Mark Wenner, el guerrero del blues

Mark Wenner, fundador y líder de la banda The Nighthawks, lanzó el pasado mes de junio su CD debut Mark Wenner’s Blues Warriors en el sello EllerSoul Records. Junto a Wenner (voz y armónica) en la banda están sus compañeros de Nighthawks, Mark Stutso (batería y voz), así como Clarence “The Bluesman” Turner (guitarra y voz), Zach Sweeney (guitarra) y Steve Wolf (contrabajo). Producido por Wenner y grabado a principios de este año, el álbum exhibe la incursión de la banda a muchas facetas del blues, que abarca influencias de Chicago, Nueva Orleans y Mississippi.

Las 12 pistas del disco incluyen dos temas instrumentales, donde la banda muestra sus elementos colectivos, esto en el tema de Paul Williams, The Hucklebuck, así como en el original, Just Like Jimmy, un homenaje al legendario Jimmy Reed. Al igual que la mayoría de los álbumes recientes de Nighthawks, Wenner incluye otro saludo a Elvis Presley con una versión blues de su clásico, Teddy Bear.

Los Nighthawks son una banda estadounidense de blues y raíces, radicada en Washington, DC. La banda tuvo su génesis cuando su líder, vocalista y armonicista Mark Wenner regresó a su natal Washington, después de seis años de vivir en la ciudad de Nueva York, atraído por el éxito del local de su amigo Bobby Radcliff con una banda de blues.

Mark Wenner nació en D.C. y creció en Chevy Chase, Md. escuchando radio Negra y, a los 12 años, comenzó a asistir a las matinés en el Howard Theater. Se graduó en el Bethesda-Chevy Chase High School en 1966. Fue a la Universidad de Columbia para estudiar literatura. Durante el primer año, decidió tocar la armónica, era más divertido que ser un poeta. Terminó su licenciatura en inglés en 1972 y se dirigió de inmediato a D.C. para fundar The Nighthawks. El resto, como ellos dicen, es historia.

 

La entrevista

Michael. Mark, ¿Cuándo fue tu primer deseo de involucrarte en el Blues y quiénes fueron tus primeros ídolos?

Mark. Me encanta el Blues desde mediados de los años cincuenta cuando escuché a Jimmy Reed, a John Lee Hooker y a Big Joe Turner en el radio, en los primeros días del Rock and Roll. Durante la escuela secundaria, recibí el hechizo de Ray Charles y luego de James Brown. Y siempre tenóia presente a Elvis, que grabó una serie de clásicos del blues que no escuché hasta después de los originales, como “Feel So Bad” y “Reconsider Baby”, así como “Let’s Play House”. En la escuela secundaria descubrí mucho más sobre el blues de Chicago a partir de una publicación de Sing Out que tenía una pieza de Tony Glover. Compré todos los álbumes que menciono a continuación: Best of Muddy, Slim Harpo, Lightnin ‘Slim, Lazy Lester… Cuando comencé la universidad, tenía 15 álbumes de Lightnin’ Hopkins y una caja de armónicas. Tuvimos a Butterfield tocando en nuestro baile de bienvenida en el otoño de 1966, mi primer año y ya estaba inmerso en el Blues y en la armónica más que en mis estudios. Mis ídolos eran Junior Wells, Little Walter, Big Walter, Charlie Musselwhite. Vi y escuché a todos, excepto a Little Walter que murió en 67, justo después de que descubrí lo importante que era. Tenía que ser más un armoniquero para entender eso. Me gustaban las cosas simples de Jimmy Reed, Harpo y Lester.

Michael. ¿Es el Blues una forma de vida?

Mark. El Blues es una gran música y una gran parte de mi vida, pero no una “forma de vida” para mí.

Michael. ¿Qué has aprendido de la gente y la cultura del Blues? ¿Qué significa el Blues para ti?

Mark. La gente del Blues es tan variada como todas las personas: mucha gente muy agradable y algunos imbéciles reales. Encontré el elemento Blues en la mayoría de las raíces americanas de la música como la parte más atractiva. Ha sido la banda sonora de la mayor parte de mi vida.

Michael. ¿Cómo describes tu repertorio, tu sonido y filosofía musical? ¿De dónde viene tu impulso creativo?
Mark. Mi repertorio abarca una gran parte de la música de raíces estadounidense basada en los grupos pequeños, blancos y negros, que evolucionaron a finales de los 40 y principios de los 60. Prefiero el sonido de una o dos guitarras, con armónica, bajo y batería. El órgano y el piano son opcionales. En cuanto al material, todo vale. Logré arreglos de casi todo lo que quería hacer con ese estilo y sonido. Disfruto el bajo eléctrico, pero siempre me han encantado los latidos y el groove del sonido del contrabajo. Los metales son opcionales. Ni siquiera me gustaban en mi blues hasta después. Recuerdo haber descubierto un álbum de B.B. King sin metales y realmente me encanta. Cuando remasterizaron alguno de los horribles álbumes de Muddy, Brass & The Blues, y eliminaron los metales para que se pudieran escuchar James Cotton y Otis Spann, ¡estaba emocionado! No sé de dónde viene mi “impulso creativo”, pero domina mi comportamiento y me protege de problemas.

Michael. ¿Cómo ha influenciado la música de blues y rock, y los viajes que has realizado en tu visión del mundo?

Mark. Como solían decir en la Armada, únete y conoce el mundo. Mi música me ha llevado a bastantes lugares, 49 estados en los Estados Unidos (excepto Alaska), y a una docena de países que incluyen la mayor parte del norte de Europa y Japón, así como también el Caribe.

Michael. ¿Con quién de tus conocidos has compartido las experiencias más importantes? ¿Cuál fue el mejor consejo que alguien te haya dado?

Mark. Mi relación con Muddy Waters fue la más importante de todas. Con James Cotton también. Con la banda de Muddy de mediados de los 70 y con John Hammond. Y con todas las buenas personas que han estado en los Nighthawks. El mejor consejo que recibí fue de Slim Harpo. Me dijo: “Tocas bastante bien. Encuentra a algunos muchachos y has algo con ellos“.

Michael. ¿Qué es lo que más extrañas hoy del Blues del pasado? ¿Cuáles son tus esperanzas y temores para el futuro?

Mark. Hubo gigantes en esos días. No presiento que venga alguien que se acerque a gente como Muddy, Wolf, Hooker y Hopkins. No tengo esperanzas ni temores sobre el futuro del Blues. Estoy más preocupado por el futuro de la Humanidad.

Michael. Si pudieras cambiar una cosa en el mundo musical y se convirtiera en una realidad, ¿Qué sería eso?

Mark. Me temo que si el Blues fuera más convencional y popular, se convertiría en una mierda como la mayoría de la cultura pop, lo digo… ¡aunque pasé mucho tiempo promocionando Blues y tratando de hacer que todo el mundo lo quisiera!

Michael. ¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera y cuál fue el peor?

Mark. El mejor momento fue tocar con Muddy (foto). ¡En el lugar de muchos de los maestros de la armónica!

Lo peor fue en el Festival de Jazz de Berlín en 1984 con pomposos fanáticos del jazz abucheando a John Hammond, después de haberse emocionado con el extraño jazz espacial tocado por pomposos músicos en pijama blanca. Enfrentando a una multitud hostil con un mal sonido en una noche entre semana, con un John Hammond muy molesto.

Michael. ¿Hay alguna similitud entre el Blues actual y el Blues de los 70?

Mark. El Blues hoy es el Blues de hoy. Cada década, cada generación hace suyo el Blues. Los grooves y ritmos de baile cambian con los tiempos. Y siempre hay un redescubrimiento de los sonidos y ritmos anteriores. A principios de los 80, los Thunderbirds reintrodujeron algunos de los ritmos más geniales de los 50 para una audiencia más grande, la de los 80 y le dieron vuelta a la era disco.

Michael. ¿Cuál de tu trabajo considerarías el mejor?

Mark. Estoy muy orgulloso de mi trabajo en el volumen uno de “Jacks and Kings”, donde respaldamos tipos de blues “reales” e hicimos nosotros mismos algunos materiales tradicionales. Pensé que también teníamos un gran sonido de armónica en esas cosas. Un bajista con un Fender de 1956 en el hueco de una escalera. RUIDOSO. Creo que el trabajo más reciente de Nighthawks es el mejor también.

Michael. ¿Cómo describirías tu contacto con las personas cuando estás en el escenario?

Mark. En el escenario siento una gran apertura y calidez para con el público y la conexión es casi un estado alterado de conciencia. Nada como eso. Tal vez como el sexo o o como montar una motocicleta a alta velocidad.

Michael. ¿Con qué artistas has trabajado y a cuáles de ellos consideras como mejores amigos?

Mark. He trabajado con muchos artistas de Blues mayores y menores. Con Muddy, B.B., James Cotton, Big Walter, Jimmy Rogers, Fenton Robinson, JB Hutto, Elvin Bishop, Bonnie Raitt, The Thunderbirds (al principio y más tarde), Otis Rush … mejores amigos, casi todos. Muddy era el padrino, amigo, héroe. Llegé a tocar como suplente de Jerry Portnoy un par de noches con la banda. Abrí muchos shows y me quedé. Tuve relaciones con todos los miembros de esa banda y grabé con Pinetop, Guitar Jr, Bob Margolin, Willie y Calvin, antes de que se fueran para formar sus propias bandas. Viajé con John Lee Hooker, pero lo encontré personalmente difícil. Abrí para B.B. y siempre fue un caballero. Grabé un álbum de Blues eléctrico poco conocido con John Hammond.

Michael. ¿Cuál es el período más interesante de tu vida?

Mark. El período más interesante de mi vida es mañana.

Michael. ¿Qué experiencias en tu vida te hacen un buen músico?

Mark. Montones, montones y montones de música me han convertido en un mejor músico. Además, cuanto mejor sea la gente con la que estoy tocando, mejor.

Michael. ¿Cómo quieres ser recordado?

Mark. Espero ser recordado como un enlace de los verdaderos grandes hombres del Blues que vinieron antes que yo y con los que tuve la oportunidad de tener contacto, con los de la próxima generación. Ellos no tendrán esa oportunidad.

Michael. ¿Cuál de las personalidades del Blues te hubiera gustado conocer?

Mark. Ojalá pudiera haber escuchado y conocido a Little Walter. Ojalá pudiera haber visto algunos de muchos de ellos en su mejor edad, en lugar de en su vejez.

Michael. Desde el punto de vista musical, ¿Hay alguna diferencia entre el norte y el sur (de Estados Unidos)?

Mark. Son diferentes sensibilidades. Los sureños escuchaban a hombres negros mayores (y mujeres) en persona tocando blues en los porches y les gustaban, pero no estaban tan interesados en escucharlos en un club nocturno. Preferían los covers de los Allman Brothers (en los 70 de alguna manera). Los norteños estaban más fascinados por los estilos caseros como entretenimiento profesional. No olvidemos que los chicos de la fraternidad de Mississippi contrataban a Howlin’ Wolf para sus fiestas de baile, no para festivales populares.

Michael. Cuéntame sobre el comienzo de la banda. ¿Cómo se juntaron y dónde comenzaron?

Mark. La banda comenzó cuando regresé a DC en 1972 después de 6 años en Nueva York y quería ser profesional. Me fui con Bobby Radcliff y le robé su batería, conocí a Jimmy Thackery y tocamos con algunos tipos con los que conseguimos una buena reputación. Después de un par de años tuvimos una gran sección rítmica con Pete Ragusa y Jan Zukowski en 1974 y comenzamos a grabar (Rock y Roll en 1974), y viajando 300 días al año hasta que Thackery se fue en 1986. Eso estableció la identidad de la banda. Las notas del Rock and Roll son un manifiesto de nuestro concepto. Reinventé el Rock and Roll yendo a las raíces y mirando hacia adelante. Blues, rockabilly y soul.

Michael. ¿Cuándo fue la última vez que te reíste en un concierto y en el estudio, y por qué?

Mark. Los Nighthawks actuales se ríen todas las noches y también en el estudio. Tenemos un gran espíritu y son el mejor EQUIPO que he tenido.

The Nighthawks foto por Linda Parker

Michael. ¿Por qué llamaron al álbum “Last Train to Bluesville”?

Mark. Por una rola de los Monkees, Last Train to Clarksdale, y también por el nombre del canal en Sirius/XM donde grabamos el material. En el BB King’s Bluesville.

Michael. ¿Cuáles son los factores comunes entre exhalar y tocar la armónica?

Mark. La armónica se toca inhalando y exhalando. Respirando. Como para vivir.

Michael. Cuéntame sobre tu reunión con Carl Perkins y Elvin Bishop

Mark. Carl Perkins me escribió la letra de Put Your Cat Clothes en el backstage de un espectáculo en Austin Texas donde le abrimos. Le abrí varias veces, pero solo pude tocar con él una vez. hay algunas fotos geniales de mi amigo Gregg Geller desde detrás del escenario en Bottom Line en Nueva York. En 1987, Pete Jan y yo trabajamos en la costa este con Elvin Bishop como su banda de respaldo. Recorrimos desde Key West Florida hasta Halifax Nova Scotia. También trabajamos juntos en algunas giras de blues para la agencia Rosebud con Hooker, Pinetop y Hammond. Estoy orgulloso de llamarlo amigo. Cuando me pedía que hiciera una canción, me gustaba hacer Born in Chicago con él en la guitarra. Llenando así algunos grandes zapatos.

Michael. “Jacks and Kings”, ¿Cómo surgió este proyecto?

Mark. Jacks and Kings evolucionó después de largas semanas de abrir para Muddy y de desarrollar una amistad con todos sus músicos a finales de los 70. Tuvimos acceso a un estudio donde actualmente grabamos, Side Pocket Shot, e hicimos dos shows por noche en el Cellar Door y luego fuimos con los tipos (sin Muddy) al estudio y nos estuvimos hasta el amanecer.

Poco después me fui a la cama, me levanté tarde y lo hice de nuevo. Tal vez tres noches seguidas. Estas fueron las primeras grabaciones del líder Pinetop en más de dos décadas. Fueron algunos de los primeros esfuerzos de Bob Margolin también.

Michael. Has viajado por todo el mundo. ¿Cuáles son tus conclusiones sobre el Blues?

Mark. Viajando por el mundo, he escuchado a cuates de una docena o más de países, que tienen un gran Blues. Creo que es casi un lenguaje universal. Ciertamente permite un grado de comunicación que el mundo podría usar mucho más.

Michael. Cuando vuelves a casa, ¿Qué tocas además de Blues simplemente para divertirte?

Mark. Mi esposa toca la guitarra y canta y a veces me uno a ella en casa. Hay un lugar cerca de nosotros y la tarde de los miércoles vamos al jam. Puedo participar en algunas sesiones locales y/o sentarme a verlo también.

Michael. ¿Qué consejo le habrías dado a Roy Buchanan?

Mark. Le tenía un poco de miedo, le diría que se relajara, lo haría en broma. Él era muy intenso.

Michael. ¿Qué le hubieras dado a Slim Harpo?

Mark. Slim Harpo fue el que me dio consejos. Me decía que tocaba bastante bien, pero que debería juntar a algunos muchachos y que hiciera algo con ellos. Lo hice. Estuve tocando con Lightnin ‘Slim y un muy joven baterista en Nueva York y me dejó hacerlo. Como los primeros T-Birds nunca escuché a nadie obtener ese ritmo que tenían.

Michael. ¿Qué te inquietó (emocionalmente) del arte del tatuaje y las raras motos vintage? ¿Qué significa ‘Rodar’ para ti?

Mark. La primera vez que vi un tatuaje real y colorido de dragón en un antebrazo, fue en una tienda en Woodstock, Nueva York, ahí supe que estaba destinado a la tinta. Recuerdo haber visto a los chicos afroamericanos de Washington DC en sus cómodas Harleys, cuando yo estaba en la parte trasera del auto de mis padres. Recuerdo haber escuchado a un grupo de Harley recogiendo a la hermana de mi amigo a unas pocas cuadras de distancia. ¡Qué sonido en la noche! “Rodar” ha significado una forma de vida. Me relaja un poco, no me es raro encontrarme detrás del volante durante 3-5 horas en una carretera estadounidense. Odio dejar mi maravillosa casa, mi esposa, mi perro y mis motos, pero cuando me dejan, siento una sensación de libertad. La mejor excusa para hacer algo es “Andar en el camino”.

Michael. ¿Cuál es el impacto de la música y la cultura blues en las implicaciones raciales, políticas y socioculturales?

Mark. El Rock and Roll y la popularidad de la verdadera música afroamericana realmente ayudaron a cambiar a los Estados Unidos (y también a otros países). Cuando Duck Dunn, Steve Cropper, Al Jackson y Booker T trabajaron juntos en Stax, demostraron que podía haber alegría y armonía. Todavía no es suficiente eso para detener todo el odio y el miedo, pero sí sacudió las paredes.

Michael. Hagamos un viaje con una máquina del tiempo, entonces, ¿Dónde y por qué quieres ir por un día entero?

Mark. No hay duda. 1952 a 1954 a una taberna de Chicago con Muddy, Walter, Jimmy, Spann, y Below, nosotros tocando y las mujeres gritando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *