre de Larry Taylor (Tatman lll). Compartimos a continuación su letra, con su respectiva traducción el español, a manera de homenaje al gran bluesman de raza blanca.

Canned Heat – Boogie music

 Canned Heat – I´m her man

 Kim Wilson blues jam with Kid Ramos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *